Soluciones sostenibles: aulas y ambientes escolares construidos de madera en una semana (o menos)

En la columna mensual del ingeniero forestal Martín Sánchez Acosta, del INTA Concordia, exponen las herramientas constructivas en aulas de calidad en sus sistemas modernos con la fabricación en ambientes de madera, con diseño y espacios amplios para la adaptación escolar al distanciamiento social.. Son una solución rápida y carbono neutro que ofrecen desde la industria forestal argentina, alineados a las metas de Desarrollo Sostenible.

 

Por: Ing. Ftal. Martín Sánchez Acosta. INTA Concordia

 

ENTRE RÍOS (Marzo 2021).- La actual situación de comienzo de clases, con protocolos de distanciamiento, hace a la necesidad de contar con más espacio, y por ende mayor cantidad de aulas, donde el sector forestoindustrial puede dar una rápida respuesta, con sustentabilidad y calidad de habitabilidad superior.

Uno de los cuellos de botella para dar respuesta a las necesidades en infraestructura, y en especial de aulas, es el tiempo que demanda la construcción tradicional en mampostería, a lo que suma la dificultad actual de conseguir este tipo de materiales en la actualidad. Es por ello que las construcciones de aulas de madera, debido a unas de sus principales virtudes, la rapidez de construcción, y la posibilidad de prefabricación de piezas parte en taller, pueden resultar en una rápida solución a este problema

Las aulas de madera y su huella ambiental

Si bien en nuestro país la construcción en madera puede sonar aún para muchos a “construcción precaria”, vale comentar que en los países más desarrollados es el material más empleado, debido a sus prestaciones de habitabilidad y su origen de recursos renovables (bosques cultivados de pino o eucalipto).

Su construcción en madera resulta con muy buena aislación al calor, al frío, a la humedad, a la electricidad, como así también a la sonoridad y prestación acústica, lo que no solo otorgan beneficios en su confort, sino que reducen sus gastos y problemas de mantenimiento.

Ello se debe por no tener problemas de humedad en cimientos y muros, son más secas, con menor deterioro de la pintura,(no hay mohos, no hay rajaduras, pues minimizan el movimiento del suelo (cosa fundamental en zonas sísmicas), y los muros no transmiten fugas eléctricas, por no ser conductores, pero fundamentalmente requieren menores gastos de calefacción y refrigeración

.En otro sentido se tiene sus ventajas ambientales, es uno de los pocos materiales certificables ambientalmente en toda su cadena productiva (caso del FSC o PEFC) que ningún material tradicional posee.

La madera es, además junto a otros materiales de origen vegetal, los únicos que pueden resultar “carbono neutral” (es decir que en su origen la planta capturó igual, o más, CO2 que el que se emitió en su procesamiento, sumando a que queda capturado en la construcción, como un sumidero de carbono).

Es un material renovable que puede cumplir con las conocidas tres “R” de la ecología: Reducir, reutilizar y reciclar.

Por ejemplo, vale citar los premios internacionales logrado en 2018 por la escuela en madera de Canuanã, Tocantins, Brasil, como “el Mejor Edificio de Arquitectura Educativa del Mundo”(ArchDaily). En nuestro país se puede citar el de la escuela, por autoconstrucción en madera de su comuna N° 892 “Andrés Guacurarí”, de San Pedro, que recibió el premio Weber a la sustentabilidad económica, social y ambiental, difundido por Misiones Online)

Foto: Escuela Canuanã, Tocantins, Brasil, como “el Mejor Edificio de Arquitectura Educativa del Mundo” (ArchDaily).

Escuela de autoconstrucción en madera de su comuna N° 892 “Andrés Guacurarí”, de San Pedro, recibió el premio Weber a la sustentabilidad económica, social y ambiental.

Aulas “sanas” y amigables

Desde el punto por su mayor aislación a la humedad resultan en habitaciones “más secas”, con menores problemas de infecciones respiratorias, por ende “más sanas”.

Hemos citado el estudio del Ministerio de Educación de Japón de 3 años, en 700 escuelas, que mostró una reducción de los brotes de gripe comparadas a las de concreto.

Otros estudios demuestran que los alumnos desarrollan mejor sus capacidades en este tipo de ambiente más amigable y confortable.

Una de las más citadas es “Schuleohne Stress” (“Escuela sin Estrés”), realizada en Austria en 2010.donde se comparó el comportamiento de cuatro aulas distintas: dos construidas con muebles interiores de madera y con madera en su estructura, y otras dos construidas con otros materiales.

Como resultado se tuvo que los estudiantes en las aulas de madera experimentaban una caída significativa en la frecuencia cardíaca, vivían mucho más relajados y hasta dormían mejor. Esto fue reafirmado por el 21st Century School Fund, EEUU en 2010 y que expuso resultados estadísticamente significativos entre infraestructura escolar y pruebas estandarizadas para medir procesos de enseñanza en muchas partes del país, donde los índices de calidad de aprendizaje fueron mayores, mientras más bajo era el nivel socioeconómico de los estudiantes, denotando que, para poder educar de manera eficaz, sólo se requieren las condiciones y las herramientas adecuadas.

El contar con paneles de madera en las aulas reduce el tiempo de reverberación y crea el confort acústico idóneo para el estudio, además, reduce el ruido de las clases de alrededor y del exterior con lo que consigue aumentar la capacidad de concentración de los alumnos y mejorar su rendimiento intelectual.

Recientemente desde Chile, madera 21 ha comentado la tendencia a la construcción de escuelas de madera con muy buenos resultados en los ejemplos de Memorial Santa Rosa de Constitución; y la aplicación de madera en 5 escuelas, una de ellas el Colegio Piamartino Carolina Llona, uno delos más grandes del país trasandino, con 7000 alumnos.

Construcción en una semana, y menos …

Teniendo como base las pautas de la Federación para el desarrollo de la educación técnica, técnica, especial y común (FEDUTEC) superficie mínima de 30 m2, relación 1.25 m2 por alumno, techo aislante, 3 a 4 m3 por alumno y largo máximo 8,50 m, y empleando el conocido sistema de plataforma y entramado, se puede asegurar su construcción en una semana, si la fundación es de madera (se debería sumar el tiempo de fraguado si lleva fundación de hormigón).

Para el caso que se haya modulado y previsto la pre-fabricación en taller, como los que existen en nuestra región, este tiempo se puede reducir a la mitad, y solo está limitado por las dimensiones que permita el transporte en las calles-rutas empleadas.

Ya hemos citado el caso de Misiones, donde la cámara de la APICOFOM ante una emergencia en San Pedro construyó una escuela, con sanitarios incluidos, en solo 10 días (hoy día misiones cuenta con una fábrica capaz de construir 4000 unidades habitacionales por año), y nuestra zona tiene madera y empresas para ello.

En Canadá, donde se permiten hasta anchos de 5 m, un aula de este tipo puede ir pre-construida en 2 partes, las que se unen en obra en un solo día.Seguramente será necesario que las direcciones de arquitectura de escuelas se actualicen sobre este sistema de construcción, que ha ya sido aceptado como “tradicional” por la Nación.

 

Las condiciones están dadas, de nuestros gobernantes y de nosotros depende.

 

 

Más info y contacto:

sanchezacosta.martin@inta.gob.ar

www.inta.gob.ar/concordia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *