COP27 | Comenzó en Egipto la conferencia sobre cambio climático

La Cumbre del Clima dio inicio este domingo 6 en Egipto con casi 200 países invitados. Su objetivo, hasta el 18 de noviembre, es encontrar acuerdos para paliar los cada vez más graves impactos del cambio climático con los problemas añadidos de la guerra y la crisis económica. Reunirá a unos 120 jefes de Estado y de gobierno, y se perfila como un escenario de batalla entre los países ricos y pobres acerca de la financiación de ese combate contra el impacto del cambio climático.

 

Fuente: EuroNews, TÉLAM,

 

EGIPTO (6/11/2022).- En los últimos meses, una cascada de catástrofes climáticas han causado miles de muertos, millones de desplazados y miles de millones de daños materiales. En ese marco, inició este domingo 6 de noviembre

Más de 40.000 participantes se han inscrito en las conversaciones de este año en la COP 27. Su presidente, Sameh Shoukry, indicó que, “en aras de una aplicación eficaz de las promesas y los compromisos, necesitamos una participación más eficaz y amplia de todas las partes relevantes de los actores no estatales cuyo papel es igual de importante que el de los Estados, es decir, el sector privado”.

El presidente electo COP27, HE Sameh Shoukry, se dirige a los enviados y delegados climáticos en la sesión plenaria de apertura.

 

 Al evento asistirán más de 120 líderes mundiales, muchos de los cuales intervendrán en un evento de alto nivel los días 7 y 8 de noviembre, mientras que se espera que el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llegue a finales de la semana. China, India y Rusia son las grandes ausentes.

 

La conferencia anterior, en Glasgow, Reino Unido, en 2021, no estuvo a la altura de las expectativas en ninguno de los aspectos principales, según los ambientalistas.

Naciones Unidas ha lanzado una advertencia: los últimos ocho años son los más cálidos registrados hasta la fecha. Será muy difícil alcanzar el compromiso del  Acuerdo de París de no superar los 1,5 grados de aumento de la temperatura respecto a los niveles preindustriales.

Se esperaba un compromiso firme de los participantes para bajar a cero las emisiones de dióxido de carbono para 2050, una meta pensada para limitar el calentamiento global a entre 1,5 y 2 ºC para fin de este siglo en relación a la era preindustrial, tal como se acordó en la COP21 de París, en 2015.

Para ello es necesario reducir un 45% de las emisiones de aquí a 2030, con respecto a 2010. Y un 100% para 2050 0 2052. Sin embargo, los acuerdos firmados conducen a un aumento de la temperatura promedio de entre 2,4 y 2,6 ºC, según un informe de la ONU publicado hace dos semanas.

El otro punto que quedó pendiente es el financiamiento de 100.000 millones de dólares anuales que los países desarrollados se comprometieron a aportar para los países en desarrollo para mitigación y adaptación durante cinco años desde 2020.

Y en este punto hay dos problemas: por un lado, que el dinero para la conversión verde, que estaba previsto que se canalice a través de préstamos, subvenciones y transferencias directas, nunca llegó; y por el otro, que los países en vías de desarrollo quieren más bien un aporte para la creación de un fondo para “pérdidas y daños”, un especie de seguro que compense a las naciones más vulnerables al clima por los daños causados por unas emisiones que no crearon. No es el caso de China, por cierto, primer emisor de gases pese a ser una nación emergente o en desarrollo. India, tercer economía del mundo, es también un gran emisor, pese a ser una sociedad subdesarrollada.

El ránking de países emisores de gases de efecto invernadero está de hecho dominada por naciones en desarrollo:

China: 11,680.42 (millones de toneladas de CO2)
EEUU: 4,535.30
India: 2,411.73
Rusia: 1,674.23
Japón: 1,061.77
Irán: 690.24
Alemania: 636.88
Corea del Sur: 621.47
Arabia Saudita: 588.81
Indonesia: 568.27
Fuente: European Union’s Emissions Database for Global Atmospheric Research (EDGAR)

Link: https://worldpopulationreview.com/country-rankings/co2-emissions-by-country

Pero los activistas ven un papel clave en la COP27 de Africa y América Latina, el “sur global”.

“La COP27 tiene una particularidad, y es que ocurre en África, y eso pone de manifiesto la importancia de poner en el centro cómo hoy día los países y las comunidades más vulnerables se están viendo afectadas por el cambio climático, en un contexto donde ellos no han sido los responsables de esta crisis”, subrayó en diálogo con Télam Estefanía González, coordinadora de campañas de Greenpeace.

Los compromisos en materia de pérdidas y daños han sido los grandes ausentes durante mucho tiempo, pero ahora están en el centro de la agenda de la COP27. “Acá la petición es bastante clara. Tiene que haber un mecanismo financiero que asegure que pueda llegar financiamiento a los países que ya están sufriendo las pérdidas y los daños producto del cambio climático”, afirmó la experta chilena González antes de viajar a Egipto para participar de la conferencia.

Sin embargo, mientras Egipto y los activistas climáticos esperan que sea la COP africana, es probable que la crisis energética que afecta a Europa por la invasión rusa de Ucrania acapare la atención y las negociaciones.

Por otro lado, también hay una deuda pendiente en materia de mitigación, es decir las medidas que se pueden tomar para contrarrestar los impactos ambientales.

Las metas climáticas de los países, las llamadas Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC, por sus siglas en inglés), todavía no son suficientes para poder mantener el aumento de la temperatura del planeta en 1,5 ºC para fines de siglo.

En la COP26, los firmantes del acuerdo se comprometieron a revisar sus compromisos todos los años, en lugar de cada cinco, como lo venían haciendo. Sin embargo, apenas 24 de los 90 firmantes presentaron sus NDC nuevas o revisadas a tiempo para la COP27. Y está claro que para 2030 las emisiones serán mayores que las de 2010, en lugar de ser un 45% menores.

El último informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma ) señala que las políticas actualmente en vigor apuntan a un incremento de la temperatura de 2,8 ºC a fines de siglo, mientras que la ejecución de los compromisos actuales reducirá este incremento en la temperatura a un máximo de 2,4 a 2,6. Muy por encima del 1,5º estipulado

“Cuando se negoció en París, 2,6 era una catástrofe de proporciones inimaginables. Y ahora, de buenas a primeras se dice que vamos hacia 2,6 de mínima sin más y todo el mundo lo acepta”, se espantó la activista argentina Flavia Broffoni.

A esta altura, la conferencia del clima es como “la píldora azul de Matrix”, dijo Broffoni, un placebo para mantener la conversación alrededor de la catástrofe en un nivel en donde todo el mundo sigue la inercia del sistema creyendo que alguien está trabajando para salvar el planeta.

“Lo que debería estar sucediendo es una rebelión ciudadana masiva, simultánea en todo el mundo. La ciencia dice que en menos de 30 años, las tres cuartas partes de la tierra van a estar en sequía permanente”, agregó en diálogo con Télam la especialista en relaciones internacionales, cambio climático y desarrollo regenerativo. La activista no citó la fuente de tan inquietante información.

Si bien en cada una de las conferencias climáticas se han firmado acuerdos para reducir la contaminación, ninguno ha sido vinculante.

“Hay una enorme pregunta que no nos estamos haciendo, que es si (conviene) seguir apostando a estos mecanismos de negociación no vinculantes”, planteó Broffoni.

“Todos los países que son parte del Acuerdo de París incumplen sus compromisos. No hay ninguno que esté en la trayectoria de sus NDC”, subrayó la integrante del Movimiento Extinción Rebelión Argentina (XR), quien dejó de participar en estas instancias por la “disociación atroz” que existe entre las “certezas científicas y las negociaciones diplomáticas”. Extinción Rebelión es una de las organizaciones que realiza atentados contra obras de arte en Europa por estos días.

Frente a este escenario, el activismo verde llega esta año con un reclamo de “justicia climática”: mecanismos democráticos de participación ciudadana directa y vinculante para que la transición sea más justa de lo que va a ser las decisiones las toman solamente los sectores de poder.

La COP27, que se celebrará entre el 6 y el 18 de noviembre, incluirá el lunes una reunión cumbre a la que asistirán unos 125 mandatarios del mundo, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el de Brasil, Jair Bolsonaro.

El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció que tiene intención de viajar, en respuesta a la invitación de la presidencia egipcia de la COP27, aunque no participará del foro de líderes, que queda reservado para los líderes en ejercicio.

Las ausencias más destacadas son la del presidente ruso, Vladimir Putin, y el chino, Xi Jinping, cuyos países son dos de los principales contaminadores del planeta, junto con Estados Unidos, la Unión Europea, India y Japón.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.