Tendencias: Banca norteamericana y europea apuestan a crecer en la emisión de bonos verde entre 2018-2020

Bank of America apuesta por que la emisión de bonos verdes supere el billón de dólares en 2020. La cifra supone quintuplicar en dos años las previsiones para 2018. Mientras Iberdrola lidera los ránkings, los bancos españoles no se han estrenado, publicó el diario digital Expansión. “España es el quinto país del mundo en sus cifras de emisión, por detrás de Estados Unidos, China, Francia y Alemania”, señalan en el artículo.

 

 

Fuente: Expansión. Por Inés Abril


ESPAÑA (1/2/2018).- Bank of America apuesta por que la emisión de bonos verdes supere el billón de dólares en 2020. La cifra supone quintuplicar en dos años las previsiones para 2018. Mientras Iberdrola lidera los ránkings, los bancos españoles no se han estrenado, publicó el diario digital Expansión. “España es el quinto país del mundo en sus cifras de emisión, por detrás de Estados Unidos, China, Francia y Alemania”, señalan en el artículo.

Los bonos verdes tienen seis años de récords consecutivos; uno tras otro; desde los 2.100 millones de euros emitidos en 2012 (y menos todavía en 2011) a los 125.400 millones del ejercicio que acaba de cerrarse. Ésa es la historia reciente de este mercado, un producto que nació hace poco más de una década y para el que ya se ha puesto una nueva cota histórica a superar: el billón de dólares (807.000 millones de euros) de emisión global en 2020.

Bank of America Merrill Lynch decidió asumir ese reto. Sus analistas creen que es posible. “Los bonos verdes tienen el potencial para alcanzar el billón de dólares de emisión anual en 2020 y pueden tener un impacto profundo en dirigir la trayectoria del mundo”, señalan en un informe.

Por mucho que los bonos verdes tengan un historial de crecimiento del 80% anual de media en el último lustro, los volúmenes han comenzado a ser relevantes, así que ya no es tan fácil incrementarlos a tasas tan elevadas. Para este año, Standard & Poor’s espera un volumen de emisión de 200.000 millones de dólares (unos 160.000 millones de euros), lo que significa que superar el billón de dólares implicará quintuplicar el mercado desde esa cota en solo dos años: 2019 y 2020.

También implicaría ganar terreno a la emisión de bonos convencionales, que rozó los siete billones de dólares en 2017, según las cifras de Dealogic. Los bonos verdes, sin embargo, cuentan con la ventaja de que por ahora no hay divisiones: la mayoría de las casas de análisis computa en esa casilla todo lo que sea sostenible, al margen de que tenga la forma de una emisión de deuda cotizada o de un préstamo.

Por eso, los expertos coinciden en que cada vez habrá más emisores de bonos verdes, de tipologías más diferentes y con productos distintos, y que eso impulsará los volúmenes. «Veremos más diversificación entre los emisores, los tipos de financiación y los activos. Esperamos ver nuevos emisores con nuevas fórmulas, como los préstamos verdes, los fondos verdes y los productos estructurados verdes», señala Standard & Poor’s en su resumen de previsiones para este año.

Iberdrola ya ha hecho bueno en parte de este vaticinio. Esta semana ha firmado el mayor préstamo verde del mundo: 5.300 millones de euros.

También para Bank of America los nuevos emisores son una de las claves para lograr el objetivo del billón de dólares. Y a ellos suma igualmente otra faceta poco explorada hasta ahora en esta forma de financiación destinada a iniciativas medioambientales, sostenibles o responsables: la titulización verde.


Quinta del mundo

España no se ha quedado atrás en la carrera de la emisión sostenible. Iberdrola ha sido el principal impulsor de los volúmenes que se han movido en el país el año pasado. Al fin y al cabo, la eléctrica es el primer emisor corporativo no financiero del mundo, según los datos de Bank of America Merrill Lynch. Pero también se han unido el ICO, Gas Natural, Repsol o Adif. El resultado es que España es el quinto país del mundo en sus cifras de emisión, por detrás de Estados Unidos, China, Francia y Alemania.

La previsión nacional también es al alza. «Por el lado inversor, cada vez se abren más fondos dedicados a estos activos y los emisores no pueden ignorar esta tendencia. Creemos que va a seguir con fuerza en 2018», aseguró Fernando García, codirector de Mercados de Capitales de Société Générale en España, con motivo de la presentación de las perspectivas de esta entidad para los mercados de financiación este año.

Y en España hay campo para la expansión, sobre todo porque los grandes bancos se han quedado al margen por ahora. Ni Santander, ni BBVA, CaixaBank, Bankia o Sabadell han realizado emisión alguna. Sí han estado al otro lado. Han ayudado a las empresas a colocar bonos sostenibles y han sido los financiadores de préstamos verdes. Pero no han emitido en nombre propio y eso que en el mundo la tendencia es la contraria: las corporaciones financieras figuran a la cabeza del volumen vendido en bonos verdes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *