Kirchner se reunió con representantes ambientales y de la comunidad Wichi por reserva Pizarro

Medio ambiente

El presidente de la Nación, Néstor Kirchner, recibió ayer a los caciques wichi y se comprometió ante ellos a intervenir en la solución del conflicto por la reserva de Pizarro en Salta que fue vendida el año pasado a empresarios privados. Tras varios meses de trabajo, será inminente un acuerdo con el gobierno salteño por el que se convertiría a la zona en un área protegida de jurisdicción nacional.

Fuente: FVS

BUENOS AIRES (29/9/2005).- El director general de la Fundación Vida Silvestre Argentina, Javier Corcuera; el director de Campañas de Greenpeace, Emiliano Ezcurra; Juan Carr de la Red Solidaria, los representantes wichi y el actor Ricardo Darín; expusieron hoy a la mañana al Presidente Kirchner y al Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, la situación de la reserva de General Pizarro en la provincia de Salta que es actualmente propiedad de empresarios privados y está a punto de ser desmontada para darle un uso agrícola. El objetivo de la FVSA, Greenpeace, la Red Solidaria y la Administración de Parques Nacionales – que trabajan juntos en esta campaña para salvar la reserva – es conseguir comprar algunas de las tierras vendidas para convertirlas un área protegida bajo la órbita del Gobierno nacional. “Estamos cerca de un acuerdo a partir de la propuesta hecha por Parques Nacionales al gobierno de Salta” señaló Javier Corcuera a la salida del encuentro. Lo que se está negociando con las autoridades salteñas es una propuesta de rezonificación del área diseñada por las organizaciones y acordada con la Administración de Parques Nacionales. Aparentemente tanto el gobierno de la provincia como los empresarios y actuales dueños, estarían dispuestos a ceder parte de las tierras para conseguir la meta y recuperar el área. Allí vive una comunidad wichí de alrededor de 60 personas cuya supervivencia depende de los recursos que le brinda el bosque y que también pelea junto con las organizaciones por sus derechos. “El caso Pizarro llegó a la Rosada porque la venta de un área protegida no puede menos que preocupar al Presidente de la Nación”, afirmó Emiliano Ezcurra de Greenpeace. Por su parte el cacique wichí y los asistentes que lo acompañaron se mostraron muy emocionados y contentos por los resultados de la iniciativa que los involucra directamente. El encuentro con el Presidente se llevó a cabo después de una convocatoria de Greenpeace en la que una serie de famosos se calzaron remeras blancas con letras que formaron la frase “Kirchner salvá Pizarro ya”, frente a la Casa de Gobierno. El lunes por la noche, Ricardo Darín, convertido en virtual vocero de la campaña, fue el encargado de invitar a la participación en la concurrida movida en el programa de Diego Maradona. El evento de hoy a la mañana disparó una audiencia sorpresiva con Kirchner que se comprometió ante los presentes a invitar al gobierno de Salta a que designe de inmediato a un emisario para alcanzar un acuerdo la semana que viene. Aunque las perspectivas son buenas, todavía hay un camino por transitar para llegar a la resolución definitiva del conflicto. “No vamos a bajar la guardia – ratificó Ezcurra de Greenpeace – hasta no conseguir que nos aseguren la mayor cantidad de hectáreas posibles para la nueva reserva”. Por su parte Javier Corcuera insistió en que “las áreas naturales protegidas de las provincias y de la Nación son bienes del Estado que no deben ser vendidos. Lo mejor de nuestra patria no tiene precio”. Los servicios ambientales que prestan los bosques Las 25.000 hectáreas originales de la reserva de Pizarro conservaban sectores de transición entre la selva pedemontana de las Yungas y del Chaco Semiárido, dos de los ecosistemas más amenazados de la Argentina por la expansión de la frontera agropecuaria. Un dato basta para confirmar una realidad preocupante: en el departamento de Anta en donde está ubicada la reserva a tasa anual de deforestación triplica la media mundial. Cada año, en la Argentina más áreas silvestres son convertidas en cultivos o campos de pastoreo. Aumenta la producción pero disminuyen las especies, sus hábitats y los servicios ambientales que brindan los ecosistemas que no se valoran debidamente. Según datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable en los últimos 70 años en la Argentina perdimos el 70% de nuestros bosques nativos. Un informe del director de la FVSA, Javier Corcuera, indica que entre los servicios ambientales que prestan los bosques están la provisión de materias primas valiosas y de alimentos naturales. Los bosques ayudan, también, en la regulación de gases, la fijación de carbono y el control de disturbios poniendo barreras ante procesos erosivos de alto impacto social y económico como aludes, inundaciones o desertificación. También funcionan como hábitats de biodiversidad, protectores de cuencas hídricas y colaboran con el ciclado de nutrientes y, en un país como la Argentina, generan importantes ingresos como atractivo turístico con valores culturales propios. Como se verá, con la pérdida del paisaje, perdemos mucho más que especies. En función de estos servicios que prestan los ecosistemas es que puede medirse la valoración económica de los ambientes naturales. Según promedios a nivel mundial, cada hectárea cultivada rinde anualmente alrededor de U$s92, mientras que los bosques dan servicios por U$s900. Esto significa que, por cada hectárea deforestada perderíamos alrededor $2700 pesos. En Pizarro hay casi 18.000 a punto de ser desmontadas. “Quedó claro en la reunión de hoy que todos los actores de este juego estamos muy cerca de llegar al acuerdo final y esto demuestra que el gobierno de Salta también estaría dispuesto a suscribirlo. Esa es una noticia alentadora”, destacó el director de la FVSA al final de la mañana.

Fuente: FVS

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *