El 90% de los desastres naturales están vinculados al agua

La escasez de agua afecta ya a todos los continentes. Casi una quinta parte de la población mundial vive en áreas de escasez física de agua. Alrededor de un cuarto de la población mundial se enfrentan a situaciones de escasez económica de agua, donde los países carecen de la infraestructura necesaria para transportar el agua desde ríos y acuíferos.

 

Fuente: Proyecto Agua Segura

 

 

BUENOS AIRES (1/5/2021).- En un artículo de Manuel Saurí, CEO & Director Ejecutivo de Proyecto Agua Segura, reflexiona sobre la crisis global del agua y la necesidad de abordarla localmente.

La crisis es global, pero es importante que desarrollemos soluciones locales. Es por esto, que desde Proyecto Agua Segura buscan trabajar en todo el mundo en el diseño, gestión e implementación de soluciones para cada cuenca estresada que afecta al desarrollo económico, social y medioambiental local.

La centralidad del agua en el desarrollo personal y colectivo de los seres humanos es un aprendizaje que resignificamos a diario frente a algunos eventos sociales o naturales que nos conmueven. La crisis climática, el crecimiento poblacional y el modo de producción vigentes nos obligan a observar globalmente la problemática y comprender lo relacionados que estamos los unos con los otros en esta gran casa que es el planeta Tierra.

Existen en el mundo 2200 millones de personas que carecen de agua gestionada de manera segura concentrada en grandes ciudades o localizada en parajes rurales dispersos. Aumentar y mejorar la capacidad de gestionar agua para nuestras comunidades es un desafío que siempre está a nuestro alcance y requiere de acciones concretas en prácticamente cualquier lugar del planeta.

Desde la protección de una vertiente mejorando su caudal o la construcción de cosechas de lluvia para el almacenamiento en zonas de sequía, hasta la medición,mitigación y/o adaptación de la huella hídrica de cualquier empresa, gobierno o comunidad.

Por otra parte es interesante entender que el 90% de los desastres naturales están vinculados al agua, entre ellos las inundaciones y las largas sequías que causan masivas migraciones internas, pérdidas materiales y humanas, contaminación de napas e incontables afectaciones en la salud de las personas que no tienen acceso a los servicios WASH (agua, higiene y saneamiento) de manera constante y segura.

Dar respuesta a estas cuestiones puede parecer inabarcable cuando sabemos que las transformaciones deben impulsarse de manera coordinada y constante a escala global. Sin embargo, la crisis del agua permite dimensionar la importancia de las acciones locales para lograr un impacto positivo en todo el planeta. Existe en este sistema una sinergia colaborativa que no tiene fronteras y que tiene el propósito de intervenir y mejorar la vida de las personas y los ecosistemas en los que habitan.

El agua se encuentra en el centro del desarrollo sostenible y es fundamental para el crecimiento socioeconómico, la producción de alimentos y la salud plena de las personas sea cual sea su edad, pero entendiendo la vulnerabilidad en todos los casos.

Generar soluciones que garanticen su preservación y su acceso igualitario como bien público, producen un impacto positivo que se capitaliza de manera social, ambiental, económica y política para todos los actores que forman parte de estas transformaciones.

Por eso desde el proyecto Agua Segura internacionalizamos nuestro impacto, promoviendo acciones locales en cualquier rincón del planeta. Tenemos un desafío que no tiene fronteras y la convicción de que debemos transitar hacia un modelo de desarrollo que nos proponga siempre pensar en una estrategia innovadora, inteligente y sostenible que busque en cada iniciativa, alcanzar el mayor impacto positivo para la construcción de un futuro sostenible.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *