Un monitoreo satelital revela cómo fue la evolución del “mayor incendio forestal de la historia de Corrientes”, que provocó pérdidas millonarias y arrasó con más de 20 mil hectáreas

La propagación del “mayor incendio forestal de la historia de Corrientes”, registrado entre el 19 y 25 de noviembre de 2020  -en forma simultánea con dos grandes focos entre Virasoro e Ituzaingó-, arrasó con más de 20 mil hectáreas entre plantaciones de pino y eucalipto, resina y productos maderables . La versiones iniciales indicaban, en el caso del foco de Ituzaingó, que una “quema” iniciada en un campo privado “salió de control y saltó a lotes de propietarios vecinos”. A dos meses de aquel “mega incendio”, ArgentinaForestal.com accedió a un estudio SIG solicitado por un privado afectado en el siniestro, y el informe técnico con imágenes satelitales brinda mayores precisiones respecto a las circunstancias en que el fuego se inició, dónde, cómo y cuándo. Estos datos recabados en forma remota permitieron un análisis de la evolución temporal de focos de calor (incendios) en el predio “La Malena” y predios lindantes.

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

CORRIENTES (24/1/2021).-Desde el Sistema Nacional de Manejo de Fuego (SNMF) se informó recientemente que durante el año 2020, en la provincia de Corrientes se quemaron unas 45.340 hectáreas en total, de las cuáles, en un 50% prácticamente se destruyeron en un margen de 48 horas, en el “mega incendio forestal” registrado en entre el 19 y 25 de noviembre pasado, que generó pérdidas millonarias al destruir el fuego más de 20 mil hectáreas de plantaciones de pinos y eucaliptos, producción maderable y resina, además de afectar campos rurales, infraestructuras y demás daños materiales entre los dos grandes focos registrados en simultáneo entre Gobernador Virasoro e Ituzaingó.

A la fecha, no hay un informe oficial del gobierno correntino o del sector privado del rubro que evalúe o cuantifique los daños sufridos o determine las responsabilidades respecto al inicio de los focos de incendios rurales, en una fecha en la que, al igual que en la provincia de Misiones, estaban prohibidas las quemas y el uso del fuego por las condiciones climáticas adversas, prolongada sequía y vientos fuertes. O por lo menos, los informes del impacto económico no fueron difundido aún.

Sin embargo, el incendio dantesco que sufrió el sector forestal de Corrientes fue noticia nacional, se quemaron prácticamente unas 20 mil hectáreas de plantaciones y propietarios estiman pérdidas millonarias en producción forestal, además de los daños ambientales y sociales generados tras el siniestro. El hecho, incluso, fue considerado por las autoridades provinciales como el mayor incendio forestal que se haya registrado en la historia de la provincia de Corrientes..

Ver noticia relacionada

Más de 20 mil hectáreas forestadas quemadas en Corrientes: “Son los peores incendios de la historia, las pérdidas serán millonarias”, dijo el ministro de Producción, Claudio Anselmo

ArgentinaForestal.com  publicó oportunamente las consultas realizadas a diferentes propietarios y productores correntinos sobre las circunstancias que habrían dado inicio al incendio en la zona de Ituzaingó, donde las primeras versiones daban cuenta de que “la causa que desató la tragedia habría sido por negligencia en una propiedad vecina -que limita con varios lotes-, que decidió realizar una práctica de quema controlada cuando las condiciones climáticas establecían en todo el territorio correntino la prohibición de usar el fuego por el alto riesgo de propagación”, relató una de las fuentes afectadas por las quemas.

En esa línea, la información que circulaba en esos días incluso con soporte de audios de whatsapp -material al que tuvo acceso ArgentinaForestal.com -, era de empleados de campos de varias forestaciones que trabajaban en los lotes vecinos a la Estancia “La Malena”, propiedad de la familia Payeska, y que en los mensajes advertían que se estaba realizando quemas en el “Establecimiento Aguaracuá”. Este campo es propiedad de Pomera Maderas (Grupo INSUD), ubicado en un vértice que además limita con otras propiedades forestales, y está lindante a “La Malena”.

En los audios se puede percibir la preocupación y una advertencia: “En Aguaracuá están quemando, y el fuego está al límite de tu campo, mandá tu gente y andá para allá”, señalaban uno de los responsables del lote. Finalmente, en audios sucesivos se confirma que el fuego “saltó” e ingresó al lote lindante, que sería la Estancia “La Malena”.

Sin embargo, las versiones que señalaban esta información de quemas en el predio que administra Pomera, fue descartada de plano por el área de Comunicación de la compañía del Grupo INSUD que lidera Hugo Sigman, ante la consulta de este medio.

Pero a casi dos meses de aquel “mega incendio forestal” en Corrientes, con las tecnologías disponibles y nuevas herramientas de los Sistemas de Información Geográfica (SIG) e imágenes satelitales, se logró realizar un análisis técnico de la evolución de los hechos, en forma remota, orientando con mayor precisión a los propietarios de “La Malena” –quienes complementaron la información con los datos generados en el terreno y otras pruebas- y así buscan determinar las causas o circunstancias de propagación del fuego que se fue extendiendo en su lote, perjudicando no solo su campo sino a otros varios productores de la zona de Ituzaingó.

En este incendio, uno de los efectos colaterales fue la pérdida de 2.500.000 plantas en resinación, lo que significa un impacto de unos 500 puestos de trabajo entre directos e indirectos.

 

Análisis técnico de la evolución del incendio

Según el informe realizado por especialistas en Teledetección y SIG, de los datos obtenidos, la evolución temporal de focos de calor (incendios) en el predio “La Malena” en Ituzaingó, y predios lindantes, fueron analizados de la siguiente manera:

El día 19 de noviembre “los focos se extinguieron o redujeron su intensidad al punto de no ser detectables por los sensores satelitales”. La ausencia de detección de focos de calor y la ausencia de humo en la imagen del día 20 de noviembre indicarían que esos focos no presentaban actividad significativa.

En tanto, el día 23 de noviembre se registra en la imagen “la aparición de una extensa área de focos de calor se produce, detectados a las 15 horas, puede deberse a nuevos focos de incendio o a la reactivación de remanentes ígneos, del Foco N (lote lindante a La Malena), debido al cambio de sentido del viento, que pasó a soplar desde el cuadrante NE, N y NO, cuando en los días previos predominó desde el S y SE”, indican en el informe.

Explican que la detección a las 15 horas, y no en las pasadas previas del satélite, puede deberse a diversos factores como:

– Obstaculización por nubes puntuales (las imágenes GOES16 no muestran cobertura de nubes) esto podría haberse dado en alguna pasada del satélite, es altamente improbable que haya ocurrido en las siete pasadas previas, como así mismo es improbable en las tres pasadas previas inmediatas (entre 13 y 14:30 hs).

– Que los focos de incendio se originaron y propagaron en el tiempo comprendido entre la pasada anterior del satélite (lo que en ese día ocurrió a las 14 hs) y la pasada que los detectó. Dado la amplia área de distribución de los focos parece improbable.

– Que la intensidad de los focos de calor haya hecho que no sean detectables previamente, esto sería factible en el caso de fuego por debajo de la forestación sin haber ascendido a las copas hasta el periodo entre las 14 y 15 horas. “Esto podría explicar al mismo tiempo la amplia distribución de los focos al momento de ser detectados”.

El análisis de la información recabada indicaría que “lo más probable” es que el cambio del sentido del viento haya reactivado remanentes de fuego del Foco N,  o en su defecto un nuevo foco en cercanías del mismo, en la parte Norte de la distribución de focos de calor mostrados en la Imagen 7, situado en el lote vecino al Norte de “La Malena”.

El fuego se habría propagado hacia el Sur a causa del viento proveniente del N y NO, predominante, posiblemente en un primer momento sin afectar las copas de los árboles, para luego ascender a las mismas siendo detectable a las 15 horas.El análisis de los focos de calor del día 24 también respalda esta hipótesis dado que el avance de los focos de calor se muestra desde un cono central hacia el Este y Oeste (Imagen 9).

 

Ese cono central, en el cual no se detectaron focos de calor, se muestra afectado por los incendios en la imagen satelital, lo cual indicaría que el fuego pasó por esa zona en el tiempo transcurrido entre las 15 horas y la medianoche del 23, periodo sin detecciones del FIRMS.Del informe se desprende el análisis de que “existe la posibilidad de que el fuego se haya desplazado de Sur a Norte, esto implicaría que el incendio debería haberse iniciado el día 22 o en la madrugada del 23, ya que en el rango de tiempo entre las 19 horas del día 22 y las 6 horas del día 23 los vientos predominantes fueron de los cuadrantes SO, S y SE, antes y después de ese rango horario los vientos predominantes fueron de los cuadrantes NO, N y NE”.

De haber sido de esta forma, señalan que “es de extrañar que no se haya detectado ningún foco de calor en las 7 pasadas de satélites, previas a las 15 horas, que alimentan al FIRMS. Por lo expuesto, si bien no se descarta la posibilidad se la considera poco probable”, analizaron en el reporte técnico.

Respecto al Foco NE también  lindante al lote de “La Malena”, explicaron que en las imágenes satelitales “no se ha vuelto a detectar focos de calor, desde el día 20 de noviembre, en ese emplazamiento, en todo el periodo analizado. De la misma forma, las imágenes satelitales no muestran una continuidad de las áreas afectadas por incendios entre el área correspondiente a este Foco y otras áreas afectadas por incendios”, indica el reporte.

Además, la distribución temporal de los focos en el día 23 indica que el área afectada se amplió desde su centro hacia el Este (al mismo tiempo como hacia el Oeste), acercándose al límite Este del lote, no avanzando desde el mismo hacia el Oeste (Imagen 9).

Un área aparentemente afectada por incendios aparece lindante al vértice Este de “La Malena” (Ver Imagen 10).

Esta área no fue detectada por el sistema FIRMS, lo que se puede deber a una corta duración del evento en un periodo no cubierto por los satélites o a una muy baja intensidad del fuego.

Esta área, al día 24 de noviembre, se la aprecia muy próxima al área incendiada de “La Malena”, sin embargo, en el análisis consideran que hay dos factores hacen que sea muy poco probable que el fuego haya provenido de esa área: “En primer lugar, la falta de conexión detectable en las imágenes satelitales, y en segundo lugar que la evolución del fuego en “La Malena”, como se detalla en el párrafo anterior, se produjo desde un eje central de sentido aproximado N-S, expandiéndose posteriormente en sentido Este y Oeste, acercándose al límite Este (Imagen 9).

Cronología de la propagación del fuego, según las imágenes satelitales

  •  19 de noviembre de 2020: el servicio FIRMS marca un primer foco de calor (Foco N) en el lote vecino lindante al Norte de “La Malena”. El “lote vecino” al que se refieren en las imágenes sería al Establecimiento Aguaracuá de Pomera. Asimismo, la imagen muestra un segundo foco algo más distante en sentido NE respecto al extremo E del lote en análisis (Foco NE).

En forma coincidente, se dispone de una imagen Sentinel 2 de esa fecha en la que se denotan varios focos de calor (esto se debe al mayor nivel de detalle de esta imagen) en el lote lindante al Norte, estos se encuentran en un área cuyas características parecen corresponderse a talas rasas recientes.

“Estos focos de calor se sitúan a partir de una distancia de unos 300m del límite de “La Malena”. En esta última imagen también se puede apreciar el humo que se desplaza en sentido Norte indicando la existencia de vientos desde el cuadrante Sur. El Foco NE no es visible en la imagen presumiblemente porque se inició a posteriori de la captura de la imagen”.

De esta manera, se corrobora que para el 19 de noviembre, se registraban fuegos en la zona pero el incendio estaba aún a una distancia de 300 metros de “La Malena”.

  • 20 de noviembre de 2020: el servicio FIRMS no muestra focos de calor en la zona mencionada como Foco N (lote vecino), pero sí ya muestra una expansión de los focos de calor en la zona del Foco NE, aproximándose a unos 1000m del límite de “La Malena”.

En ese día se cuenta con imágenes satelitales CBERS 4, donde se aprecia la ausencia de humo y de afectación a forestaciones detectables en el Foco N. En cambio, en el Foco NE se aprecia humo en sentido Norte (viento Sur) y un área de forestación visiblemente afectada.

 

  • 21 y 22 de noviembre de 2020: estos días no muestran focos de calor en las proximidades de “La Malena”. Se descartó que se trate de una obstaculización de los satélites debido a nubosidad, esto se hizo mediante imágenes GOES16. En estos días no se cuenta con imágenes satelitales del área de interés, sin embargo, imágenes de zonas cercanas (150km) estarían indicando que el viento provenía del cuadrante SE.

 

  • 23 de noviembre de 2020: se detecta un área de focos de calor la que se extiende en sentido Norte-Sur, por unos 2000m, atravesando el límite Norte del predio “La Malena” llegando prácticamente hasta el límite Sur.

La parte más Norte de la distribución de los focos de calor coincide con la zona del Foco N (Lote vecino) detectado el día 19 de noviembre. Los focos fueron detectados solamente por el satélite cuyo paso se produjo a las 15 horas, no en las 7 pasadas previas (que ocurren 3 aproximadamente entre las 0:00 y 2:30 horas, una a las 10 horas, y otras 3 entre 13:30 y 14:30 horas).

Las imágenes GOES16 indican que no hubo nubosidad significativa en el transcurso del día, aunque por la resolución de las mismas no se puede descartar alguna situación de nubosidad puntual que pueda haber impedido la lectura del satélite en alguna pasada, aunque es muy improbable que haya impedido todas las lecturas. La falta de imágenes satelitales dificulta un mayor análisis, como ser el frente de fuego y la dirección del humo/viento. Sin embargo, los registros meteorológicos del SMN (Servicio Meteorológico Nacional) correspondientes al aeropuerto de Posadas (situado a unos 65 km en línea recta) indican que el día inició con vientos del cuadrante SE pasando al E y NE en el transcurso de la mañana, luego por el N, NO entre las 13 y las 16 horas, para luego volver al cuadrante NE.

La mayor intensidad de los vientos se produjo en horas próximas al mediodía con una velocidad de 19 km/hs línea recta) indican que el día inició con vientos del cuadrante SE pasando al E y NE en el transcurso de la mañana, luego por el N, NO entre las 13 y las 16 horas, para luego volver al cuadrante NE. La mayor intensidad de los vientos se produjo en horas próximas al mediodía con una velocidad de 19 km/hs.

  • 24 de noviembre de 2020: se diseminan los focos de incendio en sentido Sur así como hacia el Este y Oeste. Categorizando los focos de calor según el momento en que fueron detectados podemos notar que los focos de calor se iniciaron por la zona central del área afectada ampliándose luego tanto en sentido Este como Oeste en forma de abanico ensanchándose hacia el Sur.

La imagen satelital denota que el viento proviene desde el NE y muestra focos activos dentro del predio “La Malena” así como en área donde se detectaron los primeros focos el día 19. En esta imagen se puede apreciar una continuidad del área afectada entre los tres puntos que presentan focos activos, formando un área de forma con tendencia cónica cuyo vértice norte coincide con los focos de calor detectado el día 19 al Norte.

En la imagen también se aprecia un área de unas 25 ha contiguas al vértice Este de “La Malena” con indicios de haber sufrido un incendio, sin embargo, no se aprecia continuidad de áreas afectadas hacia “La Malena”. Así mismo los registros meteorológicos del aeropuerto de Posadas indican que los vientos se dieron del Nor-Noreste durante todo el día.

 

Fuentes de información:

NASA- FIRMS (Fire Information for Resource Management System): este servicio de NASA presenta la localización de focos de calor mediante 4 satélites con 8 pasadas diarias totales, y por consiguiente 8 toma de datos. De estas pasadas 3 se producen entre las 0:00 y 2:30 horas, una alrededor de las 10 horas, y otras 4 entre 13:30 y 15:30 horas. Los focos de calor son considerados dependiendo del satélite a partir de que son significativos en un área cuadrada correspondiente al pixel del satélite, este valor es de 375m de lado para 2 satélites (VIIRS) y de 1000m para los 2 restantes (MODIS).

Imágenes Sentinel 2: Imagen multiespectral que presenta información del espectro visible, del infrarrojo cercano y del infrarrojo térmico. Los satélites de esta constelación obtienen imágenes aproximadamente a las 11 horas cada 5 días.

Imágenes CBERS 4: Imagen multiespectral que presenta información del espectro visible, del infrarrojo cercano.

Imágenes GOES16: Imagen de baja resolución que muestra información de la nubosidad, todos los días a intervalos de 1 hora. Datos Meteorológicos: Para el presente análisis se utilizaron datos de registros del SMN correspondientes al aeropuerto de Posadas, Misiones

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *