“Yabotí puede ingresar al mercado de carbono”

Entrevista. Mario Boza, impulsor del tema ambiental como recurso comercial en Costa Rica

Además del dióxido de carbono que absorben los árboles, también son comercializables las vertientes de agua y otros servicios que brinda el monte.

Fuente: Diario El Territorio

MISIONES(7/11/2004).- En diálogo con El Territorio, Boza -quien estuvo en Misiones para oficializar y respaldar la Estación Biológica de la reserva- explicó: ¿Yabotí puede entrar al mercado de carbono? Cualquier bosque que haya que regenerar entra al mercado de carbono. Hay dos modalidades: 1) el Gobierno o un privado puede ofrecer un área con bosque que está en peligro y comprometerse a protegerlo de modo que permanecerá el carbono que está allí, o 2) ofrecer un área degradada, que se reforestará con especies autóctonas o exóticas o simplemente se dejará que se regenere sola, con lo que se empieza a absorber una determinada cantidad de dióxido de carbono en un determinado plazo. ¿De qué plazos hablamos en líneas generales? Según el estado del bosque, el plazo puede llegar hasta 20 o 25 años que es cuando se estabiliza la absorción de dióxido de carbono en la vegetación. Por ese plazo el país o empresa que captura dióxido de carbono puede negociar con el país o la empresa que emite los gases de efecto invernadero, llegando a recibir gran cantidad de dinero en dólares. La modalidad en Costa Rica es que el Estado negocia y luego transfiere el dinero al dueño del bosque que se mantiene en pie. ¿El valor es el mismo para el bosque nativo que para el implantado? No sé detalles actuales, eso lo manejan los especialistas de este campo. De todas formas no es el único servicio que ofrece el bosque y puede comercializarse. Exactamente. Se cree que el bosque donde se sacó la madera ya no sirve para nada, pero esto es un gran error porque el bosque sigue protegiendo fuentes de agua, capturando carbono y dando otros servicios como la investigación de plantas potenciales para la medicina y otros productos industriales, todo esto genera movimiento en la región y trae beneficios económicos. ¿Estos temas han sido analizados durante su visita en el Ministerio de Ecología? Si, conversamos con los colegas de Ecología y discutimos algunas ideas, les gustó esto de los servicios ambientales y me han solicitado un informe sobre carbono y todos los servicios ambientales, como vender el agua que produce el bosque y el canje de deuda por naturaleza. ¿En qué consiste esto último? Cuando un país como Argentina o Costa Rica le debe a otro país, parte de esa deuda se compensa con un programa de conservación de bosques. En vez del país deudor pagar al Banco Central, paga a un fondo nacional con destino a la naturaleza, con la gran ventaja que se paga en moneda nacional y para inversión dentro del país. Es ganancia por todos lados. ¿Lo implementa Costa Rica? Sí, se ha implementado con la deuda comercial que le debe a lo bancos comerciales y ahora se está con la deuda bilateral con Canadá. Para Misiones he propuesto también la creación de una oficina de cooperación internacional, puede estar en el Ministerio de Ecología o en relación con otros organismos que trabajen con entidades internacionales; es un gran trabajo que alguien debe hacerlo y de ahí puede salir parte del dinero que se necesita para conservar la selva. La educación ambiental es un punto importante para que estos proyectos tengan éxito. Sin duda, la educación con el público en general y estudiantes. ¿Qué se debería hacer para reforzar estas ideas? Habría que incluir estos temas ambientales en los programas de enseñanza primaria y secundaria; brindar cursillos de capacitación y materiales a maestros y profesores; trabajar con el público en general, que incluye a diputados, ministros y al mismo gobernador y con la prensa para que informe bien. El perfil Mario Boza es asesor ministro del Ambiente y Energía, investigador del Centro Científico Tropical y miembro de la Comisión Mundial de Areas Protegidas de la Unión Mundial para la Naturaleza. Fue seleccionado uno de los cinco “Líderes del Siglo” en el Campo Ambiental por la Revista Time Latin América y en 1983 fue condecorado con el premio “J. Paul Getty Wildlife Conservation Prize” en nombre del fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), entre otras distinciones. Fuente: Diario El Territorio. Por Cristina Besold

Fuente: Diario El Territorio

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *