Se creó el Fondo Paranaense REDD++, una iniciativa voluntaria para promover la generación de bonos de carbono en Misiones

Se trata de un fideicomiso de administración mixto público-privada constituido por los municipios de Comandante Andresito, San Antonio, Colonia Aurora, San Vicente, El Soberbio, Bernardo de Irigoyen que conforman el Consorcio Municipios Unidos para la Conservación de la Selva Paranaense Argentina (MUCSPA-REDD++), sumado a la Cooperativa Restauradora de la Selva Paranaense LTDA y unas siete empresas forestales. La herramienta financiera responde a los requisitos exigidos por los organismos internacionales de Naciones Unidas (PNUD/UNFCCC/UN-REDD) y será el mecanismo que permitirá captar recursos nacionales e internacionales (donaciones o inversiones) para financiar iniciativas de conservación de la selva misionera para almacenamiento de carbono REDD++.

 

 

 

Por Patricia Escobar

 

MISIONES (13/9/2013).- En la provincia se avanza en una iniciativa voluntaria público-privada para la generación de Bonos de Carbono con Bosques Nativos por medio de la creación del fideicomiso denominado Fondo Paranaense REDD++ (Reducciones de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero por deforestación y degradación evitada, enriquecimiento de la masa boscosa y desarrollo de las comunidades rurales dependientes de los bosques).

Esta herramienta financiera responde a los requisitos exigidos por los organismos internacionales de Naciones Unidas (PNUD/UNFCCC/UN-REDD) y será el mecanismo que permitirá captar recursos nacionales e internacionales (donaciones o inversiones) para financiar iniciativas de conservación de la selva misionera para almacenamiento de carbono REDD++.


El fideicomiso de administración mixto público-privada esta constituido por los municipios de Comandante Andresito, San Antonio, Colonia Aurora, San Vicente, El Soberbio, Bernardo de Irigoyen que conforman el Consorcio Municipios Unidos para la Conservación de la Selva Paranaense Argentina (MUCSPA-REDD++), sumado a la Cooperativa Restauradora de la Selva Paranaense LTDA y unas siete empresas forestales.

“Este Fondo Paranaense se presenta como una iniciativa innovadora a nivel país, ya que generaría un antecedente en el ámbito de negociaciones multilaterales porque es una iniciativa que tiene carácter de política pública local de largo plazo, que a su vez es mixta, donde tanto el tercer sector como el sector privado participan en el diseño de la misma. En temas de cambio climático esto es clave porque la primera puerta que se golpea ante un problema climático es la de la municipalidad. Por otro lado, ante un reto tan grande como lo es el cambio climático, la unión es el único camino posible”, sostuvo el intendente de San Vicente, Valdir dos Santos, quien además es el presidente del Consorcio MUCSPA-REDD++.

 

Una vez creado el Fondo, en adelante avanzarán en la formación de la administración e invitarán a instituciones y ciudadanos con trayectoria en la conservación de la selva para formar parte de una Fundación que se creará para ejecutar las acciones financiadas a través de esta herramienta.

 

Deforestación y extinción

 

Según el informe para la deforestación de las eco regiones argentinas de la Secretaria de Ambiente de la Nación, la deforestación en Misiones es de aproximadamente 60.000 hectáreas cada cuatro años. “La mayor parte de esta deforestación es perpetrada en territorio de los municipios que formamos el Consorcio, y lamentablemente gran parte se da también en la zona categorizada como Áreas degradadas de la Selva Misionera en El Soberbioamarilla dentro de la Ley de Ordenamiento Territorial del Bosque Nativo, que no puede ser deforestada. Por esto en nuestros municipios la deforestación es no planificada”, afirmó Bruno Beck, intendente de Andresito. En este sentido, expuso que “actualmente  existe un grave peligro de deforestación no planificada en la península de Andresito que es un corredor natural para la fauna entre Argentina y Brasil, por la ubicación en la que se encuentra. El área esta en la categoría amarilla, por lo tanto reportamos de esta situación pero hasta ahora no hay respuestas y una vez que la selva se destruye no hay vuelta atrás”, dijo Beck.

 

Por otra parte, salvar a la selva de la extinción y garantizar su permanencia durante 20 años por medio de la generación de áreas relacionadas a la producción de almacenamiento de carbono REDD++ requiere de no menos de 500 millones de dólares, lo que expone el gran reto de  esta iniciativa en Misiones. “Actualmente la deforestación de la selva va de la mano de cuestiones sociales y ambientales graves, que con el aumento de la temperatura proyectado por el cambio climático no presentan un futuro muy alentador”, sostuvo el intendente de San Antonio, Leopoldo Benítez. “Las políticas de conservación de un país o de una provincia nunca pueden ser a costa de otro nivel de gobierno o del sector privado, las políticas de conservación deben ser sustentables por sí mismas. San Antonio es un ejemplo clave de esto ya que nosotros tenemos aproximadamente el 60% de nuestro territorio afectado a un Parque Provincial (Urugua-í) pero el municipio no recibe un centavo de compensación por este sacrificio territorial y esto redunda en un perjuicio que se traduce en áreas marginales o pobres rodeando al Parque, con la consecuente deforestación y degradación de la selva”.

 

Finalmente, también para los municipios se presenta la oportunidad para avanzar en la recuperación de áreas degradadas en sitios que históricamente fueron destinados a cultivos agrícolas. Es el caso de Colonia Aurora, que se sumó a la iniciativa voluntaria del Fondo Paranaense. “En estas zonas, el desarrollo de áreas con sistemas agroforestales puede resultar un punto de inflexión para mitigar los efectos negativos”, expresó el intendente de la localidad, Jorge Kramer. “Nuestro municipio fue el primer proyecto público de REDD++ de Argentina, nosotros desde el año 2009 impulsamos el proyecto “Nuevas Selvas de Colonia Aurora REDD++” pero los altos costos de producción para un solo proyecto nos retrasaron en nuestro objetivo de restaurar la selva. Hoy la situación actual es diferente, ahora somos un consorcio de municipios y somos parte de una propuesta de fase 2, lo que es muy positivo”, concluyó el jefe comunal.

 

Mecanismo internacional

 

La creación del Fondo Paranaense responde al seguimiento de una tendencia global para la generación de carbono REDD++ en Misiones. El proceso de REDD+ a nivel de las Naciones Unidas -donde se está creando el mecanismo para el segundo periodo de cumplimiento de Protocolo de Kioto  en el 2015- consta de tres fases: en la primera, los países diseñan sus estrategias de cómo van a evitar la deforestación mediante leyes; en la segunda, implica el diseño de mecanismos para implementar actividades que eviten la deforestación; y en la tercera es la implementación de mecanismos de pago por el almacenamiento de carbono que genere cada hectárea de selva. “El Fondo Paranaense es una herramienta de fase 2 y 3”, explicó Liliana Ortega, autora de la iniciativa, pero a su vez, destacó que “quizá lo más importante de este proceso fue diseñar un mecanismo de financiación que garantice transparencia y participación a donantes e inversores”.

En este sentido, señaló que “el Fondo Paranaense prevé para su instrumentación la creación de un comité político formado por todas las partes voluntarias involucradas, desde gobiernos, sector privado, ONGs, instituciones científicas y donantes. Además de un sistema de publicidad que permitirá a cualquiera que se encuentre interesado en el Fondo tener acceso a información, principalmente todo lo económico, ya que es clave que se pueda garantizar el seguimiento de los fondos donados, garantizar seguridad jurídica y transparencia a los donantes e inversores y otorgar pleno conocimiento de los recursos que se capten a quienes son y serán sus  beneficiarios”, precisó la especialista.

 

Gestión y conservación

Con los fondos que se obtengan apuntan a financiar actividades y estudios Readiness (desarrollo de un Mapa General de Cambio del Uso del Suelo REDD++, diseño de metodología intermunicipal de monitoreo terrestre Tier 3, diseño de una metodología estandarizada para la realización de Inventarios Forestales locales, desarrollo de metodologías de restauración, enriquecimiento, reforestación con especies nativa; diseño de una metodología estandarizada de Monitoreo de Emisiones y Remociones de Carbono y su correlativo CO2, diseño de un Programa Intermunicipal de Promoción Agro-Forestal REDD++, diseño de un Programa de capacitación técnica en monitoreo Tier 3, diseño de un Sistema de Verificación productiva climática, diseño de un sistema de pagos compensatorios REDD++, diseño de un Sistema de micro créditos sustentables; diseño de un sistema de micro seguros climáticos, diseño e Implementación de un programa de sociabilización de salvaguardas sociales y ambientales ordenamiento territorial,  diseño e implementación de un Programa Mixto Público Privado de Control Ambiental REDD++); Programas Públicos Municipales de Monitoreo y Promoción Productiva REDD++; Programa Mixto Público-Privado Intermunicipal de Monitoreo y Control Ambiental REDD++; y la Financiación del Proyectos REDD+ y Proyectos REDD++.

 

Al contar con  la herramienta financiera, la iniciativa voluntaria ya tiene el 50% del trabajo concluido, en adelante el desafío será encontrar personas, países o empresas del mundo que quieran no solo financiar almacenamiento de carbono o neutralizar sus emisiones sino además valorar la biodiversidad. “Para lograr esto resulta indispensable consolidar una administración sólida para el Fondo Paranaense. Nosotros pretendemos que el administrador sea una Agencia de las Naciones Unidas,  y si bien estamos pretendiendo lo máximo, también es cierto que salvar a una selva de la extinción no es una tarea menor. La voluntad de hacerlo existe, vamos a poner nuestro mayor esfuerzo para lograrlo”, dijo Ortega.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *