Estrategias para optimizar resultados en el manejo de hormiga cortadoras

La importancia del correcto uso del cebo

El Consorcio Forestal Corrientes Norte y la empresa proveedora, Insumos SA, invitaron a expertos de Brasil a disertar en una jornada de capacitación sobre las últimas técnicas en el monitorio y control de la hormiga cortadora. En tanto, directivos de Chemiplant, representante de Atta-Kill en Argentina, explicaron sobre sus objetivos de transferir conocimiento sobre el correcto uso de los productos para el combate de la plaga.

Fuente: Revista ArgentinaForestal.com (Número 13)

MISIONES Y GOBERNADOR VIRASORO(OCT-2004).- Las hormigas (géneros Atta y Acromyrmex) son una de las principales plagas que provocan la disminución en la productividad de los cultivos y la calidad de sus productos; un impacto negativo en el ambiente; y la disminución de la rentabilidad del negocio forestal. Por ello, la formación y capacitación en manejo y control de sus poblaciones, son también una demanda creciente entre los productores. “Las hormigas tienen un impacto muy importante en el proceso de implantación de especies forestales, generando gastos económicos para su manejo a veces difíciles de enfrentar. Entonces, el plantador no se encuentra preparado para usar bien los recursos, no está entrenado, y acaba conviviendo con los daños y los costos muy altos de controles”, explicó a Argentina Forestal.com, el consultor e investigador de la Universidad Estatal de Santa María, Brasil, Alberto Larangeiro. El especialista disertó el pasado 5 de octubre en la Universidad del Salvador (Gobernador Virasoro, Corrientes), en el marco de una jornada de capacitación para productores, empresarios y profesionales, organizada por el Consorcio Forestal Corrientes Norte y la empresa proveedora, Insumos SA (División Agro-forestal). Larangeiro se refirió a las “Últimas Técnicas en el Manejo de la Hormiga Cortadora”; y después, el ingeniero Augusto Tarozzo, encargado del área de hormiguicidas y cebos de la empresa Atta-Kill (de la firma brasileña Agroceres) se refirió al uso correcto de cebos y Mipis (micro porta cebos). subtitulo/Nuevas tecnologías/subtitulo Para Larangeiro, es fundamental que el productor adquiera un método de procedimiento y que utilice aquellos productos que se adapten a las necesidades del terreno, “ésta es la técnica para reducir costos y daños”, dijo. “La técnica más sofisticada para el control de la hormiga no es un producto, sino el concepto de monitoreo para ajustar los recursos a los métodos a aplicarse, o sea, que los controles de productos sean acordes a la realidad del terreno”, remarcó. La técnica sería, entonces, por medio de la implementación de un Sistema de Información Geográfica (SIG). De esta manera, logran identificar la causa del problema, evaluar su magnitud y proyectar su evolución, permitiendo definir las acciones de control más adecuadas. Esta tecnología -que pasa por el monitoreo- es lo más avanzado, los productores deben entender que lo importante es saber cómo utilizar de manera razonable lo que tenemos disponible, en términos de métodos y de productos. En el monitoreo y control de poblaciones, la predicción de sus movimientos, los picos de infestación así como la identificación y categorización de patrones de daño, la evaluación de los éxitos y fracasos, y la decisión de aplicación de tácticas de control también se pueden beneficiar por medio de uso de la tecnología SIG/GPS. “Con esta tecnología se logra georeferenciar los hormigueros, elaborar los planos y planificar futuras intervenciones, sea de control o de prevención, en las zonas del campo que están bajo manejo”, aportó también la ingeniera Graciela Valle, de la empresa Tec-Mip (Tecnología en Manejo Integrado de Plagas). “Esta tecnología puede ser un poco difícil de acceder para un pequeño productor; además, el pequeño productor puede aplicar un sistema de monitoreo más simple, pero las grandes extensiones dependen de un sistema más tecnificado, recolección de datos, planificación, y de procesamiento de datos para análisis, informativo”, explicó. De esta manera, se garantiza también que las parcelas están siendo adecuadamente tomadas, sistema que utilizan en la región las grandes empresas por medio de sus contratistas. “Hay empresas que exigen información precisa de cómo se está realizando el monitoreo y sus avances, el GPS es una manera de garantizar que los datos de la parcela están siendo recolectados en el lugar exacto; sería como un sistema de autocontrol en el servicio de control y monitoreo”, recalcó Larangeiro. “Actualmente en Brasil, esta tecnología la aplican principalmente las empresas de celulosa y papel que tienen grandes áreas, y que tienen un sistema de monitoreo bastante tecnificado, usan computadoras, GPS, análisis de datos y toma de decisión”, sostuvo el consultor. subtitulo/Monitoreo adecuado/subtitulo Larangeiro recalcó durante su exposición que es “importante tanto el control de la plaga como el monitoreo, y éste debe ser el adecuado. Es una relación de costo-beneficio, en relación con las necesidades e infestación del área y, el método de monitoreo”, dijo. En ese sentido, señaló que “muchas veces se utiliza un sistema sofisticado de monitoreo que, en la mayoría de los casos, implica recursos con altos costos, para un área que no tiene muchos problemas en hormigas. Entonces, las técnicas de monitoreo también deben ser adecuadas a las necesidades del área”, subrayó. Con un adecuado monitoreo y control sobre la “cantidad” y “ubicación” espacial de los insumos utilizados en las prácticas del terreno, se obtiene un impacto positivo desde el punto de vista de la protección del medio ambiente “porque hay un uso racionalizado de los insumos utilizados en los procesos de control de la plaga”, aseguró. subtitulo/Cebos y Mipis/subtitulo En cuanto al uso del cebo, Larangeiro explicó que la estrategia es planificar el combate y manejo de la plaga. “Si bien este producto tiene algunas limitaciones (se precisa localizar el nido, se ve afectado por las condiciones climáticas, u otros factores), se puede planificar su utilización y realizar una aplicación de manera programada, preventiva. De esta manera conseguirán beneficios en relación a mejor costo-alta eficiencia”. En cuanto al Mipis, porta cebo de papel, consideró que “es una innovación que se adaptó muy bien en Brasil, se presenta como una opción para determinadas condiciones de monitoreo, dentro de la matriz de decisión que es condición Vs. método”. Al colocarlo en terreno, las hormigas se encargan de abrir los sobres, llevando el cebo al interior del hormiguero. Para su utilización, prácticamente no influye esperar un día seco, ni dejar de regar o preocuparse porque llueva. Comparado con otros cebos hormiguicidas, éste necesita menor dosaje de producto. Actúa sólo sobre la plaga. No es tóxico ni para el hombre o animales domésticos, ni para las aves, peces u organismos del suelo benéficos. De esta manera, Larangeiro aseguró que “es posible establecer un sistema relativamente simple para cada área”. En tanto, y ya para el caso de las empresas forestales medianas a grandes, se utiliza un sistema un poco más complejo (SIG/GPS), dado que cuentan con recursos humanos más especializados”, aclaró. Finalmente, el especialista brasileño concluyó en que “usando conocimiento de los métodos y planificación, por medio de los monitoreos (cultura de la organización población de la plaga, el clima, métodos y productos de aplicación), e integrando todos estos factores; se logrará disminuir la infestación y optimizar los recursos. No se trata de que no sea difícil. No existe optimización sin trabajo. Pero las nuevas técnicas para optimizar el manejo requieren de tecnología, software, GPS, y estas técnicas deben incorporarse para optimizar resultados y costos”, apuntó. subtitulo/Buenas prácticas/subtitulo La empresa proveedora, Insumos SA, en forma conjunta con la firma Chemiplant (representante de Atta-Kill para la Argentina), se proponen transferir conocimiento a los productores y empresarios forestales de la región NEA sobre el uso correcto de hormiguicidas, a través de un programa de capacitación, que si bien se inició en Corrientes, continuará en diversas zonas de NE de Corrientes y de Misiones; y encuentros con empresas de la zona Norte.“El uso correcto de cualquier plaguicida no se acaba con la aplicación del mismo, se trata de un producto potencialmente peligroso si se lo aplica mal. Entonces, con la transferencia tecnológica de quienes están vendiendo el producto a quienes lo van a aplicar, creemos que así nos puede ir mejor por mucho más tiempo nosotros, y a su vez, lograremos dejar satisfechos a nuestros clientes”, explicó el ingeniero Wenceslao Jaricevic, gerente de Ventas de Chemiplant.Atta-Kill es un producto que sale al mercado en paquetes de medio kilo (cajas de 25 kilos) y en Mipis de cinco gramos (cajas de 20 kilos). “El costo es accesible en el mercado y tratamos de mejorarlo año a año. Podría afirmar que es accesible tanto para grandes empresas como para pequeños productores, tal vez lo que es la tecnología Mipis para los pequeños productores cueste un poquito llegar, pero grandes forestales tendrán un buen producto accesible”.Chemiplant tiene 60 productos dentro de su línea, y cuenta con una red de comercialización desde el Norte al Sur del país.

Fuente: Revista ArgentinaForestal.com (Número 13)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *