Manejo de Fuego, el desafío de federalizar el Plan Nacional

Entrevista al Coordinador de Operaciones de PNMF, Roberto Velez

La nueva conducción del Plan Nacional de Manejo de Fuego (PNMF) promueve un proyecto para la conformación de un verdadero Sistema Federal, con la participación de los actores principales, que son las distintas jurisdicciones. “Se buscará unificar las acciones desde el Estado nacional, para luego poder acordar estrategias con los gobiernos provinciales. El desafío es enorme, pero este modelo que proponemos está directamente atado a sumar a todos los actores”, adelantó Velez.

Fuente: Revista ArgentinaForestal.com (N°17)

ABRIL 2005.- Roberto Velez, coordinador de Operaciones del Plan Nacional de Manejo de Fuego, dependiente de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SAyDS), del Ministerio de Salud de la Nación, realizó un balance general de la primer temporada crítica que enfrentó ésta nueva gestión central -dado que asumieron en el área en octubre pasado para acompañar al coordinador general, Fernando Epele- y adelantó a ArgentinaForestal.com los desafíos en materia de prevención y combate de incendios, política que será analizada junto a las distintas delegaciones del país el 19 y 20 de abril de 2005, en una reunión de trabajo que se llevará a cabo en la sede de la SAyDS, en Buenos Aires. negrita/ArgentinaForestal.com:/negrita cursiva/ Cuál es el balance que realizan desde la Coordinación Nacional, ante la primer temporada crítica que debieron enfrentar en ésta nueva gestión?/cursiva negrita/Roberto Velez:/negrita La temporada estuvo dentro de los parámetros normales esperados. Logramos alcanzar el objetivo que nos habíamos fijado que fue mantener el piso operativo de respuesta y, de ser posible, elevarlo. En ese sentido enfrentamos un serio problema en la provisión de medios aéreos, ya que al momento de hacernos cargo de la gestión, el único proveedor de helicóptero esta fuerza aérea, que este año hizo crisis ya que tiene una notoria merma en el material aéreo que puede aportar. Este hecho nos obligó a acelerar los tiempos en restituir los convenios que el PNMF mantenía con Gendarmería Nacional y Ejército Argentino, que habían quedado sin continuidad. De esa manera, hemos podido sumar un helicóptero de Gendarmería para Trevelín, y uno de Ejército para Península Valdez. cursiva/AF: Cómo fue el trabajo con las provincias?/cursiva R.V.: La relación con las jurisdicciones han sido en general buena, y así se mantiene. En el caso de ésta temporada, hemos podido llevar adelante la experiencia de armar grupos de apoyo para los lugares con más problemas, integrados por personal de las jurisdicciones, además del propio equipo de la brigada nacional. Un ejemplo de ello, es el contingente de brigadistas que enviamos a Chile o el que estuvo en marzo colaborando con Misiones y Corrientes. Esta convocatoria nos permitió poner a prueba nuestras capacidades logísticas y operativas para movilizar en forma rápida y ordenada los recursos. Y por otro lado, nos sirvió para confirmar la excelente predisposición de las Provincias y Parques Nacionales, y el muy buen nivel técnico del personal, dado que respondieron en forma satisfactoria y homogéneamente, pese a provenir de diversos orígenes. Y en este sentido, agradecer a las provincias de La Pampa, Chubut, Mendoza, Río Negro, Neuquén y la Administración de Parques Nacionales; por el aporte de personal que hicieron y el sobresaliente desempeño de los mismos. Este es el más claro indicador de la madurez que, como país, estamos alcanzando en la temática. cursiva/AF: Cuales fueron las principales causas del fuego? La sequía, la falta de prevención del hombre, o que otra situaciones se presentan?/cursiva R.V.: Las condiciones climáticas son un factor determinante en el comportamiento de los fuegos. No obstante, sólo provocan los incendios en el caso de las tormentas eléctricas. En el resto de los caso, el factor climático contribuye o no a la propagación de fuegos que se inician por otras causas. Y en este caso, la enorme mayoría son causas humanas. Es indiscutible que hay que trabajar en la prevención y es un trabajo a largo plazo porque tiene mucho que ver con la educación. Cómo todas las acciones que pretenden generar cambios de conducta, sus resultados dependen de factores como el estudio de causas para orientar esas acciones, y la constancia para sostenerla en el tiempo. cursiva/AF: Cuál fue la provincia más castigada por incendios a nivel país?/cursiva R.V.: Es difícil establecer un parámetro. Si asumimos que el fuego es un elemento natural, que está presente en la dinámica de la mayor parte de los ecosistemas, el concepto de “zona castigada” queda directamente vinculado a la actividad económica, productiva, o si se quiere humana. O también se puede vincular al hecho de que, por ser originado por el hombre, altere el ciclo natural de fuego de un ecosistema. Tampoco podemos perder de vista el grado real de daño que produce un incendio, según sea el uso de la tierra del lugar donde se produce. Con esto, quiero que se entienda que no afecta de la misma manera un fuego en un campo de pasturas naturales cuyo uso es ganadero, que una plantación de eucaliptos. Si sumamos a este análisis otros factores como la sensibilidad social, el tema se vuelve aún más complejo, ya que cuatro álamos que se prendan en Bariloche es reflejado en los medios masivos nacionales como: “Arden bosques milenarios”; y por otro lado, probablemente incendios de gran superficie en La Pampa no son noticias consideradas de interés. Por último, debemos asumir que el registro de fuegos, deja todavía mucho que desear en muchas zonas de nuestro país, y esta falencia atenta contra cualquier estadística que pretendía ser real. Por todo esto, la sequía y los fuegos se han producido en la Mesopotamia durante esta temporada, y el claro destino forestal que ha asumido ésta región probablemente lo hayan puesto, a primera vista, entre las más afectada. Pero como ente nacional y rector de la temática, tenemos la obligación de hacer un análisis serio de la situación, que aún no estamos en condiciones de expresar. cursiva/A.F.: Se puede decir que hay una temporada de riesgo de incendios forestales o rurales, o por las condiciones climáticas esto ha variado en el NEA? Antes de estimaba de septiembre a marzo, pero en el caso de Misiones y Corrientes, especialistas de Manejo de Fuego de los Consorcios manifiestan que ya no es mas así , sino que el alerta sobre este tema es todo el año, por lo menos en esta región. Que opina Ud. al respecto?/cursiva R.V.: Las épocas de mayor peligro de incendios varían en las distintas regiones de nuestro país. En la Patagonia, la “temporada de incendios” comienza en octubre y finaliza en abril, épocas en que las altas temperaturas se asocian con escasa. La situación es similar en las provincias que componen la Regional Pampeana del PNMF (La Pampa, Buenos Aires, Mendoza). En cambio, en el Centro y Norte del país, la época más crítica se produce en invierno y comienzos de la primavera, condicionada por las escasas precipitaciones. . La situación es diferente en Misiones y Corrientes, donde se producen incendios a lo largo de todo el año, si bien históricamente la época más crítica fue de septiembre a marzo. Cuando durante el invierno se producen algunos días sin lluvias asociados a valores de temperaturas más altos que los normales para la época -y a bajos valores de humedad relativa-, los combustibles finos y medios, como podría ser la hojarasca o ramas debajo de una plantación, entran en disponibilidad para arder y pueden producirse focos de fuego. cursiva/AF: Cuáles serán las acciones a futuro desde el PNMF para atender la problemática? Cómo trabajarán el tema de prevención?/cursiva R.V.: Nuestra visión tiene que ver con un concepto mucho más amplio de lo que es el Manejo del Fuego. El PNMF fue concebido como una organización de respuesta frente a incendios. Entendemos que debemos sostener y optimizar el aspecto de apoyo a las jurisdicciones como respuesta en acciones propias de combate, pero con un claro enfoque hacia el desarrollo de quienes tienen la responsabilidad legal, es decir, los estados provinciales y parques nacionales. En el tema de prevención, nuestra aspiración es establecer estrategias comunes con todos los actores y sumar los esfuerzos individuales para potenciarlos. La concepción de sistema va mucho más allá que las acciones de combate y debemos encontrar los caminos políticos y administrativos que nos permitan desarrollar tareas comunes con los necesarios matices que cada región presenta. De esta manera, quienes ocupamos hoy los cargos de conducción del actual PNMF, llegamos hasta aquí, no por nuestros méritos o antecedentes personales, sino por ser los gestores de un Proyecto que la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación comparte e impulsa. cursiva/AF: Cuáles son los principales ejes de este proyecto?/cursiva En principio, la conformación de un verdadero Sistema Federal destinado al Manejo del Fuego, desde una clara postura de participación de los actores principales, que son las jurisdicciones. Como paso previo, estamos trabajando muy enfocados a unificar las acciones desde el Estado nacional, para luego poder acordar estrategias con los gobiernos provinciales. Asumimos que actores como la Secretaría de Agricultura (Sagpya), Parques Nacionales, INTA, SIFEM, respondemos directa o indirectamente a una misma conducción y este hecho debe verse claramente reflejado en el discurso. Y sobre todo, en las acciones que indefectiblemente deben responder a una sola política común. No podemos aspirar a la conformación de un sistema eficiente, integrado por todas las jurisdicciones, si quienes representamos al Estado nacional trabajamos aisladamente y sin coordinación. El segundo eje busca enfocar la temática del Manejo del Fuego desde una visión amplia y enmarcada en el manejo global de los recursos naturales, donde existe un fuerte componente ambiental. Así tratada, las acciones vinculadas al tema tienen un campo mucho más amplio que la mera respuesta ante un incendio. Hablamos de planificación, de investigación, de análisis post fuego, quemas prescriptas, índices meteorológicos, incorporación de tecnología para detección y para combate, y una infinidad de aspectos más a los que esta concepción mucho más generosa nos obliga. Y por supuesto, todo el tema de capacitación, que debe ir asociado a los nuevos aspectos. El desafío es enorme y sería impensable de llevar adelante sólo con los recursos propios del PNMF. Por eso, el propio modelo que proponemos está directamente atado a sumar a todos los actores.

Fuente: Revista ArgentinaForestal.com (N°17)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *