Misiones | Productores primarios advierten que se profundiza la pérdida de rentabilidad y se agrava el incremento de los costos de alimentos para las familias con el aumento de gasoil

Desde la Federación de Asociaciones Rurales y Forestales de Misiones (FARM), que nuclea a 17 entidades del sector productivo de toda la provincia (forestación y madera, yerba mate, té, ganadería y agricultura), expresaron su preocupación por el aumento del gasoil y advirtieron sobre el impacto que esto implicará en la producción de alimentos y otros productos, como también en cómo repercutirá en el bolsillo de las familias al encarecer los costos de alimentos. “Los productores no somos fijadores de precios, y ante el contexto de inflación y dólar, tampoco tenemos retorno, solo pérdidas”, señala el presidente de la entidad rural., Darío Bruera.

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

 

MISIONES (9/11/2022).- “En primer lugar, para nosotros es importante que la sociedad entienda que los productores no somos fijadores de precio, y los aumentos de precios que se ven en góndola no le llega al productor porque no puede trasladar todos los incrementos que absorbe a la cadena. Ahora, por sexta vez en lo que va del año subió el precio del gasoil en el país, y los que nos preocupa no sólo el impacto en la producción sino también en el consumo, en la sociedad, que verá el incremento en el precio de los alimentos, aunque nosotros no fijemos precios”, señaló el presidente de la Federación de Asociaciones Rurales y Forestales de Misiones (FARM), Darío Bruera, en una entrevista con ArgentinaForestal.com desde la localidad de Comandante Andresito.

“El insumo es vital para la zafra en todos los rubros y cultivos, desde la cosecha tealera a la actividad forestal, así como para el transporte de hacienda y las labores habituales en el sector productivo, y este nuevo incremento del gasoil afectará directamente en el precio de los alimentos de las familias”, advirtió el representante del sector primario.

Los productores son tomadores de precios, y sumado a ello, enfrentan una retracción de los precios en el último año, con pérdidas de rentabilidad frente a los costos argentinos, la inflación, la compra de insumos a valor del dólar blue, los problemas para la importación que obligan en zona de frontera a comercializar con Brasil y Paraguay a valores que triplican al mercado nacional, sumado a que la actividad requiere de transporte y fletes que inciden significativamente en los costos de las operaciones, lo que genera una situación “insostenible” para los productores misioneros.

“Muchos aguantan y aguantan, pero también hay productores rurales que se están retirando, no se está invirtiendo, ni reponiendo hacienda. La situación es alarmante, y vemos que toma repercusión solo el incremento del gasoil, pero no se refleja todo lo que implica, por ejemplo, el incremento en los fertilizantes, en los neumáticos, en los repuestos, en todo pega de lleno. Y al no tener dólares para importaciones, cuando se requieren insumos que no se consiguen en el mercado nacional, salimos a la frontera a buscar una alternativa, porque el sector productivo tiene etapas que si no se cumplen, se pierde toda la inversión hecha”, agregó Bruera.

La dinámica de la actividad primaria no puede “parar” porque además generan empleo rural, tienen sueldos que pagar, tienen animales a los que alimentar, hay que seguir con los controles sanitarios, hay cultivos a los que cuidar, trabajos silviculturales que realizar,  tierra que deben preparar y limpiar, “todo tiene un ciclo que cumplir”, señala el empresario  y productor ganadero, que desde hace un año – asumió en noviembre de 2021- está al frente de la federación misionera.

En este contexto, está en riesgo toda la inversión realizada por los pequeños y medianos productores primarios nucleados en la FARM, que arrastran además una pérdida progresiva en su rentabilidad.

El impacto por el aumento del gasoil

“En mi rubro, que es la ganadería, terminar de colocar un novillo al frigorífico nos genera hoy como resultado negativo en 20 mil pesos. Si no hay reducción de costos y mejores precios, serán cada vez más lo que cierren sus puertas. Ahora están liquidando los productores y ya no reponen, temen por la hacienda porque no tienen retorno. Y esta falta de oferta en el mercado en pocos meses disparará el aumento de precios en la provincia”, advirtió Bruera.

De esta forma, volvió al tema de los costos en la entrevista: “Es imposible absorber el costo del gasoil y, además, es muy difícil planificar el equilibrio de la actividad en la próxima campaña con las incertidumbres del mercado. El productor aguanta y aguanta, pero se está fundiendo. No podemos invertir, no podemos comprar insumos, no podemos trabajar así y no nos sentimos acompañados con las medidas que supuestamente anuncian porque no llega a la chacra”, sostuvo el dirigente de la FARM.

Falta de mantenimiento de caminos

Respecto a los productores forestales, sostuvo que uno de los principales problemas que se suman a lo anteriormente mencionado, es la falta de condiciones de los caminos, que son imprescindibles en la vida rural. “Los establecimientos tienen dificultades para sacar sus cosechas, pero también para la gente que vive en zonas rurales y que se queda aislada después de una lluvia porque ni municipios ni Vialidad toma nota, ni realizan las tareas de mantenimiento de caminos. Estamos en 2022, pero el interior de Misiones parece que sigue sin parques viales ni máquinas, ni gente que pueda coordinar y revisar esta situación, que con solo atender este problema ya aliviarían a mucha gente que solo quiere trabajar de lo que vive”, agregó Buera.

La ubicación geopolítica de Misiones, tan distante de los centros de producción de insumos, requiere la constante previsión y contratación de fletes en todas las actividades, ganadera, tealera, yerbatera, forestal y hortícola, entre otras.

 Un año complejo

Desde que asumió la presidencia de la FARM, el 18 de noviembre de 2021, Darío Bruera tuvo un año agitado en la representación del sector primario. Primero por la sequía que llevó a la emergencia agropecuaria, después los incendios que generó pérdidas económicas a los productores de las que aún se están recuperando, sumado a los vaivenes de la economía nacional, que hace muy difícil el trabajo diario al que vive y produce la tierra.

Ante la pregunta sobre qué fue lo bueno este año entre tantos problemas para la producción, respondió: “La verdad que lo único bueno fue que llovió, tuvimos un invierno benigno, sin heladas. Toda la producción brotó y estamos con un régimen hídrico ameno. De la parte pública, con los productores que son parte de las entidades que representamos, lo que nos llega que muy pocos han accedido a un apoyo estatal, y ni siquiera logramos que nos descuenten algún impuesto. Estamos solos, el productor pone el lomo, pero somos socios del Estado”, reflexionó.

Agregó que recorriendo la Ruta 12 y Ruta 14, el planteo general es el mismo: necesitan mejorar los caminos para trabajar, más seguridad rural, líneas de crédito accesible para adquirir su tractor o herramientas necesarias para trabajar.

“El productor misionero lo único que quiere es laburar la tierra, más y mejor. Tiene un empuje tremendo, y siempre quiere ir para adelante, pero la cosa está muy difícil, y hay mucha preocupación”, concluyó.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.