Osvaldo Vassallo, de AFoA: “AFRY-Pöyry fue contratada para realizar un pre-proyecto sobre la factibilidad de inversiones en foresto-industria de la Argentina”

Así lo adelantó en una entrevista el ex presidente de la Asociación de Fabricante de Celulosa y Papel (AFCP) de la Argentina -por 10 años- y actual presidente de la Asociación Forestal Argentina (AFoA) – desde hace 5 años-. El directivo brindó detalles de los objetivos del trabajo de consultoría internacional en marcha y  respondió con un breve balance de su gestión,  enfrentando en 2020 el año de la pandemia que quedará en la historia. Además, adelantó las perspectivas futuras del sector foresto-industrial argentino.

 

Fuente: AFCP Boletín de Noticias N°315

BUENOS AIRES (23/12/2020).- Una licitación ganada recientemente por la empresa AFRY- Pöyry para realizar un pre-proyecto sobre la factibilidad de inversión y crecimiento de la Industria forestal Argentina fue confirmada por el presidente de la Asociación Forestal Argentina (AFoA), Osvaldo Vassallo. 

“La consultoría mencionada fue una solicitud de la Mesa de Competitividad en 2019, cuando se estaba terminando el Plan Estratégico Foresto-Industrial 2030, para complementar con un estudio específico el análisis más pormenorizado de posibilidades de inversión en dos cuencas forestales a identificar por su mayor potencial de crecimiento e inversión”, explicó Vassallo en una entrevista con AFCP Noticias.

La consultoría se encuentra en marcha a la espera del informe final, “pero estamos con altas expectativas en el resultado”, sostuvo el directivo de la AFoA.

 ¿Cuál es su balance acerca de sus 5 años como Presidente de AFoA?

Debo reconocer que, si bien los diez años como responsable de la AFCP fueron una base fundamental, el período de AFoA concluyó en brindarme un panorama mucho más amplio del negocio de la cadena de valor, que comienza con la elección y mejora permanente de las semillas hasta los incontables usos intermedios y finales que nos permite la nobleza de ese elemento llamado ÁRBOL.

Inclusive, en los primeros tiempos, acostumbrado al febril ritmo que impone la producción de celulosa y papel, costó adaptarme a las velocidades de respuestas, de una y otra parte del negocio. El producto -llámese papel, mueble, vivienda, etc.-, todos sus tiempos de elaboración son infinitamente menores si los comparamos con los siete a diez años que tenemos que cuidar al árbol para que llegue su momento de actuar.

La falta de esta visión integral es la que no nos permitió a muchas personas vinculadas al sector, trabajar cualquier plan en forma sistémica para calcular el correcto agregado de valor del negocio al que nos estamos refiriendo.

Como le podemos reclamar, al Estado (no a un Gobierno en particular) si a nuestro sectorizado conocimiento, le agregamos la burocracia y la oscilante temporalidad de las decisiones estatales. Inclusive los distintos actores de distintas partes del negocio nos hemos visto enfrentados en muchas discusiones como si fuésemos piezas de distintos rompecabezas.

Por lo expresado, es que hace un par de años comenzamos a trabajar junto con distintas Federaciones y Asociaciones para tratar de entender, construir y transmitir la idea de la cadena de valor de la Foresto Industria. De esta forma tendemos a dejar de lado el viejo paradigma argentino que sostiene que dos empresas de rubros similares forman una Cámara, tres empresas justifican dos Cámaras y cuatro empresas ya van por las tres anteriores y una en disidencia.

¿Quisiera ampliar acerca de la licitación ganada recientemente por la empresa AFRY- Pöyry para realizar un Preproyecto sobre la Industria Foresto Industrial Argentina?

La consultoría mencionada fue una solicitud de la Mesa de Competitividad en 2019, cuando se estaba terminando el Plan Estratégico Foresto-Industrial 2030, para complementar con un estudio específico el análisis más pormenorizado de posibilidades de inversión en dos cuencas forestales a identificar por su mayor potencial de crecimiento e inversión.

Destacamos la importancia dada por el BID a la generación de esta información, que accedió a financiarla como instrumento de atracción de inversiones. La consultoría se encuentra en marcha y todavía no tenemos el informe final, pero estamos con altas expectativas en el resultado.

 

“Hay que priorizar presupuestos y recursos en medidas de prevención, detección temprana, ataque rápido y coordinación de recursos y acciones entre las jurisdicciones de acuerdo al pronóstico de riesgo de incendios forestales”. Osvaldo Vassallo, diciembre de 2020.

 

El 21 de octubre pasado expertos debatieron sobre la prevención de incendios forestales a nivel nacional e internacional. ¿Cuáles son sus conclusiones acerca del problema y de las posibles soluciones en la Argentina?

Este año fue excepcional en diversos aspectos. Uno de ellos, la región tuvo la mayor sequía en 20 años y el fenómeno de la Niña mantiene el clima con condiciones de alto riesgo de incendios hasta el otoño de 2021. AFoA realizó un Seminario internacional en Manejo del Fuego para mostrar las mejores prácticas en prevención y presupresión de incendios forestales.

Nuestra preocupación era que la respuesta a los incendios de Delta desde distintos ámbitos fue con pedidos de Ley de protección de Humedales -se presentaron alrededor de 10 proyectos en el Congreso en un mes- y esto solo quitaba el foco en lo urgente. Las condiciones climáticas pronosticaban altos riesgos de incendios en distintas zonas del país.

Luego siguieron los incendios en Córdoba, en Jujuy, en Misiones, en Corrientes, con importantes pérdidas, en particular, invalorable pérdida en biodiversidad en las Reservas de Calilegua (Jujuy), Yabotí (Misiones) y otras.

Lamentablemente, a esta previsible expansión de los incendios, desde el Congreso se contestó con una modificación de la Ley de Presupuestos Mínimos de Manejo del Fuego agregando la presunción que los mismos son culpa de los dueños y estableciendo una pena de restricción a la venta y cambio de uso de suelo de los predios incendiados por 60 años (si eran bosques nativos, bosques cultivados o humedales) y de 30 años en el resto de los casos. Un sinsentido que no se enfoca en lo necesario: priorizar presupuestos y recursos en medidas de prevención, detección temprana, ataque rápido y coordinación de recursos y acciones entre las jurisdicciones de acuerdo al pronóstico de riesgo de incendios.

 ¿Cuáles son los desafíos futuros?

El mayor desafío sigue siendo realizar el potencial foresto-industrial de Argentina. Debemos superar la frustración de ver el desarrollo en los países vecinos y no en el país. El tren de inversiones en celulosa pasó por la región con inversiones por 25.000 millones de dólares en los últimos 15 años y Argentina quedó afuera. Aun Paraguay, sin madera, anunció una inversión de 3 mil millones de dólares.

Para revertir esto debemos trabajar en distintos frentes. En esta oportunidad, nos unimos AFoA, AFCP, FAIMA y ASORA, manteniendo cada una su independencia para que, bajo el paraguas de ConFiar (Consejo Foresto-industrial Argentino), descubramos la importancia de trabajar en equipo tras el objetivo común de atraer inversiones que agreguen valor a la madera, ya sea con celulosa, papel, bioproductos, construcción, muebles, textiles… que permitan generar trabajo formal, en zonas alejadas de los grandes centros urbanos, evitando la emigración de los jóvenes por falta de oportunidades de trabajo y capacitación y, al mismo tiempo, contribuir con divisas y productos de baja huella de carbono, sostenibles ambiental y socialmente al país y al mundo.

La iniciativa contó con mucho entusiasmo de la mayoría de los asociados de las distintas entidades, lo que auguraría que por lo menos no estamos lejos de las expectativas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *