Expertos forestales destacan la importancia de la certificación

Con el fin de promover el buen manejo forestal acorde a las necesidades de los compradores y en pro de las exportaciones, la Corporación Chilena de la Madera (Corma) realizó un seminario denominado “Mercado Forestal”, el cual abordó diversas temáticas relacionadas con la silvicultura. Los especialista, además de recalcar el potencial forestal de La Araucanía, hablaron sobre la importancia de la certificación internacional en el rubro.

 

 

Fuente: Diario Austral de La Araucanía

 

CHILE (28/11/2013).- Con el fin de promover el buen manejo forestal acorde a las necesidades de los compradores y en pro de las exportaciones, la Corporación Chilena de la Madera (Corma) realizó un seminario denominado “Mercado Forestal”, el cual abordó diversas temáticas relacionadas con la silvicultura.

 

La actividad, que contó con las exposiciones de destacados profesionales del rubro, se centró básicamente en cómo afrontar las exigencias internacionales, tanto a nivel de certificación como de calidad del producto, factores que, además, deberían ir de la mano.

 

“La idea de este seminario es informar a los productores con respecto a los mercados forestales, que éstos conozcan a qué mercados se exporta (China, Europa, Medio Oriente); con qué productos, dónde están los de mayor valor y los más básicos”, explica Patricio Santibáñez, presidente regional de Corma.

 

Potencial local

 

Si bien el rubro forestal en La Araucanía no es la primera actividad económica en la Región, ésta posee no sólo un gran número de plantaciones, sino también un amplio potencial futuro. “La región tiene una muy buena potencialidad para el crecimiento de los bosques, ya que éstos se dan muy bien, incluso mejor que en muchas partes de la Región del Biobío, que es el principal productor forestal de Chile. Por lo tanto, son capaces de generar productos de mayor valor”, afirma el presidente regional de Corma, agregando que “tenemos mucha superficie de actitud forestal. Si bien estamos más lejos de los mercados, la capacidad de producción forestal es alta en La Araucanía”.

 

En ese sentido, los expertos coincidieron en que las condiciones ambientales de La Araucanía son idóneas para las plantaciones, sobre todo de pino y eucalipto, especies que gracias a su rápido crecimiento y bajo costo, son las más rentables en términos comerciales.

 

“Esta región es bien particular y tiene muy buenas condiciones para el desarrollo de las plantaciones, ya que tiene muy buen clima y suelo, lo que la hace altamente productiva. Por ejemplo, el cambio climático no debiera afectarla de manera significativa en los próximos años”, destaca Marcos Urrutia, subgerente de Silvicultura de la CMPC.

 

Bajo este escenario, donde se proyecta un crecimiento del rubro a nivel global en una amplia gama de mercados y productos -que abarcan desde la leña hasta la elaboración de pañales, entre muchos más-, Urrutia declara que “el futuro de esta Región debiera ser muy bueno”.

 

Certificación

 

Uno de los aspectos más destacados y que se pretende potenciar en toda la cadena de producción forestal es el proceso de certificación internacional, sobre todo la norma FSC, cuyo objetivo es promover un manejo forestal ambientalmente responsable, socialmente beneficioso y económicamente viable en los bosques de todo el mundo.

 

En el caso de Chile, actualmente un 70% de las plantaciones cuentan con certificación, lo que básicamente se traduce en un buen manejo de éstas, las que pueden así calificar con los estrictos estándares de compra de los mercados internacionales, sobre todo norteamericanos y europeos.

 

“Además de manejar bien los bosques desde el punto de vista social y ambiental, lo que queremos también es mostrarle a los propietarios forestales que requieren certificarse porque el mercado lo está solicitando”, indica Mauricio Bruna, gerente de Procer, una de las instituciones chilenas encargadas de entregar la certificación FSC.

 

En ese sentido, el gerente de Procer indica que los procesos de certificación están cargados de mitos, donde uno de los más comunes es el costo de ésta. “Históricamente se ha dicho que es un obstáculo para los empresarios, sobre todo para los pequeños. Sin embargo, hemos logrado simplificar los procesos y bajar así los costos, por lo tanto el valor ya no es una excusa”.

 

Bruna explica que una de las características básicas para la certificación es cumplir las leyes al pie de la letra, “así, se tiene por lo menos el 80% del estándar cumplido”, señala.

 

Además, se debe mejorar el manejo desde el punto de vista social y ambiental, buscando acciones voluntarias por parte de los dueños de los predios certificados, caracterizadas por una visión a largo plazo y prácticas de buena vecindad con las comunidades aledañas.

 

Bruna agrega que “también se debe cuidar el agua y el suelo, que son temas de largo plazo que terminan con una buena rentabilidad dentro de los campos”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *