Inició la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, cumbre global que debatirá durante 10 días sobre el Acuerdo de París y el futuro del mercado de carbono

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se llevará a cabo en Bonn, Alemania, desde este lunes 17 al jueves 27 de junio de 2019. El objetivo es avanzar en las negociaciones sobre el artículo 6 del Acuerdo de París para preparar la 25° Conferencia de las Partes (COP25) que tendrá lugar en Chile, en diciembre de 2019.

Por Patricia Escobar 

ARGENTINA (17/06/2019).- Durante estas dos semanas, estarán reunidos los negociadores de las 196 partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) para continuar negociando la letra chica del Acuerdo de París, algo que tendrá continuidad en la Pre-COP que alojará Costa Rica entre el 8 y el 10 de octubre, y concluirá (por este año) en la 25° Conferencia de las Partes (COP25) que tendrá a Chile como anfitrión durante las dos primeras semanas de diciembre.

¿Qué es lo que se está discutiendo? Desde LatinClima explicaron que lo primero, será analizar lo que quedó pendiente de las reglas de implementación del Acuerdo de París. “En la COP24 que tuvo lugar en diciembre último en Katowice, Polonia, se acordó la letra chica del texto parisino, pero un punto quedó sin resolver: el futuro de los mercados de carbono, el Artículo 6 para los entendidos en la materia”.

Por ello, su definición debe concretarse al culminar la COP25, por lo que esta cumbre debería mostrar avances en esa dirección.

Lo que está en juego en este encuentro “es la integridad de las compensaciones. Esto es, ¿quién reclama la compensación, cómo se gobierna, cuál es el “patrón de oro” que deben adoptar los países? Parte importante de la discusión tiene que ver con si los créditos de la era del Protocolo de Kioto se transferirán a la del Acuerdo de París, en cuyo caso los países podrían utilizar los ahorros anteriores a 2020 para rendir cuentas de los objetivos fijados para 2025/2030, en lugar de limitarse a depositar ahorros adicionales y negarse a acelerar la adopción de medidas”, señalaron en un informe desde el sitio especializado.

Hasta el momento, Brasil fue el principal “bloqueador” en este frente. En la COP24 demostró su descontento con las reglas propuestas y, según pudo saber LatinClima, no habría cambiado de posición de cara a la presente reunión. “Todos los ojos estarán posados sobre los delegados brasileños en estas semanas”, adelantaron.

Sumado al Artículo 6, hay expectativas en torno al mecanismo de pérdidas y daños. ¿Será su financiamiento uno de los temas a tratar en la COP25? Esa es la respuesta que debe dar esta intersesional de Bonn.

Los países más vulnerables están empujando esta agenda, sin mucho éxito hasta aquí. Dados los fuertes embates que la crisis climática está implicando para el mundo en desarrollo (ejemplo de ello son los 48°C que se están sintiendo en Delhi, India, en estos días), la presión por abordar cómo los países vulnerables pueden lidiar financieramente con los impactos múltiples que están enfrentando está en aumento.

“Mientras los países desarrollados se ocupan de salvaguardar a sus países en términos financieros contra la crisis climática, los países en desarrollo están luchando por la supervivencia”, fueron las palabras con las que lo describió Harjeet Singh, del Global Climate Change Lead de ActionAid International, en la jornada inaugural de la conferencia alemana.

Transversal a lo técnico de la discusión, que incluye también el inicio de las conversaciones sobre la implementación del Acuerdo de París (recordemos que este entra en vigor en 2020), es la ambición que los países están dispuestos a demostrar a la hora de combatir la crisis climática. Un aumento de los objetivos delineados en los planes nacionalmente determinados de acción climática (NDC, por sus siglas en inglés) está a la orden del día.

Con los NDC tal cual están hoy, aun si los países los cumplieran a rajatabla, se llegaría a un escenario en que la temperatura promedio planetaria aumenta más de 3°C por encima de los niveles preindustriales. Para llevar esa proyección a los niveles impuestos por el Acuerdo de París y recomendados por el consenso científico (1,5°C, en ningún caso más de 2°C), algo debe cambiar.

Según las Naciones Unidas, cerca de 80 países ya demostraron intenciones de robustecer sus metas para el año próximo: quizá Bonn sea el escenario que elijan para hacer pública esta aspiración.

“Necesitamos ambición, ambición, ambición”, definió Yamide Dagnet, directora del Climate Program World Resources Institute. “Bonn debería ser la base para mayor ambición”, reforzó.

Un detalle: hacia el final de esta reunión, se espera una definición sobre cuál será la sede de la COP26 en 2020. Milán (Italia) y Londres (Gran Bretaña) son los candidatos favoritos.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *