Vivero DKM S.A. aumenta su oferta en 2007 y apunta a escala la producción de cutting

Entrevista al ingeniero forestal Diego Alegranza, de Eldorado, Misiones

Con una fuerte apuesta a la inversión en tecnología y mejoras genéticas, el vivero que administra Alegranza hace más de once años sigue en crecimiento. “La producción de 2006 está colocada en su totalidad, hubo mayor demanda que en 2005. Y de la capacidad actual de 3,5 millones de plantines en contenedores aumentaremos el próximo año a 5,5 millones”, sostuvo el ingeniero.

Por Patricia Escobar

MISIONES (2/3/2006).- Tras el incremento en la demanda de plantines registrado en 2005 -en comparación al año anterior-, y la colocación casi total de la producción para la campaña 2006, en el noreste argentino los viveros ya planifican incrementar su oferta para 2007. En el caso del Vivero Forestal DKM SA, de Eldorado, está orientado hacia la mayor incorporación de tecnología y mejoras genéticas; en este marco el desafío actual es la producción a través de cutting (clonación mediante estacas) para los géneros Pinus y Eucalyptus. El administrador del vivero DKM -y socio de la firma junto al empresario Daniel Durán de Selva SRL)-, ingeniero Diego Alegranza, afirmó que “el 2005 lo cerramos bien, tuvimos complicaciones en cuanto a lo climático que nos afectó principalmente por los plazos de entrega corridos, pero en la campaña de este año comenzamos muy bien, y ya está prácticamente toda la producción vendida, quedando algún sobrante, pero en los niveles previstos”. Alegranza lleva once años al frente del vivero, con el rol de administrador, y gran entusiasmo por incorporar año tras año a su empresa las principales tecnologías, con el desafío presente de lograr la producción en escala mediante cutting. De esta manera, el vivero se fue transformando. En 1994 comenzaron el proceso de reemplazo de la producción de raíz libre al sistema de contenedores. En la actualidad tienen una capacidad de 3,5 millones de plantines en contenedores. “Prácticamente ya no hacemos más raíz libre por política de la empresa, que decidió apuntar a la mejor tecnología disponible tanto genética como comercial”, explicó. Es que, sería contradictorio trabajar con los mejores materiales genéticos y los más caros, con un sistema productivo ya considerado anticuado, porque se vuelve ineficiente. “Por eso apuntamos siempre a una inversión grande, donde el crecimiento de la empresa es más lento, pero aprovechamos los años buenos de forestación y aguantamos los años malos, por ejemplo ahora estamos otra vez creciendo, por lo cual planificamos en 2007 aumentar la producción para llegar a los 5,5 millones de plantines en contenedores”, adelantó en la entrevista con ArgentinaForestal.com. negrita/Preferencia del cliente/negrita Para la campaña 2006, DKM ya tiene toda la producción colocada, de la cual un tercio es pino híbrido en P. elliottii x P. caribaea var. hondurensis, y otro tercio es P. taeda, en tanto que un 20 por ciento se reparte entre Eucalyptus, y en menor medida araucaria y grevillea, dos especies que siempre se mantienen vigentes. “En araucaria se mantiene siempre una producción pequeña porque hay un pool de productores que todos los años plantan”, remarcó el ingeniero, en tanto que sobre grevillea indicó que “es una especie de madera de color que está comenzando a interesar a los forestadores de la zona norte de Misiones”. negrita/Expectativas/negrita Dado el incremento paulatino que se vivió en las dos últimas campañas respecto a las anteriores, y la tendencia a continuar ese proceso en 2007, Alegranza indicó que para el año que viene ya están proyectando ampliaciones, con inversiones en tecnología para la producción de cutting y para el incremento en la escala. “En la actualidad tenemos una escala mínima de producción que alcanzamos para ser competitivos. La política de la empresa es poder ofrecer un plantín con una tecnología superior pero sin aumentar mucho el precio, es que a nivel mundial, y esto fue histórico, la relación entre el precio del plantín en contendedor es tres veces el de raíz libre”, señalo, y agregó que “nosotros sólo lo estamos llevando a dos veces más”. La ventaja de la producción en tubetes es que el plantador ya no depende de las condiciones meteorológicas, pudiendo forestar cuando le sea conveniente, “queremos que de febrero se pase a plantar en abril sin inconvenientes ni pérdidas económicas”, explicó. negrita/Ley 25.080/negrita Pese a que DKM no trabaja con la modalidad de entregar los plantines a cuenta (el productor paga cuando percibe el incentivo forestal), Alegranza reconoció que “cada vez que el Estado cumple con el pago se produce una mayor dinámica entre los clientes, quienes forestan un poco más, y también lo vemos reflejado en el pago consistente”. De todas maneras, la empresa también responde a la tendencia de trabajar con firmas y productores que mantienen el nivel de plantación constante en el tiempo. negrita/Procedencia/negrita DKM tiene su producción basada en el abastecimiento de los huertos semilleros del Inta, semilla importada de Australia en el caso del híbrido, de rodales semilleros locales, y también compraron un porcentaje importante de huertos semilleros de Estados Unidos. En tanto, para la presente campaña se registró una suba en el precio de los platines, que según Alegranza tiene su principal explicación en la incidencia de la mano de obra, “que sufrió incrementos en forma paulatina, lo cual influyó mucho sobre los costos de producción”. Otro de los elementos que impactaron fue lo referente a tecnología en fertilizantes, “recién a partir de 2005 hubo una oferta de la misma tecnología pero de origen nacional, todos los fertilizantes que utilizábamos eran importados y estábamos atados a la suba en dólares que dependía de los distribuidores mayoristas”, comentó. “En la actualidad tenemos oferta de productos con la misma tecnología y calidad pero hechos en Argentina, más baratos, de esta manera lo que por un lado subió, ahora se mantiene o bajó. Pero, en general, podemos decir que tres factores influyeron en la suba de precios: mano de obra en primer lugar, energía en segundo, y algunos insumos en tercer lugar”, recalcó. De esta manera, el precio de los plantines de DKM oscila entre los 145 y 170 pesos (más IVA) las mil plantas a raíz desnuda, y en contenedores el Pinus taeda ronda entre los 280 y 290 pesos más impuestos las mil plantas, dependiendo si son de huerto o rodal semillero. En la variedad caribaea el valor es de 300 pesos las mil plantas, de 520 a 550 las mil plantas de híbrido (todo en contenedores), y 210 pesos los mil plantines de Eucalyptus, en todos los casos hay que agregarle el IVA. negrita/Avances incorporados/negrita Este año fue el primero de producción de cutting de taeda en escala en DKM, con 13 mil plantas, experiencia en la cual están tomando también sus recaudos porque todavía no saben “si el mercado va a poder o querer pagar el precio que cueste el plantín producido bajo este sistema”. En cuanto al promedio de plantas por hectárea, indicó que en nuestra zona, “por más que tengamos un material genético excelente, no podemos bajar las densidades de plantación, tanto como probablemente puedan hacerlo otras regiones por el sotobosque, es decir, hay un alto nivel de competencia con las malezas”. “Probablemente en Corrientes un productor pueda seleccionar plantines de calidad y plantar 500 platines por hectárea, gasta menos y ya apunta a un buen material, no hace falta selección. Sin embargo, en Misiones no podemos hacer eso, por el nivel de competencia con la maleza que no te permite una buena sobrevivencia con pocas plantas por hectárea, por lo cual hay que apostar a mil plantas por hectárea como mínimo, y eso tiene un costo alto”, continuó. Es por eso que, en esta campaña, están comenzando con un cinco por ciento del total de la producción en taeda por medio de cutting, pero esperan incrementarla para 2007 y, por primera vez, DKM va a salir a precio del mercado y están expectantes de cómo esto jugará en su negocio. “Este es el principal desafío que nos planteamos en nuestro vivero: apuntar a la producción de cutting en escala”, reafirmó. Asimismo, añadió, “no creo que lleguemos a la capacidad total en cutting, tanto nuestros clientes como nosotros vemos necesario continuar con plantines de semillas, seguir apostando a la calidad genética, no a tanta uniformidad. Es que más allá de las ventajas, el diferencial de crecimiento y forma, debemos seguir manteniendo la flexibilidad que presenta nuestro mercado. Y ese tipo de silvicultura clonal acota mucho la flexibilidad aunque, finalmente, será el mercado el que nos irá llevando hacia los cambios necesarios”. negrita/Bosque nativo/negrita Respecto a las especies naturales, comentó que están trabajando en poca producción, “la cuestión es que son muchas especies y cada una tiene un sistema de viverización que todavía no sabemos cuál es el ideal para el negocio, porque el ideal para la planta no es tan rentable, práctico u operativo. Por ejemplo, el ideal para la planta es poder tenerla dos o tres años en el vivero en una maceta enorme, y para eso es necesario una parquización”. cursiva/Más información en la Revista ArgentinaForestal.com Nº 28/cursiva

Por Patricia Escobar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *