FCF-UNaM: Qué demanda hoy el sector productivo de un profesional egresado en Ingeniería en Industrias de la Madera

Con el objetivo de lograr mejorar los canales de comunicación para ir disminuyendo las brechas y que la incorporación de los profesionales en las industrias responda al perfil adecuado y eficiente en su desempeño, organizaron un foro debate en la Facultad de Ciencias Forestales de Eldorado, Misiones. “Esta es una carrera joven, hace 16 años que la facultad está formando profesionales en esta disciplina no solo para la provincia sino para empresas de todo el país, con un salida laboral inmediata”, valoró la directora de la carrera, Nora Melnechuk.

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

MISIONES (1/6/2019).-En el marco del día del Ingeniero en Industria de la Madera -que conmemora en abril- la Facultad de Ciencias Forestales  de la Universidad Nacional de Misiones realizó una actividad de fortalecimiento entre los estudiantes y su vinculación con el sector productivo, profesional e institucional tanto del ámbito privado como público. Esta oferta académica es la única carrera de grado del país  y hace 16 años se dicta en la facultad de Eldorado, Misiones.

En la oportunidad, la directora de la Carrera, Nora Melnechuk,  convocó a empresarios, profesionales, docentes y estudiantes para una jornada de foro-debate sobre las competencias de esta carrera, y la mirada desde el sector productivo.

“El objetivo fue lograr mejorar los canales de comunicación para ir cerrando brechas y que la incorporación de los profesionales en las industrias responda al perfil adecuado y eficiente en su desempeño. Esta es una carrera joven, hace 16 años que la facultad está formando profesionales en esta disciplina no solo para la provincia sino para empresas de todo el país”, valoró la directiva.

Dar a conocer su competencia y la importancia de su rol en la  gestión de la industria forestal es uno de los principales objetivos de que se proponen lograr de la actual gestión del decano de la FCF-UNaM, Fabián Romero, junto a la directora de la carrera.

Los paneles de los disertantes invitados, con los profesionales y empresarios  moderadores, estuvieron integrados por : el secretario de la Federación Argentina de la Industria de la Madera (FAIMA) y presidente de la Asociación de Madereros, Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap), Román Queiroz, el empresario Cristian Gruber, directivo del Establecimiento Don Guillermo (Santiago de Liniers); la ingeniera en Industrias de la Madera y egresada de la FCF, Paola Pérez; el empresario Lucio Queiroz, de Coama Sud América; el representante del Ministerio de Industria, subsecretario de Planificación Industrial, Roberto Tarnowski; y también realizaron una presentación del Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones (Coiform), que estuvo a cargo de Carolina Enebelo.

El evento se realizó con una metodología de foro-debates el pasado 30 de abril, y concluyó en un documento al que accedió ArgentinaForestal.com.

El encuentro permitió la interacción de empresarios y profesionales graduados en la casa de estudios, que aportaron su experiencia y recomendaciones, pero también observaciones que exponen nuevos desafíos en el ámbito laboral para los futuros Ingenieros.

El panel contó con la participación especial de distintos actores tanto del sector productivo como del sector público, funcionarios y representantes de cámaras empresarias, que fueron invitados por las autoridades de la FCF para conocer de primera mano cuál es el perfil del Ingeniero en Industrias de la Madera que demanda el mercado laboral.

La oferta académica fue creada en el año 2004, en la gestión del ex decano Miguel López, hoy docente de Economía Forestal de la casa de estudios.

“El foro estuvo orientado a reforzar el vínculo con el sector y la comunidad entre facultad, docentes y estudiantes. Nos plantemos generar un espacio para conocer las perspectivas de la Industria respecto al perfil de ingenieros que actualmente necesitan; y visibilizar a la carrera con la finalidad de generar mayor número de estudiantes (en la actualidad tienen 25 nuevos ingresantes); y finalmente, trabajar en la identidad de la carrera y pertenencia de la misma en el estudiantado y sus docentes”, precisó Melnechuk.

Desafíos y puntos de interés

Al cerrar las exposiciones, entre los principales puntos de interés mencionados por los disertantes, elaboraron un informe de cierre, en el cual determinaron nueve aspectos relevantes que enriquecieron el debate del foro propuesto:

-Responsabilidad profesional: cumplir con el compromiso asumido, desde presentación del informe en la fecha comprometida y con la calidad esperada. En ese aspecto, el empresario Gruber planteó: “Es parte de la responsabilidad del pasante hacia el futuro elaborar documentos con calidad, desde la escritura sin errores, la entrega en el plazo establecido, el manejo de unidades”, recomendó.

-Capacidad de expresión y redacción: la entrega de un documento con sustento, debe acompañarse con calidad de redacción y ortografía, de manera que sirva de base para la tomad e decisiones, y no termine siendo un simple informe descriptivo. “Hay que lograr vender el trabajo hecho, logrando así revalorizar al Ingeniero”, remarcaron

– Competencias blandas de los ingenieros: en este punto, mencionaron la capacidad de liderazgo; lograr liderar al equipo a cargo, creando visión compartida en el equipo, capacidad de imponer disciplina y empatía para lograr acompañamiento.

El liderazgo fue un aspecto que en general todos los expositores valoraron y mencionaron como  punto importante, más aun cuando son profesionales más jóvenes que sus empleados. “Liderazgo, con el resultado de lograr que la gente a cargo los siga”, precisó Gruber.

-Proactivos y con actitud: el ejercicio de potenciar las capacidades dentro y fuera del trabajo. Se buscan profesionales que puedan competir con cualquier otro Ingeniero, con autoestima y seguridad. “Desde el plantel docente hay que transmitir pasión por la Ingeniería a los alumnos”, remarcaron los disertantes.

-Soluciones necesarias en la organización que deberá resolver el profesional: Soluciones duras o técnicas: Planificación, Operación, Logística, Costos, Balance de plantas.

-Soluciones blandas: adquirir la capacidad de valorizar su trabajo. El ingeniero Roberto Tarnowski reflexionó al respecto: “El ingeniero debe tener pánico de perder la creatividad”, dijo. En tanto, Lucio Queiroz admitió como debilidad del empresario que “a veces el problema es que queremos que el ingeniero que contratamos haga las cosas como nosotros las haríamos, esto es un gran error por la falta de experiencia en el negocio. El Ingeniero debe con mucha humildad tener la capacidad de enseñar a los industriales más antiguos cómo se pueden hacer las cosas de otra manera y obtener mejores resultados, y el IIM también debe aprender de ellos, escuchar sus experiencia y aplicarlas si hacen a la eficiencia del trabajo. Ese aprendizaje mutuo tiene un valor muy grande”, dijo Queiroz.

-Conocimiento curricular de la Carrera: Comprensión de los Procesos (Gestión vs Operación): “El IIM debe tener formación suficiente en operación para poder controlar el proceso, y no estar envuelto en cosas que diga el operador, aunque no necesite conocer a fondo como para operar un equipo”, recomendaron.

Respecto al conocimiento técnico, Queiroz sostuvo que “cuanto más sepa del proceso, mejor. Si bien, en nuestro caso, hemos incorporado en la empresa personas sin conocimiento, en el caso de un ingeniero, a los 15 días ya maneja todo, por la capacidad que tiene”.

-Calidad de los productos: El enfoque del ingeniero respecto a la demanda del producto y de un mercado cada vez más exigente debe ser acompañada con la visión del negocio: “Deben entender del negocio para comprender donde están las oportunidades”.

Tema de Costeo en la Industria, es muy importante. “La industria local tiene una gran falencia en este campo, en muchos casos lo tratan de compensar con contadores que sirven, y mucho, impositivamente, pero no son buenos costeando la industria. Los ingenieros deben tener conocimientos de costos, para evaluar desde el punto de vista “técnico-económico” el emprendimiento”, recalcaron.

En este sentido, Gruber dijo: “El Ingeniero de Industria de la Madera debe saber cómo evoluciona cada proceso del negocio, saber qué pasa fuera de la industria, cuál producto conviene hacer, etcétera”.

En conclusión, esta debería ser una fortaleza de los Ingenieros, el costeo por proceso y por producto.

-Experiencias laborales / Vinculación del estudiante: Experiencias previas, trabajos a campo, pasantías, prácticas laborales, antecedentes, experiencia previa. “Todos los antecedentes cuentan a la hora de presentar experiencia”, señalaron.

Desde trabajos integradores a campo, TP ejecutados en las industrias, las pasantías el estudiante “debe” hacerlas.

Al respecto, Gruber explicó que “el desafío es buscar una experiencia previa, de manera que antes de graduarse ya adquieran algo de conocimiento. Ser proactivos, que se aproveche el tiempo de estudiante para hacer pasantías”.

En relación al vínculo con las empresas: es importante fortalecer este vínculo y aprovechar las oportunidades. Paola Pérez advirtió que es un proceso no tan fácil: “En la formación de pasante, no todas las empresas los reciben tan fácilmente”.

-Temas de Género y cultura generacional: Luego de una consulta sobre la discriminación de género en la industria, que llegó desde la inquietud de una estudiante de Corrientes, Román Queiroz (FAIMA-Amayadap) explicó: “Este es un problema cultural, en mi opinión personal, que está más acentuado en algunas regiones que en otras”.

En esa línea, las capacidades o eficiencia para ocupar cargos directivos dentro de las empresas serán los fundamentos para avanzar frente al desafío a transitar, como sucede en el contexto social actual y generacional.

Por su parte, Paola Pérez comentó las dificultades encontradas en el ambiente de trabajo no solo por ser mujer, sino también por cuestiones de edad: “Es complicado lograr que los hombres de mi dependencia, realicen las tareas indicadas por una mujer más joven”, planteó.

Recomendó, en este sentido, tener humildad para aprender a relacionarse con las personas de mayor experiencia y edad. “Se aprende a trabajar con las personas, con humildad se puede aprender a relacionarse con subalternos de mayor edad, e incluso aprender de ellos.”

-Título Intermedio de la Carrera (Técnico en Industrias del Aserrío): Lucio Queiroz señaló que “es probable que quiera llegar al título de grado (IIM) y está experiencia práctica, de la tecnicatura, dará valor agregado al cursado de la carrera”. “Estamos muy entusiasmado, esperamos que todos nuestros supervisores a futuro sean técnicos. Siempre que se renueva el personal, buscamos  técnicos o ingenieros. En la actualidad tenemos 7 ingenieros en planta”, dijo. “Aún hay infinidad de trabajos puntuales a resolver con trabajo de medio turno”, adelantó.

Para Gruber, la tecnicatura es “una buena alternativa para aquel que trabaja, pero hay que tener en cuenta que faltan dos años para pasar a obtener el título de Ingeniero”.

Sobre temas técnicos puntuales Gruber opinó: “Hay muchas oportunidades de mejorar en la empresa, uno a veces no las puede hacer por falta de tiempo. Pero es un tema especial para una persona que empieza a trabajar.”

Visión del alumno: Juan Condori planteó el tema de los horarios, de medio tiempo. Opinó que “en la experiencia laboral se aprende mucho más, sin menospreciar las clases”, aclaró. “Se complementa mucho más con el plus de las horas teóricas. Creo se debería crear un puesto para esto en la industria”, planteó.

En respuesta, Gruber consideró que sería “una excelente forma de lograr  una  inserción temprana (si así fuera de jornada mixta en industria). Pero la realidad es que el puesto te lo tenés que ganar, no se crean puestos, la empresa demanda puestos específicos de trabajo y hay que hacerlo. La empresa tiende a mirar a la persona que se esmera, qué aprende por su cuenta”. Actitud, en definitiva.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *