Quita de retenciones: disconformidad de PyMEs de Misiones al quedar excluidas del beneficio las posiciones arancelarias de Madera Aserrada, las de mayor participación en exportaciones

La Nación aplicó la medida para la mayoría de los productos de las economías regionales, con la premisa de que a mayor valor agregado, menor sea la alícuota. Pero, en esta oportunidad, no se vieron alcanzadas con la quita de retenciones las exportaciones de madera aserrada (Capítulos 4407 y 4409) que son las que alcanzan a un 90% de las PyMEs madereras del país, y de la provincia en especial. “Esta medida complementa la aplicada en octubre de 2020, a través del Decreto 789/20, que bajó los derechos de exportación”, explican desde FAIMA. Sin embargo, además rige -en la práctica- un incremento del 1% de los Derechos de Exportación para este segmento, incrementado el límite de 3 pesos por cada dólar a un 4,5.Lejos de ser un incentivo, los empresarios advierten que “los números” no cierran y posiblemente este año se reduzcan las exportaciones en el rubro.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

BUENOS AIRES Y MISIONES (6/1/2020).- Mientras que para la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA), las medidas publicadas el 1 de enero en el Boletín Oficial por el Poder Ejecutivo Nacional, vienen a “ordenar y planificar” el esquema con reglas claras para la cadena de valor de la foresto-industria, en el cual se pasó de un peso por dólar a uno de base porcentual, con la premisa de incentivar la exportación con agregado de valor;  empresarios PyMEs de Misiones se mostraron “decepcionados” ante el alcance parcial del beneficio para sectores de la economías regionales con “0” aranceles,  y disconformes con el criterio aplicado por el gobierno nacional.

Las cadenas alcanzadas por la quita de retenciones  son a las exportaciones de Yerba Mate y Té, carne ovina y caprina, huevos, acuicultura, apícola, productos hortícolas (tomate, pimientos, cebolla, ajos, puerros, esparrago, etc), hongos, olivícola, maíz pisingallo, legumbres, papa y mandioca.También la producción de frutos secos, frutas tropicales, cítricos dulces, cítricos, uva en fresco y pasas de uva, cucurbitáceas, frutas de carozo, frutas finas, peras y manzanas, infusiones, semillas, quínoa, especies, alfalfa, alimentos en base a frutas, jugos de frutas y aceites y esencias de cítricos.

“No hay un incentivo al sector de exportaciones de Madera. No contemplaron la quita en dos posiciones (4407 y 4409) que son los productos que exportamos en un 90% los aserraderos e industrias  (tabla rústica, tabla cepillada, madera para construcción, molduras, finger, machimbre, pallet, etcétera)”, dijo Carlos Berninger, exportador y especialista en Comercio Internacional.

Además, explicó que “también aplicaron el incremento al Derecho de Exportación de un punto más (3,5 o 3,6 la alícuota pasó a 4,5%) que llevará a que los números no cierren para la exportación de determinados productos. La realidad es que nos castigaron. Con esta medida, lejos de aumentar las exportaciones de madera desde Misiones, comenzarán a reducirse”, advirtió en forma coincidente con otras opiniones de empresarios madereros de la provincia.

Cabe aclarar que no se aplicó “una suba” de derechos a la exportación a los que tienen 4,5% (materias primas industriales e insumos básicos industriaes), sino que se congeló al nivel promedio de 2020.

“Pero mientras, vamos a pagar por estos productos lo mismos aranceles que los que exportan materia prima sin procesar, como los rollos de calidad aserrable que se van a China por toneladas”, graficó el propietario y exportador de madera de toda la vida, Wilfriedo Glesmann, del aserradero Yerbalito SRL (Santa Ana).

La disconformidad mayor de los PyMEs fue al tomar conocimiento de que la medida alcanzaba la quita de posiciones arancelarias en rubros que no se exportan o se exportan con menor participación en el segmento de la cadena, que son del capítulo 44 (4410, 4411 y 4412) para productos como tableros de partículas o MDF, tableros de fibras, fenólicos o maderas contrachapadas, y OSB.

FAIMA: “Es un esquema amplio e incentiva la agregación de valor”

ArgentinaForestal.com entrevistó al gerente ejecutivo de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA), Dr. Gonzalo Rondinone, quien explicó respecto a la importancia de entender el contexto en que el gobierno nacional aplica las medidas y que, asevera, alcanza con el beneficio a determinados segmentos de la cadena de valor de la foresto-industria, que en otra oportunidad no fueron beneficiados. “Hay que buscar un equilibrio”, explica el directivo.

El 1 de enero de 2021 vencía lo estipulado por el decreto 793/18 que fijaba Derechos de Exportación con un límite de 3 pesos o 4 pesos por cada dólar. Con el nuevo decreto se cambió el esquema unificando todo en una alícuota que sea acorde al grado de agregación de valor del producto exportado. En esa línea, la lógica subyacente propuesta por Nación es que a mayor valor agregado, menor sea la alícuota. “Esta medida complementa la aplicada en octubre de 2020, a través del Decreto 789/20, que bajó los derechos de exportación a 5125 posiciones arancelarias”, expresó Rondinone.

Desde FAIMA consideran que es una medida que ayuda a ordenar y planificar. “Se pasó de un esquema de pesos por dólar a uno de base porcentual. Creemos que el objetivo último debería ser un esquema de 0% de derechos de exportación para la industria manufacturera. El esquema actual busca incentivar el agregado de valor. Sabemos que no es fácil el camino y que presenta algunos desafíos para las PyMES, pero el agregado de valor es lo que en el largo plazo nos colocará en un rol central a nivel internacional”, señaló Rondinone.

Para el directivo de FAIMA, lo que hay que considerar ante la medida es la lógica planteada desde Nación, más allá de la opinión de las Cámaras o Federaciones. “El incentivo es a la agregación de valor para menores alícuotas. Si bien es cierto que la 4407 y la 4409 representan la mayor participación del capítulo 44 no necesariamente son el centro de la medida en este punto (como si lo fueron en la medida de octubre).  La discusión respecto a si suben o bajan radica en el punto de comparación. Si se toma respecto al último valor del año, entonces para ciertas posiciones representa una suba. Si se lo compara con el promedio del año 2020 entonces coincide con ese valor y es una formalización del mismo”, precisó.

Al ser consultado el directivo si la medida era esperada, dado que participan como Federación –junto a la AFoA y AFCP- en el Acuerdo Económico y Social convocado por el gobierno nacional, respondió que “los temas tratados en ese espacio, que luego alimentará al Consejo Económico y Social del país, son amplios y variados para la cadena forestal. No están centrados solamente en el Comercio Exterior. Es importante recalcar también que la cadena forestal debe ser comprendida en su complejidad también como proveedor del mueble”, remarcó.

Seguido, sostuvo que desde FAIMA se planteó ante el Consejo la importancia de la construcción con madera en articulación con el Plan ProCrear, el impulso a la demanda del mueble tanto para el mercado interno como su internacionalización y la búsqueda de regímenes laborales que permitan el empleo de calidad, entre otros temas.

“En octubre la medida benefició a ciertos actores de la cadena, mientras que la medida actual beneficia a otros actores. Por eso, cuando hablamos de cadena es en un sentido amplio. Es un delicado equilibrio que debemos cuidar entre todos”, planteó Rondinone.

Paso a paso

Finalmente, en la entrevista con el gerente de FAIMA, analizó las medidas adoptadas como un incentivo a la exportación de madera en 2021. “Las reglas de juego planteadas por Nación fueron establecidas e indican que a mayor valor agregado menor alícuota. Para que realmente se incrementen las exportaciones, se deberá trabajar en conjunto en varias aristas. Por un lado, en líneas de financiamiento accesibles y a bajas tasas para la renovación de maquinaria o equipamiento. La única forma de ser competitivos a nivel internacional es logrando incrementar la productividad. Nuestro sector, por los vaivenes económicos de la última década, tiene una deuda pendiente en este aspecto”, admitió Rondinone.

Por otro lado, se refirió a la importancia de trabajar muy de cerca con Aduana y los Despachantes para la correcta clasificación de los productos con su posición arancelaria correspondientes.

En este aspecto, sostuvo que se encontraron con varios casos de productos con valor agregado (que responden a la lógica planteada por Nación) “que deberían exportarse por una partida de menor alícuota que luego son reclasificados por Aduana hacia la 4407 o la 4409. De esta manera, la lógica de la medida se pierde en la ejecución”, explicó como uno de los temas a resolver.

De igual forma, consideró que “el primer paso para incrementar las exportaciones es sentar reglas de juego clara. Exportar no es algo que se pueda realizar de un día para otro, y para el que nos compra, el hecho de saber que el producto está disponible sin intermitencias también es una condición necesaria”, dijo.

De esta manera, remarcó que “pensar en un crecimiento de las exportaciones va más allá de una alícuota de retención. Implica una macroeconomía estable, una logística aceitada y un fuerte trabajo comercial. Desde FAIMA continuaremos trabajando para la correcta clasificación de las partidas, la búsqueda de financiamiento para la inversión productiva y la búsqueda constante de destinos de exportación”, concluyó el directivo.

Funcionarios nacionales del Ministerio de Producción explicaron -a través de sus redes sociales- que la agenda hacia adelante es profundizar el camino descendiente de los Derechos de Exportación, calibrando estrategias exportadoras con sectores en el Acuerdo Económico y Social, y continuar en la búsqueda de herramientas PyMEs para incentivar la internalización de valor agregado argentino.

“Los aserraderos PyMEs reducirán las exportaciones de madera en el corto plazo”

Para el empresario del Establecimiento Don Guillermo, Cristian Gruber, la situación es frustrante. “Al contrario de lo que dice y titulan en todos los medios, no fomentarán en nuestro segmento de la cadena las exportaciones. Sí, es cierto que bajaron los Derechos de Exportación a las Posiciones Arancelarias 4410, 4411 y 4412, y que en octubre habían bajado todos los Bienes Finales Foresto-industriales a 0%, pero no impacta esta medida en el grueso de las empresas que exportan. Y venimos pidiendo quitas de impuestos. De estas últimas tres partidas mencionadas, prácticamente es muy bajo lo que se exporta desde Argentina. Beneficia a la multinacional Arauco Argentina y alguna otra; a quienes hoy exportan OSB (4410), pero que es un producto que no se fabrica en el país, y los productos fenólicos, que tampoco se está exportando por los precios bajos que no hacen viable los envíos. Entonces, lo único que se puede pensar es que es una medida recaudatoria, no de impacto para crecer”, comentó el empresario.

Por otra parte, Carlos Berninger (Eldorado), por su parte agregó: “No se entiende el criterio de la Nación, no solo dejaron afuera a las PyMEs madereras de la quita de retenciones que bien nos vendría el beneficio para amortizar los costos y equilibrar los números, sino que en Madera subieron del actual 3.5% 3.6% el Derecho de Exportación a un 4.5% para las Posiciones Arancelarias 4407 y 4409, y esto afecta los costos y mucho a una PyME exportadora, no solo de Misiones. El 90% de las exportaciones de  casi todos los aserraderos PyMEs del país operan bajo estas posiciones”, aseveró Berninger.

“Ese 3.5% o 3.6% es el equivalente estimado actual de los 3 pesos por dólar FOB Exportado. Es decir que, subieron los derechos de exportación en 1% para la Madera, pero no cambiaron los reintegros para las posiciones arancelarias mencionadas, que son las de mayor volumen a nivel nacional”, planteó con total disconformidad el empresario Gruber.

“La verdad que no sabemos el por qué de estas decisiones. Pareciera que son cambios tomados a ligera, sin análisis profundo alguno respecto a la situación que cada sector enfrenta. Lo que sí entendemos que todo nos juega en contra. Lo único que aumento en los últimos meses fue la posición arancelaria 4413 a 4421 (marcos de cuadro, componentes de puertas, piezas de carpintería), que si bien son productos elaborados y está muy bien que se promueva el valor agregado, pero se exporta muy poco. No tiene efecto en las economías regionales esta medida, y no existe tal incentivo dejando fuera del beneficio a otros productos de mayor participación”, consideró el directivo del aserradero Don Guillermo.

Para el empresario, es una medida recaudatoria que en el corto plazo se volverá en contra. “Con esta medida, lo que puedo adelantar hoy, es que se reducirán las exportaciones de los aserraderos PyMEs de Misiones en los próximos meses, porque los números no cierran. Habrá productos que no se podrán exportar”, vaticinó el empresario de Santiago de Liniers, en coincidencia con la visión de Glesmann (Santa Ana) y Berninger (Eldorado).

“Estas medidas que se vienen aplicando no impactan. Con el aumento del combustible, un dólar planchado y otras variables, no es un buen panorama para el sector forestal”, agregó Gruber. Los números “descomunales” de los costos de logística en la Argentina, donde mucho de los insumos está dolarizado, con un costo de flete atado al combustible, hacen que cada incremento nos desestabilicen porque afecta nuestros costos que son números muy finos para mantenernos en el mercado internacional. “El interrogante a responder será si es conveniente seguir exportando o no”, dijo el empresario.

“Para algunos productos, como el pallets, no están cerrando los números con este incremento que comenzarán a aplicar. Además, aplicarán el mismo arancel a la materia prima sin procesar que se va a China que a la madera cepillada o procesada que sale de la industria. Eso no es promover el valor agregado. Habría que restringir o aplicar un mayor costo a la exportación de rollos para que se invierta en industria o se procese en el país la madera que sale al exterior”, explicó Glesmann.

“De vetar la ley para habilitar en Misiones la Zona Especial Aduanera, a tener un incremento en el impuesto a las exportaciones, y quedar excluidos en el segmento de mayor participación con la quita de las retenciones, es desperdiciar una oportunidad de desarrollo local con la industria forestal, que tiene demanda mundial. Incluso, es el momento de aprovechar que las empresas venían entusiasmada del 2020, un año que muchas volvieron a reactivar su permiso de exportación o incrementaron sus envíos, y están operando con mucho esfuerzo. Creo que no se está cuidando lo logrado, y no tengo duda que de seguir en este camino más de la mitad de las empresas que hoy exportan, dejarán de hacerlo dentro de unos meses. Es necesario una correcta evaluación de la situación, hoy no tenemos en el país incentivos adecuados para seguir exportando”, concluyó Gruber en dialogo con ArgentinaForestal.com

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *