La caída del ritmo de forestación puede afectar las exportaciones

En 2004 las ventas externas del sector forestal llegaron a U$S 760 millones

Debido a la deficiente aplicación de la ley de incentivos, la inversión en nuevos bosques se encuentra paralizada y en pocos años faltará materia prima para las industrias del sector. Según datos del sector, de los $ 40 millones que estaban presupuestados en 2004 para incentivos, sólo se ejecutó la mitad. Y este año, se llevan pagados $11 millones sobre un partida de $ 60 millones.

Fuente: El Cronista

Debido a los retrasos del gobierno nacional para pagar los incentivos forestales, en la actividad continúan paralizadas las inversiones en nuevas plantaciones prácticamente ya desde tres años. La superficie con bosques cultivados crecerá a un bajo nivel en 2005 como consecuencia de la deficiente aplicación de la ley 25.080, que dispone beneficios para las inversiones forestales. En caso de que no se normalicen los pagos ni se restablezcan los alcances de la ley, es probable que en pocos años se vean en riesgo las exportaciones de productos forestales debido a la falta de materia prima, señalaron ayer en un informe publicado en el Cronista. La razón principal detrás de esta fuerte caída es que el Estado mantiene deudas millonarias con el sector desde el año 2000, lo que genera incertidumbre a la hora de planear nuevas inversiones. En la Asociación Forestal Argentina (Afoa) no ocultan su decepción por la escasa transparencia con que se viene aplicando el régimen de promoción, que se suponía que traería previsibilidad a la forestación y garantizaría la sustentabilidad de los recursos. Sin embargo, la ley entró en vigencia en medio de la peor crisis de la historia del país y sólo cumplió su objetivo durante un breve período. Después, todo fueron promesas incumplidas. En el medio quedaron pendientes inversiones millonarias que todavía no pudieron concretarse. El incentivo que establece la ley, similar al de otros países, prevé la devolución del 80% de la inversión en bosques cuando la superficie implantada no supera las 300 hectáreas y del 20% cuando es menor a 500 hectáreas. Aunque en los últimos dos años se agilizó el ritmo de pagos que realiza la Dirección de Forestación (organismo de aplicación de ley de Promoción de Bosques Cultivados), muchos productores todavía no cobraron por inversiones realizadas en el año 2000. Según datos del sector, de los $ 40 millones que estaban presupuestados en 2004 para incentivos, sólo se ejecutó la mitad. Y este año, se llevan pagados $11 millones sobre un partida de $ 60 millones. La ley 25.080 también establecía la devolución del IVA para las inversiones, algo que nunca llegó a cumplirse. Además, garantizaba la estabilidad fiscal en los nuevos emprendimientos por 30 años. Sin embargo, más del 90% de los productores, Pymes y grandes empresas que apostaron a la forestación tuvieron aumentos de impuestos en los últimos tres años. negrita/La demanda externa/negrita En 2004, la balanza comercial del sector forestal volvió a ser negativa debido a que viene cayendo la superficie plantada y avanza la inconsistencia: es decir, se consume más de lo que se renueva. Este escenario podría agravarse, a pesar de que la Argentina cuenta con, por lo menos, cinco millones de hectáreas disponibles para forestar. En la actualidad existen 1,1 millones de hectáreas de bosques implantados, pero el consumo de madera viene creciendo a un ritmo mayor al de renovación. A pesar de que Chile y Brasil comenzaron con planes de promoción forestal casi al mismo tiempo que la Argentina, ambos lograron un desarrollo superior y hoy cuentan con cinco y dos millones de hectáreas plantadas, respectivamente. Chile, por ejemplo, exportó el año pasado u$s 3.500 millones en productos forestales mientras que la Argentina alcanzó los u$s 760 millones. Pese a la incertidumbre actual, el sector espera que la ley de incentivos vuelva a su espíritu original y que finalmente la forestación alcance la previsibilidad que requiere para seguir creciendo.

Fuente: El Cronista

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *