Barreal Blanco, el espacio privado que se suma a las áreas protegidas de San Juan

Tras 28 años, el Ministerio de Ambiente de San Juan sumó esta nueva propiedad mediante decreto provincial, incorporando a sus hasta ahora 11 áreas protegidas. La Reserva Privada Barreal Blanco, bajo la categoría Reserva Natural Manejada, está ubicada en el departamento Calingasta y el objetivo es de conservar una muestra del matorral de bulnesia retama.

 

Fuente: Ministerio de Ambiente de Jujuy

 

SAN JUAN (25/7/2021).- Mediante decreto provincial, San Juan suma a sus hasta ahora 11 áreas protegidas, la Reserva Privada Barreal Blanco, bajo la categoría Reserva Natural Manejada.

Esta reserva se ubica en el piedemonte oeste de la Precordillera Occidental y abarca, aproximadamente, 5905 hectáreas. Se emplaza al oeste del Parque Nacional El Leoncito, por lo que, además de sus objetivos de creación, funcionará como zona de amortiguamiento del Parque.

Fue creada con los objetivos de conservar una muestra representativa del matorral de bulnesia retama y sus especies acompañantes, manteniendo los servicios ambientales de este ecosistema.

Además de mantener en condiciones similares a las originales el ambiente de la zona, para impedir la pérdida de calidad del cielo en torno a dos importantes observatorios astronómicos.

Por otro lado busca difundir, promover y revalorizar los servicios ecosistémicos del monte sanjuanino, la importancia de la diafanidad del cielo en la zona y poner en valor el uso del sitio por las comunidades ancestrales. Además de asegurar el mantenimiento de sitios adecuados para el desarrollo de experiencias recreativas de bajo impacto en contacto con la naturaleza. Incentivar estudios científicos en el lugar.

Las áreas protegidas son unidades de conservación gestionadas con el propósito de lograr el sostenimiento a largo plazo de los valores naturales y socioculturales presentes en ellas.

La Reserva Privada Barreal Blanco, posee una serie de características naturales, culturales y sociales que le otorgan a esta nueva área protegida, importancia y crea la necesidad de conservación de la misma.

Esos valores de conservación son la presencia de un tramo del Camino del Inca (Qhapaq Ñan) considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; las condiciones atmosféricas excepcionales que permiten la investigación y contemplación del cielo; la presencia de una comunidad vegetal dominada por el retamo (bulnesia retama), siendo ésta la flor provincial (establecido por Ley provincial 866-L); y la presencia de la unidad geomorfológica Pampa de El Leoncito, reconocida a nivel internacional y zona de importancia turística y deportiva.

La Secretaría de Estado de Ambiente y Desarrollo Sustentable a través de la Dirección de Conservación y Áreas Protegidas, será la responsable de incorporar Barreal Blanco al Sistema Provincial de Áreas Protegidas.

Además, a través de su equipo técnico hará evaluaciones del estado de la flora, fauna y paisaje, hará las recomendaciones de manejo que se consideren necesarias y realizará las gestiones necesarias para la concientización, reconocimiento y defensa de la Reserva.

Barreal Blanco se ubica en el piedemonte oeste de la Precordillera Occidental y abarca unas 5905 hectáreas, aproximadamente. Se emplaza al oeste del Parque Nacional El Leoncito por esto también funcionará como zona de amortiguamiento del Parque.

El retamo, un agente esencial

El retamo, como la mayoría de la flora de zona seca y/o áridas, cumplen un papel fundamental en la regulación de las precipitaciones así como en el mantenimiento de los suelos. Es que son las principales “moldeadoras” del suelo con sus raices que mueven la tierra mantenendo la porosidad necesaria para la filtración del agua.

Hay que tener en cuenta que en estas zonas, las precipitaciones se dan por evaporación, es así que estos matorrales contienen el agua avitando su “pérdida

El valor ambiental

La Reserva Natural Privada Don Carmelo es una Reserva de Uso Múltiple creada con el propósito de conservar muestras de las comunidades del Distrito Cuyano de las provincias Altoandina, Monte y Puna. El objetivo de su creación es privilegiar la convivencia armónica entre las actividades productivas, antrópicas y el mantenimiento de los ambientes naturales con sus recursos silvestres.

El predio fue un lugar de concentración de cazadores, hasta que la familia Curátola lo compró en 1992 y decidió protegerlo. En 1993, se logra incluirlo como área protegida de la provincia de San Juan gracias a un acuerdo entre los propietarios de la estancia, las autoridades de la entonces Subsecretaría de Política Ambiental del Gobierno de San Juan y la Fundación Ambientalista Sanjuanina.

Se encuentra ubicada en el centro-oeste del departamento Ullum-sobre el límite con el departamento Calingasta; dentro del sector central de la precordillera sanjuanina, abarcando las Sierra de la Invernada y la Sierra del Tigre, las que conforman el denominado Valle de Hualilán.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *