¿Hay suficiente madera?

En un artículo publicado por Lauri Hetemäki, de la Universidad de Helsinki y Marc Palahí, director de EFI (Instituto Forestal Europeo) señalan que aún hay pocos estudios sobre el efecto neto del desarrollo de la bioeconomía forestal sobre la demanda de madera en rollo. “Nos basamos en gran medida en conjeturas e información de consultores, y en estudios que no toman en cuenta los principales cambios estructurales que los mercados de la madera han enfrentado y enfrentarán en el futuro”, advierten los especialistas europeos.

 

Fuente: EFI 

 

FINLANDIA (25/12/2022).- Recientemente, Jason Mitchell argumentó que “el cero neto podría aumentar la demanda mundial de madera, poniendo en riesgo los bosques del mundo” y que enfrentaremos escasez de madera en el futuro. Concluyó que “Actualmente, la humanidad está pidiendo demasiado a los bosques del mundo” (Mitchell 2022). Aquí, nos preguntamos si este es realmente el caso.

En general, se piensa que el desarrollo de la bioeconomía forestal aumentará la demanda de recursos madereros. Al mismo tiempo, existe una demanda creciente de bosques, por ejemplo, para fines de secuestro de carbono y biodiversidad. Por lo tanto, a menudo se concluye, como lo hace Mitchell, que la escasez de recursos madereros aumentará en el futuro.

Tal vez sí, o tal vez no. En Hetemäki  (2020) especulamos: ¿Cuál será la demanda futura de madera en rollo? Nuestra conclusión fue que realmente no sabemos si hay suficiente madera para propósitos futuros, depende de muchos factores.

Pocos estudios sobre el tema han puesto de manifiesto el hecho de que en realidad no sabemos cuál será el efecto neto del desarrollo de la bioeconomía forestal sobre la demanda de madera en rollo.

Sí, los nuevos bioproductos suelen aumentar la demanda de madera. Por otro lado, muchos de estos productos aprovechan los flujos secundarios de los productos actuales (lignina, astillas de madera, aserrín, etc.) y no aumentan la demanda de madera en rollo como tal.

Es muy probable que el desarrollo tecnológico, el aumento del uso en cascada y la circularidad reduzcan el uso futuro de madera por unidad de producto final. En otras palabras, se hace más con menos.

La demanda de algunos productos de la industria forestal actual está disminuyendo, especialmente el papel utilizado con fines de comunicación. Si, por ejemplo, el consumo mundial de papel de comunicación descendiera en 2050 al mismo ritmo que en los últimos 15 años, supondría una reducción de la madera industrial para este fin en unos 450 millones de metros cúbicos. Es decir, más que toda la producción de madera industrial de la UE27 en 2020 (378 Mm3).

A largo plazo, también se vislumbra una disminución en el uso energético de la madera. A nivel mundial, aproximadamente la mitad de la producción de madera se destina a fines energéticos y la otra mitad a fines industriales.

En África, alrededor del 90% del consumo de madera tiene fines energéticos, y en Asia el 57%. Con el desarrollo de otras formas de energía (solar, eólica, hidroeléctrica, etc.) y el uso de tecnologías de dendroenergía más eficientes en el uso de los recursos, la demanda de madera en rollo con fines energéticos puede ser varios cientos de millones de metros cúbicos menor en las próximas décadas.

Por otro lado, la historia muestra que el consumo de madera en rollo ha aumentado bastante moderadamente a pesar del rápido crecimiento económico y demográfico (ver la Figura a continuación).

Por ejemplo, entre 2000 y 2020, el consumo mundial de madera en rollo aumentó solo un 12 %, a pesar de que el PIB real creció un 70 % y la población un 27 %.

World Roundwood Consumption, GDP growth (real) and Population growth from 2000 to 2020. Series indexed to 100 in 2000.

Figure source: Lauri Hetemäki; Data Sources: FAOSTAT, World Bank, United Nations Population Data.

A menudo se piensa que existe una compensación entre el desarrollo de la bioeconomía forestal y la biodiversidad y los sumideros de carbono forestal. Por lo tanto, se concluye, como lo hace Mitchell (2022), que las crecientes necesidades de biodiversidad y sumideros forestales inevitablemente reducirán el suministro futuro de madera para fines de bioeconomía.

Sin embargo, parece que la cuestión no es tan sencilla. Algunos estudios muestran que la existencia de compensaciones o sinergias entre la producción de madera y la biodiversidad y los sumideros de carbono forestal depende del contexto específico y de las medidas de manejo forestal que se tomen (Biber et al. 2020, Díaz-Yáñez et al. 2020, Vera et al. 2022).

Esta conclusión parece estar apoyada también por la evidencia histórica. El desarrollo de los recursos forestales de la Unión Europea desde la década de 1950 muestra que es posible aumentar la producción de madera, mientras se acumula más carbono y se expande el área forestal y las áreas protegidas (ver la Figura a continuación).

Al examinar los datos con más detalle desde 1990, se muestra que la superficie forestal de la UE27 ha aumentado en 14 millones de hectáreas (10 %), lo que equivale a casi la superficie total combinada de Austria, Bélgica y los Países Bajos (Hetemäki, Kangas y Peltola 2022).

De 1990 a 2020, el volumen de madera en los bosques de la UE27 (las existencias en formación) aumentó en un 42 % y las reservas totales de carbono en los bosques en un 43 %.

El área de protección forestal es un concepto más ambiguo y diferentes fuentes han proporcionado diferentes estadísticas. Sin embargo, según EUROSTAT “la superficie forestal con función protectora” ha aumentado en la UE27 de 18,4 millones de hectáreas en 1990 a 38,1 en 2015 (último año con datos disponibles), es decir, se ha duplicado[1].

Sin embargo, entre 1990 y 2020, la UE27 también aumentó su producción anual de madera en rollo en un 29 %. En resumen, la UE ha aumentado sustancialmente la producción de madera en las últimas décadas, pero también ha aumentado la superficie forestal, las reservas de carbono forestal y la protección.

Tal desarrollo ha sido posible debido a muchos factores diferentes, pero uno de ellos ha sido las importantes inversiones a largo plazo para la gestión forestal y la innovación (Mauser 2021). Estas inversiones también han sido un factor necesario detrás del hecho de que, con solo el 4 % de los bosques del mundo, la UE proporciona más del 40 % del valor de las exportaciones mundiales de productos forestales (Hetemäki, Kangas y Peltola 2022).

Debido a esta importante posición, la UE tiene la oportunidad de desempeñar un papel importante en la innovación de bioproductos nuevos y más eficientes en el uso de los recursos y avanzar en la sustitución de materias primas y productos de origen fósil, es decir, ayudar a mejorar la producción y el consumo sostenibles.

Por otro lado, un informe reciente del Banco Mundial (2022) destaca por qué la restauración de ecosistemas (incluida la restauración forestal) no ha logrado aumentar a pesar de la cantidad de iniciativas y compromisos internacionales en los últimos años. El informe muestra que para tener éxito se requiere un enfoque de financiación múltiple que reúna a inversores públicos, filantrópicos e institucionales, así como a corporaciones que necesitan descarbonizar las cadenas de valor de productos globales.

Este tipo de financiación es la clave para poder restaurar cientos de millones de hectáreas de paisajes degradados y deforestados para 2030, como p. requiere el Desafío de Bonn.[2] Se ha proyectado que los mercados de financiamiento sostenible de la cadena de suministro alcanzarán un tercio del financiamiento total de la cadena de suministro, o US$660 mil millones para 2030 (Bancilhon et al., 2018).

Muchos sectores empresariales, como la industria de la moda, la construcción y el embalaje, necesitan cambiar sus cadenas de valor por cadenas no fósiles, sostenibles y rastreables. En esto, las soluciones a base de madera jugarán un papel cada vez más importante. Por lo tanto, es probable que la bioeconomía forestal desempeñe un papel importante a través del cual se pueda implementar la financiación privada a escala para la restauración forestal.

Las sinergias entre la creciente demanda de productos de bioeconomía y la restauración forestal no solo son posibles, sino que deben ser una estrategia importante para abordar la crisis climática y de biodiversidad.

Es preocupante que a nivel mundial la deforestación haya continuado en este siglo, aunque a un ritmo más lento que en el siglo XX. Pero en términos de existencias de madera en crecimiento, los datos de la FAO muestran un aumento de 250 millones de metros cúbicos en este siglo. Por lo tanto, teóricamente hay un poco más de madera disponible ahora que hace dos décadas.

Sin embargo, en términos de disponibilidad ambiental y socioeconómica de esto, no está claro cuánto podría suministrarse realmente a los mercados. De hecho, parece evidente que también se necesitan nuevas plantaciones forestales, sobre todo debido al aumento esperado en la construcción con madera. Mishra et al. (2022) argumentan que se necesitaría un aumento de las plantaciones forestales de 149 millones de hectáreas para el año 2100 para la construcción con madera, y que esto “… es posible sin mayores repercusiones en la producción agrícola”.

Resumen

En resumen, el impacto neto de los diferentes impulsores de la oferta y la demanda mundial de madera en rollo es incierto. Esta incertidumbre se ve aumentada por el hecho de que el tema apenas se estudia. Nos basamos en gran medida en conjeturas e información de consultores, y en estudios que no toman en cuenta los principales cambios estructurales que los mercados de la madera han enfrentado y enfrentarán en el futuro.

Esto es particularmente desconcertante, considerando cuán importante es el problema. ¡Deberían invertirse más recursos y esfuerzos para realizar una investigación sistemática sobre la oferta y la demanda mundial de madera en rollo!

 

 

References

Bancilhon, C., Karge, C. and Norton, T. 2018. Win-Win-Win: The Sustainable Supply Chain Finance Opportunity. Paris: Business for Social Responsibility. https://www.bsr.org/en/reports/win-win-win-the-sustainable-supply-chain-finance-opportunity

Biber, P., Felton, A., Nieuwenhuis, M., Lindbladh, M., Black, K., Bahýl, J., Bingöl, Ö., Borges, J.G. et al. 2020. Forest biodiversity, carbon sequestration, and wood production: modeling synergies and trade-offs for ten forest landscapes across Europe. Frontiers in Ecology and Evolution, No. 8. e547696. https://doi.org/10.3389/fevo.2020.547696

Díaz-Yáñez, O., Pukkala, T., Packalen, P., Lexer, M. & Peltola, H.  2020. Multi-objective forestry increases the production of ecosystem services. Forestry 94:1–9. https://doi.org/10.1093/forestry/cpaa041

Hetemäki, L., Palahi, M. & Nasi, R. 2020. Seeing the wood in the forests. Knowledge to Action, No.1, European Forest Institute. https://doi.org/10.36333/k2a01

Hetemäki, L., Kangas, J. & Peltola, H. (eds.) 2022. Forest Bioeconomy and Climate Change. Springer Cham. https://doi.org/10.1007/978-3-030-99206-4

Hurmekoski, E., Jonsson,R., Korhonen, J., Jänis, J., Mäkinen, M., Leskinen, P. & Hetemäki, L. 2018. Diversification of the forest industries: Role of new wood-based products. Canadian Journal of Forest Research,  48(12). https://doi.org/10.1139/cjfr-2018-0116

Mauser, H. 2021. How have forest resources in the European Union developed? https://efi.int/forestquestions/q15

Mishra, A., Humpenöder, F., Churkina, G. et al. 2022. Land use change and carbon emissions of a transformation to timber cities. Nature Communications 13. https://doi.org/10.1038/s41467-022-32244-w

Mitchell, J. 2022. Net zero could drive up the global demand for timber, putting at risk the world’s forests. Investment Monitor, 9 November 2022. https://www.investmentmonitor.ai/analysis/net-zero-drive-up-global-demand-timber-forests

Vera, I., Wicke, B., Lamers, P., Cowie, A., Repo, A., ……, van der Hilst, F. 2022. Land use for bioenergy: Synergies and trade-offs between sustainable development goals, Renewable and Sustainable Energy Reviews, Vol 161. https://doi.org/10.1016/j.rser.2022.112409.

World Bank 2022. Scaling Up Ecosystem Restoration Finance: A Stocktake Report. World Bank, Washington. https://openknowledge.worldbank.org/handle/10986/38311


[1] https://ec.europa.eu/eurostat/databrowser/view/for_profnc/default/table?lang=en  Data for this time series is incomplete, as only 9 member states have reported data from 1990 and 17 from 2000 onwards. For the 17 countries that have time-series from 2000 to 2015, the protected area has increased from 27.6 Mha to 31.5 Mha.

[2] www.bonnchallenge.org

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.