Tompkins revela sus planes sobre gran reserva de agua

Medio ambiente

Ecologista estadounidense tiene proyectos conservacionistas sobre 179 mil hectáreas del acuífero Guaraní en Argentina. Aunque hay críticas que lo acusan de querer acaparar una valiosa reserva de agua dulce, el empresario explica que quiere crear una reserva natural que recupere la flora y fauna autóctona. Allí ya funcionan una estancia y una hostería para recibir visitantes

Fuente: Lignum

CHILE (5/10/2005).- El empresario y ecologista estadounidense Douglas Tompkins no sólo tiene proyectos conservacionistas en Chile. Es en Argentina donde tiene uno de los menos conocidos: el que busca preservar la biodiversidad de 179 mil hectáreas de su propiedad ubicadas sobre la tercera reserva de agua dulce del mundo, el acuífero del Guaraní. En una entrevista con la publicación Noticias, de Argentina, el creador del Parque Pumalín no dio crédito a las críticas que en el vecino país aseveran que persigue acaparar un recurso estratégico, que ya escasea en algunos lugares del mundo. Por el contrario, explicó que su objetivo en los llamados esteros del Iberá son los mismos que ha tenido siempre en sus proyectos: cuidar la naturaleza. Reserva y hostería En el lugar, Tompkins ya levantó su estancia y la llamó El Rincón del Socorro. Según relató a la citada publicación, allí pasa su tiempo cuando no está en Chile. Se trata de un lugar marcado por los pantanos, donde abundan los yacarés, los carpinchos y una inmensa variedad de aves. Pero en la zona faltan varias especies originarias, como por ejemplo el jaguar y el oso hormiguero, por lo que la idea de Tompkins es crear una gran reserva natural, que recupere la fauna y la flora autóctonas. Hace dos años, Tompkins dijo a medios españoles que quería aumentar sus tierras a 600 mil hectáreas y estaba dispuesto a invertir hasta 25 años en recuperar la zona. Hoy en el Rincón del Socorro ya existe una hostería, que atiende a los visitantes que acuden a ver a los caimanes del pantano. Da trabajo a una veintena de lugareños de la Provincia de Corrientes. Para concretar sus planes, el empresario quiere tomar contacto con biólogos locales, con la World Life Conservation Society y contratar especialistas, para insertar cada nuevo animal en la zona. Tompkins compró las 179 mil hectáreas de terreno a la Gobernación de la provincia en 1998. Según relató a Noticias, él y su esposa fueron invitados por el gobierno de Menem a la zona: “Nos ofrecieron comprar estos campos del Iberá, que eran de la familia Blaquier, pero desistimos al principio. Tiempo después, entendimos que había algo especial aquí y volvimos para comprar. En términos de biodiversidad, es un lugar único”. El agua Lo particular del proyecto del norteamericano es que bajo su tierra corre una enorme cantidad de agua dulce, que podría proveer del líquido a la población mundial por 200 años, según explicó a La Tercera el doctor en Geología e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina, Miguel Auge. De acuerdo al experto, la zona representa una de las riquezas naturales más importantes de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay: “Hay que cuidarlo de la privatización. Actualmente no hay grandes explotaciones de agua ni empresas que lo contaminen. No creo que Tompkins haya tenido un interés acuífero, como creen algunas ONG que piensan que se quiere apropiar del agua (…) hay una cierta sensibilidad, pero probablemente él tiene buenas intenciones”, dijo. Fuente: La Tercera

Fuente: Lignum

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *