El sector forestal del futuro, grandes tendencias

Perspectivas del negocio para los próximos 20 años

La industria forestal es la industria más intensiva en capital del mundo, pero recibe un bajo retorno por el capital empleado.El consultor internacional, Benjamín Olivares Pemjean, advierte sobre los factores de cambio que se deberán enfrentar: globalización; crisis cíclica de las empresas; decisiones estratégicas corporativas (diversificación, integración vertical, desarrollo de nuevos productos); el rol de las plantaciones de rápido crecimiento; y los nuevos paradigmas de la sociedad respecto a los recursos naturales, y en especial a los bosques.

Fuente: Revista ArgentinaForestal.com (Número 14)

MISIONES(NOVIEMBRE DE 2005).- Para el ingeniero Benjamín Olivares Pemjean, economista y consultor internacional de Chile, los paradigmas de la sociedad respecto a los recursos naturales que guían el uso, manejo y protección de los bosques, han sufrido un profundo cambio en los últimos años. “Los nuevos objetivos que la sociedad demanda de sus bosques se relacionan más con el sustento de valores ecológicos que con la producción de bienes. En el mejor de los casos, el público informado exige la integración de ambos objetivos”, apuntó. Específicamente en manejo forestal, las nuevas tendencias acordes con las exigencias de la sociedad, van dirigidas -al menos en lo que a bosques naturales se refiere- hacia un énfasis en la función ecológica, a la adopción de una perspectiva de paisaje, al desarrollo de prácticas ecológicamente amigables y a la atención de las necesidades sociales. “La conservación de la biodiversidad, el aspecto visual de los bosques tanto a nivel de rodal como en la escala de paisaje, se están transformando en elementos directrices claves de las nuevas demandas de la sociedad hacia el bosque. Estos objetivos son cada vez más importantes, incluso que la producción de bienes materiales, que hasta hace unas décadas era el único elemento considerado en el manejo del bosque nativo”, recordó. Durante su exposición -en el marco de las Jornadas Técnicas Forestales y Ambientales de Eldorado-, como ejemplo señaló que “en el caso de Chile, se fue acentuando en la población la percepción de que el elemento principal del paisaje del sur sean los bosques naturales. Y probablemente, es lo mismo que ocurre en el Norte argentino, en Misiones principalmente. Esa percepción que hasta hace unos pocos años no tenía mayor influencia en la toma de decisiones respecto al bosque, ha mostrado ser muy efectiva para ganar el apoyo del público a las campañas de grupos ecologistas”, comentó. La adopción de una perspectiva de paisaje en el manejo obliga a estudiar seriamente las calidades visuales de diferentes áreas boscosas y cómo son percibidas por el público. Y la misma constituye una tendencia que hasta el momento sólo se percibe en países desarrollados, “pero con el tiempo irá tomando cada vez mayor importancia en los nuestros”, anunció. negrita/Calidad ambiental/negrita En lo que respecta a la decisión del método de regeneración o cosecha, será imprescindible considerar aspectos ecológicos que al presente eran prácticamente ignorados. Los efectos de los sistemas silviculturales sobre composición y estructura del sotobosque; las tendencias de largo plazo de poblaciones animales y su asociación con la cantidad y calidad del hábitat; la diversidad de invertebrados; y los costos y beneficios de mantener diferentes patrones y densidades de árboles en el dosel superior después de efectuar las cosechas forestales; serán aspectos decisivos en la elección del método silvícola. “La calidad ambiental es hoy un factor fundamental en la planificación de la cosecha forestal. La gran mayoría de los profundos cambios tecnológicos que se han experimentado en este segmento en el mundo desarrollado, directa o indirectamente, han sido generados por aspectos ambientales. Los ambientalistas han sido muy eficientes y efectivos en llegar al gran público con sus denuncias relativas a los errores en que el sector forestal incurre en prácticas que hasta hace unos pocos años eran ampliamente aceptadas. Esta crítica ya se ha hecho presente en nuestros países, aún en el subsector plantaciones, y obviamente, con mayor énfasis en las faenas que se realizan en los bosques nativos. Los objetivos de la cosecha ya no pueden limitarse al suministro de madera para la industria, sino que aspectos como control de erosión, mejoramiento de la calidad del agua, y preservación de paisajes y hábitats deben ser incluidos”. Entonces, la incorporación de arquitectos paisajistas, especialistas en suelos y biólogos al grupo de ingenieros forestales especialistas en cosecha forestal, parece ser una demanda necesaria “si se quiere mejorar la imagen del sector ante las nuevas exigencias de la sociedad. Es como que ha cobrado una fuerza extraordinaria esto de que “una cosa está bien cuando tiende a preservar la integridad, estabilidad, y belleza de la comunidad biótica. No está bien si tiende a otra cosa. Lo que no hay que olvidar es que en la comunidad biótica el ser humano está incluido”, remarcó. cursiva/Factores de cambio/cursiva subtitulo/Perspectivas y tendencias/subtitulo Durante la conferencia, Olivares advirtió de seis factores que conforman una necesidad de cambio en la actividad forestal: la crisis de las empresas; la globalización; nuevos productos; el rol de las plantaciones de rápido crecimiento; y el impacto de las nuevas tecnologías. negrita/Crisis de las empresas:/negrita Como primer factor de cambio se ubicó la crisis permanente (cíclica) en que viven las empresas del sector. “Las compañías papeleras y forestales se sienten víctimas de un círculo vicioso, un círculo definido por sobrecapacidad, bajos precios, y una feroz competencia para ver quién es el productor de más bajo costo. Esto se debe entre otras cosas, a que parte importante de los productos forestales son “commodities” o se transforman en éstos a través del tiempo. La globalización agudizó la crisis de estos productos porque hasta el presente, con globalización y todo, los mercados tienen imperfecciones que distorsionan los precios (protecciones locales, desinformación de stocks, asimetrías técnicas, etcétera)”, explicó. “La tendencia entonces es que, en la medida que se profundice la globalización, los precios continuarán ajustándose a la baja en términos reales o incluso en términos nominales. En consecuencia, hay crisis para rato, y la van a sufrir más profundamente aquellos negocios de más largo plazo que sobreviven en ambientes protegidos”, indicó Olivares. “Por otro lado, la estructura de la industria forestal es resultado directo del patrón de crecimiento histórico que fue elegido y que lo ha llevado a enormes inversiones en capital base. Esta pesada inversión en capital demostró en los últimos años un pobre retorno, una baja rentabilidad, y la industria está bajo un creciente escrutinio de los mercados de capital que ahora demandan un cambio”. Es conocido que la industria forestal está enfrentada con ciclos de precios a la baja debido a la sobreoferta, y la respuesta histórica ha sido mejorar la base de activos con el fin de ser más competitiva y bajar costos. “Este continuo proceso de mejorar activos y bajar precios lleva necesariamente a una alta concentración. En un mercado caracterizado por compañías agobiadas por deudas, ingresos que caen estrepitosamente y beneficios débiles, hay solamente espacio para unas pocas organizaciones de productores de costos mínimos. Pero aún para estas organizaciones la vida no es fácil”, sostuvo el especialista. “Siempre se debatió el tema de que la consolidación de estas pocas empresas rompería el círculo por las economías de escala que se logran, y la habilidad de manejar la volatilidad de los precios. Pero su consolidación requiere de enormes cantidades de inversión y obviamente presenta un riesgo. Bajo el escrutinio en que se encuentra el sector, conseguir esas cantidades de inversión se está haciendo cada vez más difícil, por lo que parece evidente que la industria forestal y del papel debe cambiar”, advirtió el consultor. negrita/Globalización:/negrita Como segundo factor de cambio presentó la globalización. La misma se da en distintos ámbitos: mercados-clientes, materias primas, capital, información, recurso humano. Por otra parte, apuntó que “entre otros de los factores que han conducido a los procesos de globalización, también están las políticas públicas que propenden a la liberalización del comercio y la inversión extranjera”. “El resultado conjunto ‘dicen’ que será mejor que aquel que resultaría de sistemas alternativos. Se supone que debieran bajar los costos y los precios de los productos en el largo plazo y producir más riqueza per-cápita, etcétera. Por supuesto que este fenómeno también puede ser una amenaza para la expansión futura del sector forestal en países como Chile, donde aparecen proyectos alternativos más rentables para el mismo uso del suelo. De allí, la necesidad de expandirse vía fusiones, clustering o expandiéndose a países con costo de oportunidad del suelo más bajo, como es el noreste argentino o la República del Uruguay”, indicó. Desde este punto de vista, Olivares consideró que “la globalización podría generar más oportunidades que amenazas en la medida que los países adapten a tiempo sus estructuras legales, administrativas y productivas, aprendan a usar eficientemente la información, etcétera. La clave para la sobrevivencia está en el conocimiento de las necesidades de los clientes finales, y en la tasa de innovación en sentido amplio”, aseveró. subtitulo/Consecuencias/subtitulo En cuanto a las consecuencias de estos procesos, señaló que –como es evidente- la globalización económica cambia la geografía económica, crea nuevos patrones de comercio, inversión y migración humana. En síntesis, la globalización determina dónde se produce y dónde se consume, y cómo se estructuran las industrias y las economías, y hasta cómo se organizan las empresas. Significa más competencia, más competidores con materiales distintos a la madera (acero, concreto, plástico, productos importados). Este proceso lleva necesariamente a que las empresas deban revisar su estrategia corporativa, con el fin de identificar los negocios en los cuales debiera participar para maximizar su rentabilidad de largo plazo. “¿Debe focalizar su acción a un solo rubro, se debe diversificar, debe perseguir la integración vertical?. Éstas son las preguntas claves que las empresas se hacen ante los procesos de globalización”. “Tradicionalmente, muchas empresas de la industria forestal se han diversificado. Pero ya se nota una marcha atrás. En Estados Unidos por ejemplo, muchas empresas exageraron la diversificación, y ante esto tuvieron la necesidad de empezar a desprenderse de todos los negocios no relacionados directamente con el sector forestal: minería, producción de energía, finanzas”. subtitulo/Integración vertical ?/subtitulo Si bien las razones que llevan a una empresa a integrarse verticalmente son conocidas (menor vulnerabilidad a mercados cíclicos y mayor estabilidad en los ingresos, y con ello menor riesgo asociado), el problema estaría en que si todas o la mayoría de las empresas de la industria forestal están integradas verticalmente; y si todas están dispuestas a sacrificar rentabilidad en el bosque por rentabilidad en la planta cuando el precio del producto final es bajo; esta situación podría llevar a deprimir el precio del producto final en una base constante, y dar retornos bajos a los activos forestales. En una empresa integrada verticalmente, cuando los precios del producto final son bajos, la empresa puede usar la madera de sus propios bosques para abastecer sus plantas a un precio de transferencia subsidiado. “En situaciones cíclicas de precios bajos del producto final, la integración vertical puede, por consiguiente, reducir el riesgo de la empresa. Bien conocemos los efectos sociales que conllevan los períodos de baja de retornos: alta rotación de personal, disminución de los precios a pagar a los contratistas, etcétera”, recordó. “Achicarse y avanzar en la contratación de servicios externos (outsourcing) está a menudo relacionado con cambios en la estructura vertical de una industria”, agregó. Por otra parte, consideró que existen dos innovaciones que han hecho la integración vertical menos atractiva: los contratos a largo plazo y las relaciones cooperativas de largo plazo. “Ellas facilitan inversiones en activos especializados, sin los altos costos burocráticos de la integración vertical”. “Al desprenderse de activos por efectos de la marcha atrás, en cuanto a diversificación e integración vertical, las empresas quedan en condiciones de mejorar su situación financiera y, muy importante para nosotros, de disponer de fondos para crecer internacionalmente. Es notorio entonces, que la globalización juega un rol importante en los cambios estructurales que se están llevando a cabo en las grandes empresas forestales desde la década de los 90, y que derivó en un cambio de sus estrategias y aun en la estructura de la industria”. Este proceso de reestructuración parece estar caracterizado por firmas que, al mismo tiempo que se consolidan en ser más grandes y transnacionales, llegan a ser menos diversificadas y menos integradas verticalmente. “Esta situación está afectando hasta los precios de las tierras en la medida que las empresas ajustan y repiensan sus objetivos básicos y sus activos. Algunas empresas están vendiendo parte o todos sus bosques y tierras forestales con el fin de disminuir su pasivo y reinvertir en su objetivo de producción básico. Así es como desde mediados de la década pasada hemos visto la formación de sociedades abiertas dedicadas a la operación y manejo de bosques. Cada vez es mayor el interés de inversionistas institucionales (administradoras de fondos mutuos, administradoras de pensiones, compañías de seguros) así como de pequeños inversionistas, que a través de la compra de acciones de estas sociedades abiertas acceden al negocio forestal”, subrayó el chileno. subtitulo/Nuevos inversores, nuevos productos/subtitulo La visión del consultor es que estos “nuevos inversores” pueden influir de manera importante en la estructuración del sector forestal del futuro. “La mejor estrategia contra la globalización es mantener a los clientes claves contentos y hacer el negocio de manera rentable. Estos clientes están cambiando la manera de usar la madera, lo que ha obligado a las empresas al desarrollo de nuevos productos, con alto contenido “ingenieril”. Los EWPs (“engineered wood products) están siendo cada vez más importantes, lo que trae como consecuencia mayor demanda por árboles de diámetros menores, nuevos mercados para los productos de raleos, mayor número de especies utilizables en la medida que la nueva tecnología no es tan dependiente de la especie”. Según explica Olivares, EWPs significa trasladar la demanda desde árboles de diámetros grandes (madera terciada y madera aserrada) a árboles más pequeños (madera para pulpa, raleos); o sea, rotaciones más cortas. “Productos como MDF, OSB, OSL y LVL están desplazando en forma acelerada los productos tradicionales. La aparición de productos estandarizados permitirá competir con éxito con empresarios de fuera del sector, ya que llevan a sistemas de madera exitosos en el sector de la construcción”. “Es impresionante cómo ha desplazado el OSB en Estados Unidos al plywood”, enfatizó el consultor. subtitulo/Globalización y Pymes/subtitulo En diálogo con este medio, el consultor reflexionó también sobre la preocupación actual en Estados Unidos en cuanto a los efectos negativos de la globalización sobre su sector forestal (tanto sobre el mercado de madera sólida como el de pulpa y papel), dado que vislumbran que los hará perder competitividad en los mercados mundiales. “En USA perciben, y con razón, desplazamientos dentro de los flujos internacionales de comercio, reducción de la rentabilidad de sus empresas, precios internos de madera en pie más bajos, y aún sobre la consideración de los terrenos forestales como un activo estratégico. Es obvio que si alguien pierde por un lado, hay otro que debiera ganar. Si USA está preocupada, alguien debería estar observando esto como una oportunidad. Me atrevería a decir que si los analistas norteamericanos tienen razón en cuanto a estos efectos negativos sobre su economía forestal, nuestras pequeñas y medianas empresas podrían jugar algún rol en determinados nichos de mercado. Al menos surge la oportunidad de que con el apoyo de políticas públicas coherentes y pensadas para favorecer a nuestra población, se pueda tener éxito en esta línea”. subtitulo/ Plantaciones de rápido crecimiento/subtitulo Un tercer factor de cambio en la industria forestal es el incremento del rol de las plantaciones de rápido crecimiento en el abastecimiento de materia prima. “Obtener madera de los viejos bosques naturales se está haciendo cada vez más difícil, costoso e incierto. La inaccesibilidad de estos bosques no solamente es física. Las regulaciones que se le imponen a las actividades de cosecha en los bosques nativos, los hacen cada vez más lejanos de la producción maderera”, dijo el especialista. La innovación individual más importante de las últimas décadas en el sector forestal ha sido el desplazamiento hacia plantaciones forestales manejadas intensivamente. Los retornos financieros que se pueden lograr en este tipo de inversión han motivado a todo tipo de inversionistas a plantar. “Más aún cuando se dispone de la ayuda estatal, vía subsidios, en busca de corregir errores que la agricultura ha cometido por siglos”, acotó. Cambios en la percepción que la sociedad tiene de sus recursos naturales provocan inevitablemente cambios en la política de uso de suelos, que a la larga se constituye en un motor de cambio en la forma en que las empresas forestales resuelven su problema de producción de materia prima. En un estudio del año 2000, FAO (Organización de Agricultura y Alimentos de las Naciones Unidas) estimaba que en 1995 la superficie total de plantaciones forestales en el mundo era de alrededor de 123,7 millones de hectáreas, aproximadamente 3,5 por ciento de la superficie global de bosques. El 64,7 por ciento de esta superficie plantada se ubicaba en sólo cinco países: China, USA, la Federación Rusa, India y Japón. “Se estima entonces que las plantaciones contribuyen actualmente con un tercio de la producción global de madera industrial, proporción que irá aumentando en términos exponenciales. La aparición de todos esos EWPs que mencionamos anteriormente demandarán fundamentalmente materia prima de plantaciones de rápido crecimiento, con esquemas de manejo simples y rotaciones cortas, ya que los diámetros que se requieren no son de gran dimensión”, pronosticó Olivares. Así, en una extensa pero muy interesante entrevista con el experto chileno, abordamos otros temas que serán presentados en el próximo número de Argentina Forestal.com (N° 14), donde explicará -en esta segunda parte- las tendencias futuras de cambios sobre abastecimiento de materia prima; nuevos productos; nuevos competidores; principales potencias mundiales y sus estrategias (por ejemplo, Plumb Creek Timber Company, una firma que tiene propiedades en 19 estados de USA y es una de las pioneras en realizar cambios profundos, o las chilenas CMPC, Masisa, y Celulosa Arauco y Constitución que están diversificándose geográficamente), entre otros temas. cursiva/*Trayectoria/cursiva negrita/Benjamín Olivares/negrita es ingeniero forestal de la Universidad de Chile, con estudios de postgrado en Economía Agraria en Escolatina (Universidad de Chile), y Economía Forestal y Manejo Forestal en las Universidades de Freiburg y Hamburgo en Alemania. Fue profesor de Economía Forestal y Manejo Forestal en la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Austral de Chile durante 25 años, hasta 1992, fecha en que se retiró totalmente de la actividad académica y se dedicó a la vida empresaria.Actualmente es propietario de un Vivero Forestal en Valdivia, Chile.Ha sido consultor de Naciones Unidas (PNUD, FAO, UNIDO), AID, Agencia Sueca para el Desarrollo, DAAD, OEA, Banco Mundial.

Fuente: Revista ArgentinaForestal.com (Número 14)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *