Enrique García, de Ecuador: “Las plantaciones forestales comerciales manejadas correctamente tendrán uso continuo bajo conceptos de sustentabilidad”

El desarrollo de las plantaciones forestales comerciales en Ecuador, como melina y teca, se realiza, principalmente, en tierras baldías, sin cobertura vegetal o con procesos de degradación de la Sierra y la Costa, por lo que “no se afecta al bosque nativo”, indica Enrique García, subsecretario de Producción Forestal del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Fuente: El Universo

 

ECUADOR (29/11/2019).- los factores que motivan la inversión forestal en zonas de Sierra y la Costa  son el costo de la tierra, disponibilidad de mano de obra calificada, apropiados niveles de precipitación, acceso a carreteras de primer orden y cercanía a los puertos del país, lo que le otorga una ventaja comparativa al cultivo de bosque plantado en otras zonas productivas más lejanas como la Amazonia.

Ecuador es el país con la mayor tasa de deforestación de Latinoamérica en comparación con su tamaño, incluso más que Brasil.

“Las plantaciones forestales comerciales no compiten con el bosque nativo, y por el contrario ratifica el rol preponderante que tienen las plantaciones forestales comerciales como recurso renovable, ya que manejadas correctamente, tendrán uso continuo bajo conceptos de sustentabilidad”, señala Enrique García, subsecretario de Producción Forestal del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Además, indica que este tipo de plantaciones tienen como objetivo “generar materia prima para la industria y la exportación, generar empleo en el sector rural y contribuir a reducir la presión sobre el bosque nativo, desestimulando la tala ilegal del mismo”.

El Estado ecuatoriano, según García, considera “impostergable” el desarrollo de estas plantaciones por lo que ha aprobado política pública orientada a convertir al sector forestal comercial en “un pilar de la economía”.

En el Código Orgánico Ambiental establece la entrega por parte del Estado de incentivos económicos no reembolsables a aquellas personas naturales, jurídicas, asociaciones productivas que emprenden en proyectos productivos de reforestación.

Sin embargo,  la coyuntura fiscal ha limitado por la implementación de esta iniciativa, reconoce el funcionario.

Ecuador tiene una superficie total de 25,6 millones de hectáreas, de los cuales 12,6 millones de hectáreas se registran como bosque nativo, lo que representa aproximadamente el 50% de la superficie total nacional, según la entidad.

El 80 % del bosque nativo registrado se encuentra en la Amazonía, el 13 % en el Litoral y el 7 % en la Sierra. El bosque nativo ubicado en la Sierra y Litoral del país forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas y comprende Parques Nacionales (Machalilla, Podocarpos, Chimborazo, etc), áreas de Socio Bosque y otros Bosques Naturales Privados.

“La fijación y captura de carbono del bosque plantado reduce los efectos negativos del calentamiento global (inundaciones, sequías y erosión del suelo) y contribuye de manera transversal a cumplir con las obligaciones contraídas por el Ecuador en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático”, afirma García.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *