Guardaparques: a un año del anuncio de la portación de armas sigue la incertidumbre

Desde la Agumis recordaron que en diciembre de 2013 el subsecretario de Ecología, Juan Manuel Díaz, confió que se habían iniciado las gestiones, “De Blodek a Viviana Rovira hubo guardaparques que se fueron buscando mejores horizontes”.

Fuente: Primera Edición

POSADAS(18/1/2015).-. “Estamos cansados de palabras, que nos digan que van a trabajar en el tema de la portación de armas. Cansados que funcionarios de primera línea nos digan que hay que penalizar las infracciones ambientales, cuando están ahí para ejecutar, para desarrollar políticas, para trabajar y llevar las palabras a los hechos. Esta fue la consigna del gobierno del Frente Renovador durante muchos años, pero no pasa en el Ministerio de Ecología”. Con este párrafo, el presidente de la Asociación de Guardaparques de Misiones (Agumis), Diego Ciarmiello, resumió el ánimo de sus camaradas ante el anuncio efectuado por el subsecretario de Ecología y Desarrollo Sustentable, Juan Manuel Díaz, sobre el inicio de las gestiones para la tenencia y portación de armas por parte de los Guardaparques de Misiones, tema al que el mismo funcionario había dado por hecho a principios de diciembre de 2013.

 

Aseguró que del tema volvió a hablarse hace ocho meses durante una reunión en un momento coyuntural, donde se produjo una serie de hechos relacionados a la caza furtiva, que tuvieron mucha repercusión mediática. “Frente a eso hubo una reunión con los delegados donde se les comunicó que hay una gestión del ministerio que la titular de la cartera encomendó para lograr la tenencia colectiva de armas. Pasaron ocho meses y ahora lo vuelve a anunciar en una entrevista. Hechos, no palabras”, insistió.

A su entender, “hubiera sido un paso adelante si hubiésemos logrado la tenencia colectiva de armas pero quedan siete meses de gestión. Después hay que comprar las armas, hay que hacer exámenes psicológicos. Nosotros necesitamos no sólo la portación de armas, sino en el estatuto, un capítulo que reglamente la portación de armas, el poder de policía, el régimen procedimental, la apoyatura jurídica que nos brinde el ministerio. Son un montón de aspectos. Esto hubiera sido un paso más”.

 

Ciarmiello, afectado al Parque Provincial de las Sierras, a 25 kilómetros de la localidad de San José, sostuvo que a esta altura, “no deja de ser un trámite que está en una vía administrativa que no sabemos cuanto tiempo más va a llevar. Si esto sale, vamos a reconocer que es un paso más. Pasaron tres años de gestión y la situación de los guardaparques es precarísima. Hay ausencia de políticas claras, tenemos un subsecretario al que no creemos, y quince guardaparques que ya se fueron”.

 

Cero acompañamiento

Manifestó que el Cuerpo de Guardaparques está pidiendo, a través de las organizaciones que los representan, una ley que reglamente todo el abanico de las acciones que llevan adelante. Es que para la Agumis, la cuestión medular pasa por atender las falencias que tiene el sistema de Áreas Protegidas, los Parques Provinciales y los Guardaparques en cumplimiento de sus funciones, de manera seria y de raíz. Y en estos tres años “no hemos logrado que haya un acompañamiento del Ministerio de Ecología en este aspecto, en trabajar sobre las cuestiones de raíz que nos están afectando”.

Mencionó que frente a esta situación, “somos muy responsables frente el rol que nos ocupa que es proteger las áreas, un legado para las generaciones futuras no sólo para las presentes”. Por eso desde Agumis trabajan en convenio con la Universidad Católica de Santa Fe, con distintos actores, sociales, ambientales, “en construir futuro para nosotros como funcionarios protectores y gestores de las áreas y para los parques, con un máximo de responsabilidad”.

Adelantó que la asociación seguirá trabajando en la confección del estatuto. “Éstas son cuestiones de raíz, y tienen que ver con compañeros que hace 20 años trabajan y no pueden jubilarse; compañeros con condiciones de salud precarias que no pueden tomarse vacaciones porque les descuentan las guardias; compañeros con enfermedades graves que no pueden presentar certificado porque pasarían por lo mismo y cada guardia significa casi 500 pesos. Hay otros que tienen mala liquidación de haberes desde hace dos años y son quienes tuvieron un rol activo en la lucha como el “No” al camino en el Moconá o denuncias por caza furtiva. Hasta hoy no se le dio una respuesta, simplemente se argumentó que corresponde a un error administrativo”, dijo. Según Ciarmiello, existe una serie de hechos que hacen que “junto a nuestro abogado, Alejandro Acosta, nos veamos obligados a analizar acciones judiciales a nivel nacional, denuncias al Ministerio de Trabajo, al área de Derechos Humanos del Congreso de la Nación”, entre otros.

Mediante el estatuto buscarán reglamentar absolutamente todo el abanico de actividades que desarrollan los guardaparques y técnicos del sistema de Áreas Naturales Protegidas: desde el color del uniforme hasta el régimen jubilatorio, el régimen de la mujer guardaparque en su condición de madre y de jefa de hogar. “Hoy, al no estar reglamentada la ley, tienen que irse del sistema, renunciar a su vocación, o irse a un área de bosques, un área administrativa del ministerio que nada tiene que ver con su vocación”, señaló.

Lamentó que en los últimos años “se fueron unos quince colegas porque las condiciones laborales son cada vez peores”. Mencionó que entre el 2006 y 2007 contrataron a más de 50 guardaparques en planta permanente y que a partir de 2009, “desde Horacio Blodek a Viviana Rovira, hay guardaparques que se van del sistema en busca de mejores horizontes o están pensando en irse porque no son contenidos, respetados ni valorados como profesionales. Admitió que incluso la Administración de Parques Nacionales “se están llevando a nuestros mejores hombres a trabajar con ellos. Esto es porque hemos tenido un déficit en políticas relacionadas a los parques y a sus protectores, los guardaparques, que ha generado esto”.

 

Una gestión sin méritos

Son alrededor de 90 los hombres que trabajan en los parques provinciales, algunos en áreas directivas o departamentos. De acuerdo a lo relatado por Ciarmiello, este incremento “tuvo que ver con otra gestión. Si hay un crecimiento de la población de yaguaretés en función del trabajo, de presencia, control, vigilancia, es un logro de los guardaparques de la gestión anterior. No es un logro de Díaz, de Viviana Rovira ni de Blodek. El indicador es que los más de 50 que entraron en el 2006, ejerciendo su trabajo, lograron minimizar el impacto de la caza, que las especies estén en recuperación. Los indicadores para esta gestión es que tenemos quince guardaparques menos, que tenemos un cuerpo sindicalizado, y una asociación enfrentada con ellos”.

 

Al referirse a las tareas diarias, graficó que existen parques que carecen de vehículos y sistemas de comunicación. “En parques de la Zona Sur hay compañeras que hacen la guardia solas, a 25 kilómetros del asfalto, sin comunicación y sin autos, con el peligro que conlleva. Deben caminar un kilómetro y medio hasta un cerro con su celular y su crédito, para que bajen los mensajes y hablar por altavoz”.

 

Reiteró que esas son las condiciones de muchos de los 22 parques que conforman el circuito. “No podés estar solo y sin recursos en el Moconá, que tiene mil hectáreas o en el Urugua-í, de 80 mil hectáreas, que cuenta sólo con ocho guardaparques”.

 

A su entender 90 hombres es un número muy bajo más aún teniendo en cuenta que desde 2007 no se contrataron nuevos guardaparques, “lo que es un indicador de la importancia que se le da a la protección y a los parques provinciales en esta etapa”. Al describir al monte misionero comentó que fue desapareciendo en áreas no protegidas entonces hoy está concentrado en los límites físicos de las áreas protegidas. Dijo que hace 20 años el cazador iba al monte pero no entraba al parque, había más individuos por especie y hacía que los parques no estuvieran tan amenazados. “Hoy la amenaza es total. Desde Brasil, desde Paraguay, incluso en la Zona Centro la caza sigue estando instalada en la sociedad rural. Y las condiciones nuestras se siguen precarizando”.

 

Mujeres sin contención

El titular de la Agumis resaltó el trabajo de las 20 mujeres que engrosan las filas de los guardaparques de Misiones pero que necesitan de un régimen que las contenga ya que las guardias significan siete días de trabajo por siete de franco, completando quince días de guardia al mes. “Lo que se logró en esta provincia es que la mujer esté integrada al compañero, se logró una comunión, respeto, porque conviven en la seccional durante toda la semana. Hay una protección del hombre que es permanente. Pero esta protección tiene que darse desde el Estado, del Ministerio”. Adujo que es un aspecto relevante porque “tenemos compañeras con ataque de pánico, las separaciones son permanentes, es difícil la crianza de los hijos, tienen que abandonar el sistema y trabajar en un área administrativa. Son muchos los aspectos a atender, y los parques no están preparados”.

 

No está a la altura

Ciarmiello volvió sobre sus pasos e insistió con que “no es seria la gestión de la Subsecretaría de Ecología. Díaz demostró en la Cámara de Diputados frente al hecho del camino en el Parque Provincial Moconá, que hay una carencia de seriedad y de profesionalismo. Los que entramos a trabajar en esa época nos preguntamos cómo pudo haber cambiado tanto, todo”.

Recordó que son pocas las provincias que asumieron el rol primario, protagónico, de crear un sistema de Áreas Protegidas y un Cuerpo de Guardaparques. “Las áreas fueron creadas por personas que tuvieron la lucidez para poder visualizar la protección de los recursos naturales como un sistema que esté integrado, las conexiones entre parques, los distintos ambientes. También crearon el guardaparques, con profesionales de primer nivel, con una vocación y un compromiso enormes, y también se creó un Ministerio de Ecología para que esté a la altura de esas dos instituciones, pero desde el 2009, el organismo no está a la altura y por eso hay una situación de confrontación permanente”, reseñó.

“Pedimos sentarnos a construir juntos la solución a los problemas y no hay diálogo sino discursos, palabreríos, muestras de intención, pero no hay hechos. Frente a eso nos organizamos y nos pusimos a trabajar en la construcción del futuro”, aseveró.

 

 

A ocho meses, ni un ladrillo

 

El delegado Evaristo Sosa comentó que mantuvieron una reunión formal con el subsecretario de Ecología, la directora de Asuntos Jurídicos del organismo, y otras autoridades, a mediados de 2014. En ese encuentro se firmó un acta donde Díaz mencionó este anuncio. Allí señalaba lo que falta para continuar el trámite ante el Registro Nacional de Armas (Renar) que debe cumplimentar una especie de auditoría de lo que son los depósitos donde se almacenarán las armas, que deben ser levantados por el Ministerio de Ecología. “El ministerio tiene que disponer de lugares específicos para el resguardo de las armas, el personal del Renar viene, audita para ver si están dadas las condiciones de seguridad y ahí recién se puede proseguir con el trámite para que el organismo pueda registrarse como usuario colectivo de armas de fuego. Cuando eso sucede, podremos avanzar de manera tangible en lo que es la portación. Hasta tanto el ministerio no cumpla esos pasos, el Renar no autorizará nada. Lo que se plantea ya nos dijo el subsecretario hace ocho meses atrás”, rememoró.

Clarificó que “no es una cuestión de competencia nuestra. Si el Renar le dijo cuáles son las características que deben tener esos depósitos, que lo hagan, y lo antes posible. Pero ocho meses después no se puso un ladrillo para levantar esas armerías”.

Como delegados gremiales “creemos que las declaraciones de Díaz obedecen a las fotos publicadas de los cazadores brasileños, que se manejan con total impunidad a 20 metros del límite argentino. Y nosotros no tenemos ningún tipo de apoyo institucional pero tampoco de resguardo o elementos de seguridad para poder actuar en esas situaciones ante las que nos enfrentamos todos los días. Entonces para nosotros los anuncios son poco creíbles”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *