APSA: “Pecom tenía una proyección deficitaria grave y esto nos llevó a salir al mercado

NOTICIA RELACIONADA

El gerente de Asuntos Corporativos y Legales de Alto Paraná SA, Adrián Lerer, aclaró que la empresa realizó compras de rollos puntuales en Corrientes, “debido a que Pecom tenía una proyección deficitaria grave”. Pero remarcó que “el buen momento por el cual atraviesa el negocio forestal incide en el incremento de la demanda de materia prima. Y los mismos aserraderos que hasta hace un tiempo trabajaban a un turno y a baja capacidad, hoy quieren trabajar a full, por tres turnos los siete días de la semana”, reflexionó.

Por Patricia Escobar

MISIONES Y BUENOS AIRES(11/2/2005).- Para el gerente de Asuntos Corporativos y Legales de APSA, Adrián Lerer, “parece reduccionista atribuir la creación de un impuesto a que Alto Paraná hizo un par de compras de madera en pie “puntuales” en Corrientes. Pero si lo que se prefiere es “demonizar” a una empresa, en lugar de hacer un análisis profundo y sectorial, donde hay cosas en juego tales como la reconversión que le ocurre a todo sector que crece y es dinámico, y hasta las mismas Pymes admiten que es necesario, entonces nos quedamos en la descalificación fácil”, reflexionó en relación a las expresiones del vicepresidente de la Apicofom, Pedro López Vinader. Con respecto a la inserción de APSA en el mercado forestal correntino, el ejecutivo explicó que “el aserradero Bosetti de la ex Pecom Forestal , y esto se sabe en Misiones muy bien, tenía una proyección deficitaria grave de madera post 2003 y hasta que maduraran las plantaciones fuertes que se hicieron a fines de los 90. Si nosotros no lo comprábamos, Pecom (o su otro dueño si no hubiéramos sido nosotros) debería haber salido al mercado a comprar “fuertemente” rollos, con la consiguiente suba de precios y escasez real. Al déficit mencionado debe sumarse que por los compromisos asumidos ante la CNDC, tenemos que proveer al mercado rollos por 50 mil toneladas año como venta, y 65 mil toneladas año como fasón”. Asimismo, aclaró que en este contexto también se debe tener en cuenta que “el buen momento por el cual atraviesa el negocio forestal incide de manera importante en el incremento de la demanda de materia prima. Hoy en día, los mismos aserraderos que hasta hace un tiempo trabajaban a un turno y a baja capacidad, quieren trabajar a full, por tres turnos los siete días de la semana”, indicó. Finalmente, reiteró que la falta de madera “es una profecía autocumplida, y esto lo señalé semanas atrás en otro medio: hay retención, no sólo de productores forestales que esperan venderla a mejor precio, sino de aserraderos medianos que compran en pie y no cortan”, subrayó.

Por Patricia Escobar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *