Sustentabilidad forestal en Tierra del Fuego: bosques de Lenga y su regeneración natural

Todos en algún momento nos hacemos la misma pregunta: ¿Nuestro proyecto es sustentable? Se podrá mantener en el tiempo? Estamos haciendo bien las cosas?.  En la provincia de Tierra del Fuego se lleva a cabo un uso sustentable de recursos forestales mediante técnicas de Manejo, determinación de stocks, determinación de volúmenes de superficie a explotar y modalidades de explotación que preservan el ecosistema en su estado original aumentando la tasa de crecimiento y mejorando la sanidad del sector intervenido.

 

 

Escribe Alejandro Ascar, de Maderera Topic

 

TIERRA DEL FUEGO (Noviembre de 2019).- La explotación forestal se puede planificar de diferentes maneras. Una técnica muy difundida es la de plantaciones forestales, las cuales se llevan adelante como otras explotaciones agrícolas. se prepara la tierra, se plantan los arboles, se los proeje durante el tiempo de crecimiento y luego se los extrae. En lugares con climas favorables y aplicando el uso de especies de rápido crecimiento este ciclo puede durar entre 12 y 15 años.

Esta técnica suele conllevar ciertos problemas. En ocaciones para disponer de la tierra para este uso se recurre a la eliminación de un ecosistema forestal preexistente con el consiguiente daño a todas las especies vegetales, insectos y animales que componen dicho ecosistema.

Otro inconveniente suela ser que las especies implantadas no cuentan con diversidad genética ya que mayormente son plantas clonadas, lo que aumenta la vulnerabilidad de la plantación en general; ya que cualquier plaga que afecte a un individuo, afecta a toda la plantación y ahí caemos en otro problema: la necesidad del uso de agro-químicos para mantener la sanidad de dicha plantación. Estos son algunos de los tantos problemas que se deben enfrentar cuando uno intenta modificar un ecosistema sin tener en cuenta la complejidad de dicho emprendimiento.

La técnica de explotación a través de Manejo intenta establecer un consumo racional del bosque sin modificar el ecosistema. En el caso de Tierra del Fuego estamos en presencia de un bosque nativo de lento crecimiento. En el ciclo natural los arboles crecen hasta llegar a un porte de unos 30 metros de altura y su propagación mas rápida es por medio de renovales.

La Lenga es una especia arbórea de raíces superficiales. En los sectores que se hacen claros e ingresa la luz solar estas raíces brotan hacia la luz dando lugar a el crecimiento de un nuevo árbol. Este evento se produce de forma masiva; mientras los grandes arboles se mantienen en su lugar ocupando el espacio aéreo próximo a la luz solar, en el suelo se mantienen en estado latente creciendo lentamente miles de renovales.

Cuando un árbol cae de forma natural o es retirado por la actividad forestal, el claro de luz que se produce en el bosque genera una puja entre los renovales para ocupar el espacio que se generó. De esta forma, aquel que mejor genética y mayores posibilidades de crecimiento tenga empieza a ocupar el espacio generado y el resto de los individuos pasa nuevamente a estado latente.

Este proceso en estado natural lleva mas de de cien años hasta que el árbol envejece y muere, o debilitado por alguna razón cae por efecto del viento. En el caso de realizar una intervención forestal se pueden seleccionar los arboles a retirar, como así también se seleccionan los arboles que deben mantenerse para reproducirse y de esta manera el ciclo natural se acelera y se mejora la calidad del crecimiento de los ejemplares generando individuos mas sanos.

 

Bajo este sistema es que la provincia a decidido llevar adelante la explotación forestal por mas de 60 años, generando una experiencia única en el país a través de la cual podemos observar los resultados de dicho trabajo con una variable muy importante para este tipo de proyectos, que es el paso del tiempo. Durante todo este tiempo se pudo experimentar y aplicar técnicas de trabajo copiadas de países como Alemania y Finlandia, y medir los resultados obtenidos.

Dicho trabajo cociste en que ingenieros forestales, junto con los organismos de control y fiscalización de la provincia, determinen como, cuando y donde llevar adelante las intervenciones forestales, tomando de esta manera la potestad de autorizar o no los proyectos de explotación que se lleven a cabo por los aserraderos tanto en bosques fiscales como privados, garantizando de esta manera el uso regulado de este recurso.

Con este fin se llevó a cabo el relevamiento y determinación de stock forestal. Esto consistió en realizar mediciones topográficas y de volúmenes y calidad de madera disponible en la geografía de toda la provincia mediante diferentes tipos de tecnología. De este trabajo se obtuvo valiosa información para poder tomar las decisiones necesarias. Se determinó que sobre una provincia que tiene un total de 2.150.000 hectáreas, aproximadamente una tercera parte está ocupada por bosques de diferentes características y accesibilidad (750.000 hectáreas); y que de esa superficie había que descontar todo aquel sector que fuera necesario proteger. Fue así como se determino que, sobre ese total, solo unas 100.000 hectáreas distribuidas en diferentes lugares se podrían destinar a explotación forestal. Una vez definida esa información, se pudo saber que lugares se podrían trabajar y cuales deberían quedar a resguardo sin intervención forestal.

Para poder administrar de manera segura este recurso, la provincia definió un limite anual de superficie destinada a explotación forestal. Dicho limite se estableció en 600 hectáreas anuales distribuidas entre los diferentes establecimientos forestales y sometidos a rigurosos controles de manejo.

Antes de comenzar cualquier trabajo de explotación forestal, todo aserradero debe presentar un plan de manejo diseñado por un ingeniero forestal. Dicho plan consiste en determinar el historial del bosque, la descripción topográfica del lugar y definir claramente donde estarán los caminos de acceso al bosque. También que zonas quedaran excluidas del trabajo de corte, y dentro de las zonas que si serán incluidas, cuales serán los ejemplares que se extraerán marcándolos con un sistema de codificación que permita identificar claramente que arboles se sacaran y que arboles no deberán retirarse.

Este es en general el trabajo que se está llevando acabo desde hace mas de 70 años, con sus pruebas, sus errores y correcciones. Son pocas las experiencias de este tipo en nuestra región, por eso consideramos de gran importancia la divulgación de esta información; no solo por la información en si misma, sino por la herramienta que nos brinda para poder involucrar de manera correcta a los actores necesarios para seguir validando y reforzando este sistema de trabajo. “Solo se cuida lo que se ama, solo se ama lo que se conoce”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *