Conciencia ambiental: CENARSECS en Argentina lanzó una campaña nacional en adhesión a la propuesta de Naciones Unidas por una #AcciónPorElAgua

ArgentinaForestal.com adhiere a la campaña global de #AcciónPorElAgua de Naciones Unidas a través del CENARSECS en Argentina (Centro Nacional de Responsabilidad Social Empresarial y Capital Social de Estudios de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires), con la difusión en sus acciones para concientizar sobre la crisis del agua en el mundo y la realidad argentina.

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

 

BUENOS AIRES (5/2/2020).- Desde 1993, cada 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua por disposición de Naciones Unidas. Esta fecha es un llamado a la acción para abordar la crisis mundial del agua y tiene como objetivo crear conciencia sobre un dato alarmante: en el mundo 1 de cada 3 personas viven sin agua potable.

Desde el Centro Nacional de Responsabilidad Social Empresaria y Capital Social de la UBA (CENARSECS), sabiendo que no hay más tiempo que perder para cumplir con las metas que garanticen el acceso al agua y saneamiento como un derecho humano, se llevará adelante la Campaña Nacional “Acción por el agua. Es ahora.”, a la cual adhiere la editorial periodística de ArgentinaForestal.com

Durante todo marzo de 2020 se realizarán diversas actividades tendientes a concientizar sobre la crisis del agua en el mundo y la realidad argentina; a promover hábitos responsables; difundir buenas prácticas empresariales; a difundir y promover el accionar de organizaciones argentinas que trabajan el tema.

La campaña y sus contenidos son responsabilidad de un equipo encabezado por el coordinador ejecutivo del CENARSECS, Lic. Julián D’Angelo.

 

Dadas las graves consecuencias de la falta de acceso al agua y saneamiento de millones de habitantes del planeta, Naciones Unidas lanzó en 2020 el Decenio Internacional para la Acción “Agua para el Desarrollo Sostenible”, con el fin de acelerar la adopción de medidas que ayuden a transformar la manera en que gestionamos el agua.

Naciones Unidas considera que concientizar sobre estos temas y convertirlos en medidas concretas producirá resultados ventajosos para todos y conllevará una mayor sostenibilidad e integridad de los sistemas humanos y ecológicos. También plantea la utilidad de las campañas del Día Mundial del Agua, que tienen por objeto proporcionar información e inspiración para adoptar medidas sobre cuestiones de higiene y el acceso y cuidado del agua.

“En la Argentina, según datos oficiales hay siete millones de personas que no cuentan con servicio de agua potable, con una cobertura más baja en zonas rurales que en áreas urbanas. Además, casi veinte millones de personas no cuentan con cloacas y el 80% de los residuos cloacales van a parar, sin tratamiento previo, a ríos y arroyos”, explica D’Angelo. 

Pero cuando de agua hablamos, no sólo es importante ampliar la accesibilidad sino también concientizar acerca del consumo responsable. Según datos proporcionados por la empresa social Agua Segura, se estima que el consumo promedio de agua en AMBA (Ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires) es de los más altos de la región.

El agua que se desperdicia con una canilla que gotea, que suma unos 45 litros, equivale a lo que precisan 22 personas para su ingesta diaria.

Según datos de un relevamiento realizado por la Fundación Techo en Argentina en 2016, el 95% de las familias que vive en asentamientos no tiene acceso a agua potable y el 98% no tiene acceso a cloacas. Conforme a lo evidenciado en el Informe Nacional sobre Gestión del Agua en Argentina, elaborado por la CEPAL (2000), en la Argentina se registran grandes disparidades regionales y provinciales y entre áreas urbanas y rurales, tanto en los niveles de cobertura de agua potable como de saneamiento.

Sólo el 30 % de la población rural dispone de acceso a sistemas de agua potable, el 92% de ellos con conexión domiciliaria y el 8 % restante mediante una fuente pública de agua potable cercana. El 48 % de la población rural cuenta con un adecuado servicio de saneamiento, pero sólo el 2 % tiene conexiones domiciliarias a la red de alcantarillado, mientras que el resto cuenta con servicios privados o compartidos.

La continuidad del servicio de agua potable, en las áreas urbanas es del 100 % y el promedio nacional de producción de agua por habitante servido se estima en 380 lts/hab/día. El consumo medio real sobre la base de los resultados de sistemas que operan con micromedición es del orden de los 180 lts/hab/día. Las pérdidas en las etapas de producción y distribución de agua son del orden del 40 % del total producido.

En nuestro país, del volumen total de las aguas residuales colectadas por los sistemas de desagües cloacales, sólo el 10% es sometido a un tratamiento de depuración. En Argentina cuando hablamos de falta de agua, también hablamos de pobreza. Un trabajo de la Universidad Católica Argentina (UCA) refiere que en Santiago del Estero, por ejemplo, cuatro de cada diez hogares no tienen conexión con el agua corriente, es decir el 40% de las familias que allí viven. Además, en Formosa y Chaco, el 35% de los hogares tampoco acceden a cloacas y en diferentes zonas rurales del país los pobladores deben caminar entre 4 y 6 horas para obtener agua potable.

 

Compartir agua es compartir vida

Porque la contracara de los más de 2.000 millones de personas en el mundo sin acceso a agua limpia, son los miles de litros de agua potable que se desperdician en los países en desarrollo. Se estima que una persona necesita al menos veinte litros de agua por día. En promedio, cada europeo consume de 200 a 300 litros diarios. Pero en Estados Unidos ese número se eleva a la exorbitante cifra de casi 600 litros diarios por persona, mientras 1.100 millones solo acceden a cinco litros; y además, la mayoría de las veces, contaminada.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *