Clima: hasta junio se esperan perspectivas alentadoras de precipitaciones para los cultivos de invierno

Un informe de la cátedra de Climatología y Fenología Agrícolas de la FAUBA señala que es esperable que el episodio de La Niña -que en 2020 impactó con gran escasez de precipitaciones en extensas áreas del país- presente perspectivas alentadoras con vistas a la siembra de los cultivos de invierno. Las condiciones se mantendrían durante el trimestre de abril a junio. El estudio incluye pronósticos de temperatura y precipitaciones.

 

Fuente: SLT-FAUBA. Por Pablo A. Roset

 

BUENOS AIRES (SLT-FAUBA).-  Un reciente informe elaborado por la cátedra de Climatología y Fenología Agrícolas de la FAUBA señala que es esperable que el episodio de La Niña -que en 2020 impactó con gran escasez de precipitaciones en extensas áreas del país- presente perspectivas alentadoras con vistas a la siembra de los cultivos de invierno. Hacia finales de marzo y primera quincena de abril, las condiciones de sequía en varias regiones del país fueron entre leves y moderadas, y -en general- las reservas de agua en los suelos mejoraron. Con un 80% de probabilidad, la neutralidad de La Niña se mantendría durante los meses de abril, mayo y junio.

Según Adela Veliz, docente de la cátedra de Climatología y Fenología Agrícolas de la FAUBA, a fines de marzo, el Índice de Sequía BHOA IMERGE indicaba condiciones de sequía leves en el norte de la provincia de Buenos Aires, en el sudoeste de Santa Fe, en el centro-este de Córdoba y en el sur de la Mesopotamia. Mientras tanto, en la Región Chaqueña y el NOA -como así también en el noroeste de la Patagonia- las condiciones de sequía eran entre intensas y moderadas. Veliz es coautora del informe junto con María Elena Fernández Long y Liliana Spescha, docentes de la misma cátedra.

“Llegando a las etapas de madurez avanzada en los cultivos de gruesa y promediando la etapa de cosecha en algunas zonas, hay que recordar que esta campaña fue condicionada por la falta de agua y por ‘La Niña’, que ha sido su protagonista y que actualmente se está disipando”, sostuvo Liliana Spescha, y añadió que si bien en algunas zonas se observaban excesos de agua que impedían el avance de la cosecha por falta de piso, esta semana, ya sin lluvias importantes -salvo en el sudoeste de Buenos Aires y en el noroeste de La Pampa, donde llovió el fin de semana del 17 de abril-, se pudo continuar con la cosecha, evitando así pérdidas económicas importantes.

En cuanto a la recarga del perfil del suelo, Spescha resaltó que transcurrida la primera quincena de abril se puede apreciar en gran parte del área agrícola del país -a excepción del noroeste de Buenos Aires- niveles abundantes en las reservas de humedad edáfica considerando todo el perfil del suelo. Por lo tanto, de acuerdo con el panorama actual, es muy probable tener condiciones normales en el contenido de agua del suelo para el invierno y principios de primavera. Esto permitiría contar con mejores perspectivas para el trigo.

Spescha también se refirió al almacenaje de agua en el suelo, para lo cual tomó como ejemplo lo sucedido en diferentes localidades. “Podemos observar cómo evolucionó el almacenaje de agua en el suelo en Marcos Juárez, tomando el perfil hasta un metro de profundidad. Esa localidad permaneció desde el inicio de la campaña gruesa 2020/21 por debajo del punto de marchitez permanente, pero desde mediados de marzo se verificó una franca recuperación del contenido de humedad hasta llegar a niveles extremos a principios de abril. Esto se debió a las abundantes precipitaciones registradas en la segunda semana de abril, cuando el jueves 8 cayeron 225 mm. En cambio, en Junín, que había iniciado la campaña con muy buenos niveles, la humedad evolucionó negativamente y se mantiene baja desde el verano, sin alcanzar el punto de marchitez”.

¿Qué dice el pronóstico?

Adela Veliz comentó que el pronóstico trimestral elaborado en el ámbito del Servicio Meteorológico Nacional por organismos oficiales —entre las que se encuentra la cátedra de Climatología y Fenología Agrícolas— indica para abril, mayo y junio precipitaciones inferiores a lo normal en el centro-sur de la Región Pampeana, el norte y centro de la Mesopotamia, el oeste de la Región Chaqueña y el oeste de la Patagonia. Por su parte, en el sur de esa región, en el NOA y en el norte de Cuyo serían superiores a la media, mientras que el resto de Cuyo, el sur de la Mesopotamia y el oeste de la Patagonia presentarían valores dentro de lo normal. Con respecto a las temperaturas, estarían dentro de los valores normales en el norte y centro-oeste del país, y serían superiores a lo normal en el resto del territorio nacional.

“El evento frío ‘La Niña’ se está disipando y puede observarse un calentamiento progresivo del Océano Pacifico después de un enfriamiento que llegó a su máximo en diciembre. Estamos entrando en una etapa de comienzos de neutralidad, que debería producirse en junio, en plena siembra de trigo. Según el informe del International Research Institute for Climate and Society publicado el 8 de abril, los modelos dinámicos y estadísticos indican, luego del debilitamiento de La Niña, un 80% de probabilidad de que se mantengan condiciones neutrales en el trimestre abril-mayo-junio. Se estima que estos valores permanecerán por el resto del otoño”, concluyó Veliz.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *