Presupuesto Nacional 2022 y Bosques Nativos: La forestoindustria argentina expresó “alarmante preocupación” ante la reducción de fondos a la ley 26.331

Desde la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA) emitieron un documento público manifestando su “enorme preocupación” tras conocer en las últimas horas el alcance del proyecto presentado en el Congreso de la Nación que afecta de manera alarmante los recursos destinados al financiamiento de la ejecución de la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. Además de “alarmante”, calificaron de “insostenible” e “incongruente”.

 

Fuente: FAIMA

 

BUENOS AIRES (30/9/2021).- Los fondos establecidos en el Presupuesto Nacional 2022 que ingresó al Congreso Nacional representa solo un 3% de lo que corresponde a la Ley, y desde el sector privado consideramos que es inadmisible ya que llevará al no cumplimiento de los objetivos y será nuevamente imposible el éxito de los proyectos presentados en el marco de dicha normativa”, indicaron desde FAIMA.

La semana pasada, fue la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) la organización ambiental que alertó de los perjuicios que conllevará a perder más bosques nativos y biodiversidad en el territorio nacional.

Leé más: La Nación asignó al proyecto de Presupuesto 2022 apenas un 3% de lo que le correspondería a la Ley de Bosques

En el informe de estado de implementación 2010 – 2018 publicado en ese entonces por la SAyDS de la Nación sobre la órbita de la Ley N° 26.331 y el OTBN y los planes alcanzados por el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos, se exponían algunos de los puntos a tener en cuenta para mejorar la implementación.

Un capítulo especial dedicado a la aplicación de los presupuesto exponía entonces algunos puntos a tener en consideración sobre las partidas asignadas desde el 2010 y las dificultades administrativas de las diferentes jurisprudencias para administrar los fondos, así como también la falta de recursos humanos o capacidades territoriales que se han puesto en evidencia para implementar la buena ejecución de las presentación tanto de los OTBN como de los posteriores planes de manejo o planes de conservación según el caso (salvo algunas excepciones provinciales que a lo largo de los años han ido mejorando algún que otro de estos aspectos, pero que sin embargo se han visto perjudicadas de igual modo por la desfinanciación constante de la Ley)

Román Queiroz, presidente de la FAIMA

“Desde el sector privado consideramos que si se continúa desfinanciando una Ley tan fundamental para la sostenibilidad de los bosques y el bienestar y riqueza que estos generan a la sociedad no solo no podrán sostener ésta Ley, sino que también dejará de ser creíble el estado nacional en su Agenda global y sus tratados internacionales”, advirtieron en  el informe firmado por el presidente de la Federación, Román Queiroz.

La Ley 26.331 es considerada marco normativo fundamental de los bosques nativos en el primer resumen de información de Salvaguardas de REDD+ de la República Argentina presentado en 2019, ese documento, también conocido como Salvaguardas de Cancún, fue presentado ante los organismos internacionales y tiene como objetivo evitar o minimizar los potenciales riesgos sociales y ambientales (como el desplazamiento de la presión sobre los bosques a otras zonas), y a la vez promover los beneficios potenciales (como la conservación de la biodiversidad y otros servicios ecosistémicos del bosque).

La Ley 26.331 y su financiamiento están contemplados como instrumento dentro del Plan de Acción Nacional de Bosques y Cambio Climático en cada una de las medidas de Mitigación planteadas. A su vez ese Plan retroalimenta al Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático 2019 (PNAyMCC) y se entrelaza con los Planes Nacionales de otros 6 sectores: Energía, Transporte, Infraestructura y Territorio, Salud, el del Agro e Industria.

En el prologo del documento presentado recientemente referido a la Contribución Nacional  Determinada (NDC), el Presidente de la República Argentina Alberto Fernández menciona como tercer punto importante y resalta “la importancia del cumplimiento de la Ley Nacional de “Presupuestos Mínimos de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático para  trabajar a través del Gabinete Nacional de Cambio Climático, en la elaboración de un Plan Nacional de Adaptación y Mitigación claro y ambicioso, el cual guiará las acciones y los acuerdos necesarios para cumplir los compromisos Global”.

Además, en relación a los bosques nativos, en ese documento se expone que se contará con capacidades para su gestión sostenible y su preservación con base en un enfoque de inclusión social.

Se adoptarán herramientas más eficaces para el monitoreo y la planificación, y se promoverá el aprovechamiento sostenible del bosque agregando mayor competitividad en las cadenas de valor madereras y no madereras.

Se manifiesta allí que se fortalecerá la implementación de la Ley N° 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, se disminuirá sustancialmente la tasa de deforestación, se aumentarán los proyectos de planificación a escala de paisaje a través de Planes de Cuencas Forestales y Planes Integrales Comunitarios (PIC), se implementará el Plan Nacional de Manejo de Bosques con Ganadería Integrada (MBGI), y se ampliará el sistema nacional de extensión forestal y el Sistema de Alerta Temprana de Deforestación (SAT).

En el documento sobre Nivel de Referencia de Emisiones Forestales (NREF) para el pago por resultados de REDD+ bajo la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático el cuál ha favorecido a la Argentina para recibir luego la aprobación y el recibimiento de la partida presupuestaria del FVC, entre otros tantos apartados del documento, menciona a la Ley N° 26.331 como dentro de un marco normativo robusto, entre las cuales destaca dicha ley.

La menciona además como un instrumento fundamental ya que obliga a las jurisdicciones a realizar y aprobar sus OTBN y categorizar sus bosques según su valor de conservación. “Sin embargo el valor otorgado por la financiación ex ante por el proyecto asume un valor de $2 por ha / mes valor que parece hoy incomparable a cualquier artículo de primera necesidad en cualquier tipo de mercado”, recalcaron.

“Encontramos entonces incongruente el proyecto presentado con la partida presupuestaria asignada nuevamente muy por debajo de lo estipulado por la normativa y con una deuda histórica desde los inicios de su implementación”, sostuvo Román Queiroz en el informe. 

Seguido, consideraron además “alarmante”, “preocupante” e “insostenible e incongruente” el proyecto presentado para sostener los compromisos nacionales e internacionales de la República Argentina.

Una ley para alcanzar las metas de acción climática

Finalmente, desde la FAIMA realizaron un fuerte llamado a la sociedad toda, para que se sumen en forma genuina por la acción climática y así exigir en “el presupuesto que debida y justamente aseguran la sostenibilidad de nuestros bosques”.

Asimismo, al  Gobierno Nacional solicitaron que “tome las medidas necesarias para asegurar el cumplimiento y sostener la transparencia y credibilidad de lo escrito, firmado y presentado en cada documento público revisado y aprobado nacional e internacionalmente en el cuál en más de una oportunidad los diferentes sectores hemos sido parte en numerosos talleres para consolidar los mismos”.

Desde la forestoindustria argentina pidieron al Estado Nacional “seriedad, solvencia, respeto y la coherencia en las acciones que se realizan para lograr los objetivos planteados en las normativas vigentes en pos del desarrollo forestal sostenible”, concluyeron.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *