ONU: “Todavía podemos protegernos de los peores efectos climáticos y empezar a forjar un futuro más saludable”

Los impactos climáticos extremos que se están viviendo en diferentes regiones del mundo, actualmente de 1,2 grados por encima de los niveles preindustriales, dan a la humanidad idea de lo que está por venir si no se comprometen los países a cumplir el Acuerdo de París, cuya meta es realizar acciones para mantener en un 1,5 ºC . “Todavía podemos protegernos de los peores efectos climáticos y empezar a forjar un futuro más saludable. Pero nos acercamos rápidamente a puntos de inflexión climáticos irreversibles”, advierten desde la ONU Cambio Climático (CMNUCC).

 

Fuente: ONU Cambio Climático (CMNUCC).

 

ESTADOS UNIDOS (8/7/2021).- La diferencia entre 1,5 ºC, 2 ºC o 3 ºC del calentamiento medio en el puede parecer marginal, sin embargo, representan escenarios enormemente diferentes para el futuro de la humanidad. La frecuencia de las catástrofes naturales, la supervivencia de plantas y animales (alimentos, agua, y los servicios ambientales que generan), la propagación de enfermedades, la estabilidad de nuestro sistema climático, la posibilidad de que la humanidad sobreviva en el planeta, dependen de estos pocos grados de diferencia.

Las sequías podrían durar dos meses o 10 meses, la pérdida acelerada de la mitad del habitad de determinadas especies podría ser de un 4% o de un 41%, según el escenario futuro a enfrentar. Pero nos estamos quedando sin tiempo para evitar que la temperatura global permanezca por debajo de los 2 grados centígrados.

“Todavía tenemos la oportunidad de cumplir el objetivo de 1,5 ºC del Acuerdo de París. Todavía podemos protegernos de los peores efectos climáticos y empezar a forjar un futuro más saludable. Pero nos acercamos rápidamente a puntos de inflexión climáticos irreversibles”, advierten desde la ONU Cambio Climático (CMNUCC).

Con 197 Partes, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) cuenta con una composición casi universal, y es el tratado precursor del Acuerdo de París sobre el cambio climático de 2015.

El objetivo principal del Acuerdo de París es mantener el aumento de la temperatura media mundial en este siglo muy por debajo de los 2 ℃, e impulsar los esfuerzos para limitar aún más este aumento a 1,5 ℃ por encima de los niveles preindustriales. La CMNUCC es también el tratado precursor del Protocolo de Kyoto de 1997. El objetivo último de todos los acuerdos es estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida una interferencia humana peligrosa en el sistema climático, en un marco temporal que permita a los ecosistemas adaptarse de forma natural y permita el desarrollo sostenible.

Foto: Unsplash/Annie Spratt. ONU. Icebergs en Groenlandia, donde las capas de hielo se están derritiendo de manera acelerada.

“Estamos al límite”

Una excepcional y peligrosa ola de calor está asolando el noroeste de Estados Unidos y el oeste de Canadá. Es probable que las temperaturas superen los 45,0°C al menos varios días más, con noches extremadamente cálidas entre medias.  Las temperaturas extremas suponen una gran amenaza para la salud, la agricultura y el medio ambiente, ya que la región no está acostumbrada a tanto calor y mucha gente no tiene aire acondicionado.

La ciencia lleva tiempo advirtiendo de que debemos limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados. “Más allá de eso, nos arriesgamos a una calamidad. Limitar el aumento de la temperatura global es una cuestión de supervivencia para los países vulnerables al clima”, indicó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Este jueves, en su intervención en la primera Cumbre de Financiación de los Países Vulnerables al Clima, formada por 48 naciones expuestas sistemáticamente a desastres relacionados con el clima, António Guterres dijo que necesitaban garantías de que el apoyo financiero y técnico estará disponible.

«Para reconstruir la confianza, los países desarrollados deben aclarar ahora cómo van a entregar efectivamente 100.000 millones de dólares anuales de financiación climática al mundo en desarrollo, como se prometió hace más de una década», recalcó.

Para que el «mundo se recupere», se restablezca la cooperación entre los gobiernos y se recupere de la pandemia de una manera resistente al clima, los países más vulnerables tienen que recibir el apoyo adecuado, agregó el funcionario de la ONU.

Guterres pidió un plan claro para alcanzar los objetivos de financiación climática establecidos para 2025, algo que prometió recalcar a los ministros de finanzas del G20 en su próxima reunión de esta semana.

Añadió que las instituciones de financiación del desarrollo desempeñan un gran papel de apoyo a los países a corto plazo, y que o bien facilitan una recuperación baja en carbono y resistente al clima, o bien se atrincheran en inversiones de alto contenido en carbono, que siguen siendo las mismas, y que hacen un uso intensivo de los combustibles fósiles. «No podemos permitir que esto ocurra», dijo.

El Secretario General recordó que los impactos climáticos que estamos viendo, actualmente de 1,2 grados por encima de los niveles preindustriales, dan al mundo una idea de lo que está por venir: “sequías prolongadas, fenómenos meteorológicos extremos e intensificados e inundaciones horribles.

«La ciencia lleva tiempo advirtiendo de que debemos limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados. Más allá de eso, nos arriesgamos a una calamidad… Limitar el aumento de la temperatura global es una cuestión de supervivencia para los países vulnerables al clima», subrayó.

 

Más fondos para adaptación

El responsable de la ONU destacó además que sólo el 21% de la financiación climática se destina a la adaptación y la resiliencia, y que debería haber una asignación equilibrada tanto para la adaptación como para la mitigación.

Los costes actuales de adaptación para los países en desarrollo ascienden a 70.000 millones de dólares al año, y esto podría aumentar hasta 300.000 millones de dólares al año en 2030, advirtió.

«Pido que el 50% de la financiación climática global de los países desarrollados y de los bancos multilaterales de desarrollo se destine a la adaptación y la resiliencia en los países en desarrollo. Y debemos hacer que el acceso a la financiación climática sea más fácil y rápido», señaló.

La inversión en prevención frente a los efectos extremos del clima es una de las claves para la lucha contra el Cambio Climático. “Un nuevo informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) revela que se podrían salvar unas 23.000 vidas al año -con unos beneficios potenciales de al menos 162.000 millones de dólares al año- mediante la mejora de las previsiones meteorológicas, los sistemas de alerta temprana y la información climática, conocida como hidrometría”, compartió Guterres.

Afirmó que estos servicios son esenciales para aumentar la resiliencia frente al cambio climático. Y señaló que los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo y los Países Menos Adelantados, donde siguen existiendo grandes lagunas en los datos meteorológicos básicos, serían los más beneficiados. «Éstas afectan a la calidad de las previsiones en todas partes, especialmente en las semanas y días críticos en los que las acciones anticipatorias son más necesarias», dijo.

Según la OMM, las inversiones en sistemas de alerta temprana de peligros múltiples generan beneficios que valen al menos diez veces su coste y son vitales para aumentar la resiliencia ante los fenómenos meteorológicos extremos.

En la actualidad, sólo el 40% de los países cuentan con sistemas de alerta eficaces.

 

COP26 en Glasgow

La Conferencia Sobre el Clima a realizarse del 31 de octubre al 12 de noviembre en Glasgow (COP26), Escocia, es de vital importancia para la lucha mundial contra el Cambio Climático.

Los países deberán concluir los puntos pendientes para aplicar el Acuerdo de París y sentar las bases para una década transformadora de acción climática en la década de 2020.

Para el presidente de COP26, Alok Sharma, el éxito en Glasgow requiere que “representantes de todas las partes del mundo se sienten físicamente alrededor de la misma mesa. Ya sea el norte o el sur global, todos compartimos un planeta y nos enfrentamos juntos al reto del cambio climático».

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *