Incendios en los bosques nativos patagónicos

Por Marcelo Corti, director ejecutivo del Centro de Desarrollo Sustentable GEO.

 

BUENOS AIRES (11/1/2022).- La Patagonia atraviesa el ciclo más caluroso y seco de las últimas 6 décadas reflejándose desde el 7 de diciembre en los incendios que azotan los bosques nativos.

El desencadenante de uno de ellos habría sido ocasionado por tormentas eléctricas, donde un rayo inició el fuego alimentado por la falta de humedad y el viento. Las tres provincias afectadas, Neuquén, Chubut y Río Negro, lo combaten con más de 300 brigadistas y 12 aeronaves a disposición.

Uno de los focos más importantes por su tamaño y avance se desarrolló en los lagos Martín y Steffen en Río Negro, poniendo en peligro a comunidades de El Manso y río Villegas.

Según la fuente oficial del COFEMA, se realizó una reunión de emergencia donde habló el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, declarando la emergencia ígnea en el territorio nacional. Esto coloca a todos los actores de este territorio a coordinar y articular las distintas jurisdicciones y las políticas del Estado Nacional por un plazo de 12 meses en función del riesgo extremo de incendios de bosques y pastizales con el objetivo de actuar con prevención de estos eventos. Además, se recomendó al Poder Ejecutivo nacional replicar la medida para que se habiliten partidas presupuestarias de excepción necesarias para robustecer las acciones.

A su vez, el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, declaró que “estamos frente a un escenario que puede tender a repetirse de manera recurrente en el tiempo, es decir, un periodo de sequías prolongadas, de corrimiento de las temporadas secas en cada una de las estaciones, de temporadas sin lluvia”.

El funcionario explicó que “las políticas del combate contra el fuego en situaciones climática adversas y con tanto material combustible en el suelo, resultan ineficientes más allá de todos los recursos a disposición que se pongan”, y agregó que “por lo tanto, la necesidad de trabajar en la prevención es esencial, entendiendo por esta acción, la reducción de las condiciones que favorecen la llegada y la posterior propagación de los incendios una vez que la temporada de fuego ya está lanzada”.

Desde abril de este año se encuentra establecido el fideicomiso financiero y de administración del Fondo Nacional del Manejo del Fuego, creado por Ley n.º 26815. Con este, se multiplican los recursos para robustecer al Sistema Nacional de Manejo del Fuego (SNMF).

La creación del mismo incrementa el financiamiento del SNMF en $2.640 millones. Dicha suma se añade al Presupuesto 2021, por lo que la inversión total asciende a $3.058 millones. Los primeros fondos de este fideicomiso, aproximadamente $600 millones, estuvieron disponibles en junio de este año.

El financiamiento del fondo es destinado a la adquisición de bienes y servicios necesarios; la contratación, capacitación y entrenamiento del personal temporario que actúe en la extinción de los incendios forestales y rurales; obras de infraestructura necesarias para una mejor prevención, control y ejecución de las tareas relacionadas al accionar del personal. También, sirve para la difusión y conocimiento de las causas y consecuencias de incendios forestales y rurales; la realización de estudios e investigaciones; y solventar la logística en la extinción de los siniestros.

Considerando que el Estado cuenta con fondos previstos para este tipo de situaciones, se vuelve un factor clave actuar rápidamente, para evitar que los fuegos se propaguen y causen más daños.

Marcelo A. Corti, Director Ejecutivo del Centro de Desarrollo Sustentable GEO opina que “tal como se viene manifestando, es la capacidad que tiene el Estado para reaccionar ante eventos que ya están sucediendo. Necesitamos prevenir estas situaciones y fortalecer las capacidades provinciales, que son la primera respuesta ante estas catástrofes”.

“Los incendios van a ser fenómenos recurrentes. Imaginemos la gravedad que en este momento hay once provincias con focos de incendios activos. Es indudable que se requiere un plan, de mediano y largo plazo, con el acuerdo de todos los actores”. Nos espera un futuro para afrontar las consecuencias del cambio climático y darle batalla de manera proactiva en todas las provincias afectadas por la sequía y los incendios desencadenados.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *