Entre Ríos: Cómo la sequía y calor pueden afectar las forestaciones este verano  

El pronóstico para los meses de enero y febrero es de precipitaciones por debajo de los valores normales y temperaturas por encima de lo normal. Ante este panorama la actividad forestal podría verse fuertemente afectada por los incendios y el ataque de insectos, advierten investigadores del INTA Concordia, Sergio Ramos y Rubén Garin (*). 

Fuente: INTA Concordia 

 

ENTRE RÍOS (Diciembre 2020).- El análisis de las precipitaciones ocurridas durante el año 2020 permite observar dos períodos bien marcados. El primero de ellos puede considerarse normal a moderadamente húmedo y coincidió con el primer semestre del año que va de enero a junio, el segundo puede considerarse un período seco que comenzó en julio y aún continúa.

Situación actual de la sequía en la zona de Concordia

El análisis de las precipitaciones ocurridas durante el año 2020 permite observar dos períodos bien marcados. El primero de ellos puede considerarse normal a moderadamente húmedo y coincidió con el primer semestre del año que va de enero a junio, el segundo puede considerarse un período seco que comenzó en julio y aún continúa.

En el primer semestre las lluvias fueron regulares a lo largo de los meses a excepción de marzo que fue deficitario con solo 59% de la precipitación normal, sin embrago esta situación se vio compensada a nivel de reservas de agua en el suelo por las lluvias de enero, febrero y más atrás en el tiempo por el exceso de precipitaciones en cada uno de los meses del semestre julio-diciembre de 2019 (1). Hacia adelante, ya en abril y mayo las lluvias se normalizaron y finalmente en junio llovió más del doble de lo normal haciendo prever suficientes reservas de agua para el invierno (Tabla 1).

 

Tabla 1. Variables relacionadas a la precipitación durante el año 2020. Fuente: Estación Agrometeorológica EEA Concordia INTA

 

A partir de julio las lluvias menguaron fuertemente, y en el mes de septiembre, con precipitaciones cercanas a las normales, no llegó a compensar los meses previos y la región entró en sequía según el índice estandarizado de precipitación (SPI3) (Tabla 1, Fig. 1). Las lluvias volvieron a disminuir fuertemente en octubre y se alcanzó el valor más bajo de SPI3 hasta el momento, en noviembre hubo un repunte de las lluvias alcanzando el 77% de la normal que volvieron la situación a sequía moderada.

Figura 1. Índice estandarizado de precipitación de tres meses (SPI3) desde enero a noviembre de 2020. Fuente: Estación Agrometeorológica EEA Concordia INTA

Situación a futuro: “La Niña” y la sanidad de los eucaliptos

Los fenómenos de “La Niña” y “El Niño” tienen que ver con la temperatura superficial del océano Pacífico en la zona ecuatorial y tienen una amplia repercusión en el clima global. Temperaturas bajas en esta región corresponden a “La Niña” y altas a “El Niño”. En general para nuestra región condiciones “La Niña” se traducen en primaveras secas y en condiciones “El Niño” sucede lo contrario.

Temperaturas frías en el Pacífico ecuatorial se vienen dando desde el mes de julio y tal como se esperaba las lluvias estuvieron por debajo de lo normal traduciéndose en una sequía que comenzó en septiembre y ya lleva tres meses. El pronóstico para los próximos tres meses (diciembre-enero-febrero) va a continuar con precipitaciones por debajo de los valores normales, esto es menos de 300 mm para el trimestre, y estará acompañado de temperaturas por encima de lo normal (media trimestral >26°C) (2, 4).

Ante este panorama la actividad forestal podría verse fuertemente afectada. La probable escasez de reservas de agua en el suelo y la alta demanda hídrica estival pueden provocar el colapso de los árboles disminuyendo el contenido de agua en los tejidos lo que atrae a insectos como Phoracantha sp. que en situaciones de normalidad no atacan los árboles en pie.

El síntoma inicial es el secado de parte de la copa del árbol y a medida que el insecto avanza en galerías subcorticales la planta se seca completamente y hay rajado de corteza. La situación se irá revirtiendo a medida que se normalizan las lluvias mientras tanto habrá que prestar atención a los síntomas y eventualmente tomar medidas de saneamiento (apeo y descortezado de los árboles afectados por Phoracantha) para el caso de los insectos.  Por otra parte, la sequía en verano también aumentará el riesgo de incendios, para lo cual se deben tomar las precauciones y prevenciones necesarias.

Larva de Phoracantha

 

Ing. Agr. (M. Sc) Sergio Ramos. Observador Meteorológico, Ruben Garin. Agrometeorología EEA Concordia INTA

 

 

Para más información: ramos.sergio@inta.gob.ar

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *