Cuba dice sí a la biodiversidad

Medio ambiente

Según datos oficiales del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), la cobertura vegetal del territorio nacional creció un 0,3 por ciento más que en similar período del año anterior, por lo que se espera alcanzar el 2008 con el 25 por ciento de reforestación.

Fuente: Radio Rebelde

CUBA (20/6/2006).- Con un 24,5 por ciento de su territorio cubierto de bosques y 263 regiones comprendidas en el sistema nacional de áreas protegidas, Cuba avanza por el camino de preservar la biodiversidad, un reto incluso para naciones de alto desarrollo en el mundo globalizado de hoy. Según datos oficiales del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), la cobertura vegetal del territorio nacional creció un 0,3 por ciento más que en similar período del año anterior, por lo que se espera alcanzar el 2008 con el 25 por ciento de reforestación. Sobresale el sistema nacional de áreas protegidas, regulado por la Ley 201 de 1999, bajo la rectoría del CITMA, que abarca parques nacionales, reservas y elementos naturales destacados, refugios de fauna, paisajes naturales y reservas florísticas. En función del estudio y la investigación forestal, de la flora y la fauna laboran especialistas de los Institutos de Ecología y Sistemática, de Geografía Tropical, de Geofísica y Astronomía, y de Meteorología, así como la Agencia del Medio Ambiente con un trabajo de control y fiscalización de los programas vigentes. La reforestación, el cuidado de las especies en peligro, la seguridad biológica, el control de especies exóticas e invasoras, la regulación del comercio y la reducción de la carga contaminante no son simples palabras, sino el quehacer cotidiano en aras de que sobrevivan más de 16 mil especies de la fauna terrestre (44,59% de endemismo), más de siete mil de la flora y unas nueve mil de fauna marina. Opinan los expertos que la relativa antigüedad de una gran parte del territorio cubano que data del Eoceno superior y de lugares con condiciones geográficas y clima extremos, han favorecido el alto desarrollo de especies autóctonas. Signataria de varios convenios internacionales como el de Biodiversidad y con un trabajo prestigioso y reconocido en la esfera ambientalista, la isla pertenece a la convención RAMSAR, relativo a humedales de importancia internacional, y al CITES, que regula el comercio de especies amenazadas. Por Miriam Zito Colaboradora de Rebelde Junio 20 del 2006, 1:30pm

Fuente: Radio Rebelde

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *