Click sobre la imagen para Ampliar

Entre Ríos: Diputados derogó la polémica Ley de la Madera

Click sobre la imagen para AmpliarEl consenso fiscal – un acuerdo de naturaleza política como definió Diego Lara – fue aprobado sin los votos de los diputados Gustavo Guzmán, Alejandro Bahler, José Allende y Silvio Valenzuela. En tanto, quienes votaron a favor de derogar la norma que prohibía la venta de productos forestales al exterior, se ganaron el repudio de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú presente en el recinto. Por otro lado, se aprobó la media sanción a un proyecto del diputado Alejandro Bahler para prohibir el uso de bolsas de polietileno no degradables

 

 

Fuente: Diario Junio, APF Digital, Agencia AIM

 

ENTRE RÍOS (15/12/2017).- La adhesión al denominado “Consenso Fiscal” fue el tema que más largamente ocupó a los Diputados. El proyecto del Ejecutivo fue acompañado por los bloques mayoritarios, salvo excepciones. Diego Lara fue quien expuso los principales puntos de lo que caracterizó como un “acuerdo de naturaleza política” que “genera compromisos” y plantea “obligaciones de medio”.

Habló de que el mismo permitió resolver el planteo bonaerense que iba a afectar a Entre Ríos por los fondos de coparticipación – “lo resolvió la política” – dijo, y dio cuenta de que este acuerdo “beneficioso para los entrerrianos” también trae aparejada la reforma tributaria que será tratada posteriormente, como parte de ese compromiso fiscal con el presidente Mauricio Macri.

Luego, sentó postura en contra de la reforma previsional que mañana deberá ser refrendada o no por diputados nacionales y afirmó: “Es un ajuste a los jubilados”.

Le siguió el diputado José Artusi quien se expresó de acuerdo con el consenso que antes Lara, sin querer, llamó “pacto fiscal”. De todos modos, el radical dejó planteado que es necesario instrumentar una “reforma estructural”, “profunda e integral” a nivel impositivo.

El más corrosivo fue el masssita Alejandro Bahler quien dijo que su voto sería negativo porque el consenso “es una gran mentira”, enfatizó. Cuestionó la reforma previsional y le dijo al ministro Rogelio Frigerio que muestre “qué as esconde bajo la manga”.

Guzmán, en un breve mensaje dijo que votaría en contra ya que el consenso fiscal era un “soborno a los gobernadores” para pagarle “privilegios” a otros sectores. Sin hablar, pero con el voto en contra, se agregaron Allende y Valenzuela.

El presidente del Bloque de Cambiemos, Sergio Kneeteman, dijo que “monitorearán” los ingresos que vengan a raíz de este consenso y pidió el acompañamiento de los municipios. Cabe resaltar que antes, habló la diputada Carmen Toller quien dijo que votaría a favor, aunque reiteró en dos oportunidades “a costa de nuestros principios”.

Ley de la madera

Diputados en la sesión aprobó la ley que establece un Plan Maderero Industrial y deroga la denominada “ley de la madera” que prohíbe la venta de productores forestales a empresas pasteras uruguayas.

Fueron Kneeteman y Leticia Angerosa, los dos representantes de Gualeguaychú, aunque de distinto signo político, quienes adelantaron su voto en contra de la norma. Votaron también en contra la diputada Toller, Tassistro, Bahler, Gustavo Zavallo y Miriam Lambert. El resto, votó a favor y se ganó el repudio de los ambientalistas.

El tema no estaba en la agenda de los legisladores, pero sorpresivamente llegó el pedido del ministro del Interior, según reconocieron desde el bloque de la oposición. Lo que se pretendía era derogar la norma que prohíbe la exportación de rollizos de madera a la República Oriental del Uruguay.

La ley fue aprobada en el marco de la lucha de los ambientalistas contra la instalación de Botnia en Fray Bentos. Mauricio Macri, en su documento fundacional “El estado del Estado” al inicio de su gestión, sugirió que esa norma sea derogada.

La división en la bancada de Cambiemos hizo dudar a sus integrantes de avanzar en la sesión de este miércoles. Sin embargo, se decidió sobre la hora tratar el tema sobre tablas.


Veronessi: “Ni las fuentes de trabajo ni la salud humana se favorecerán con la derogación de la Ley de la Madera”


El tratamiento y aprobación sobre tablas del llamado Plan maderero entrerriano que deroga la Ley de la Madera y permitirá la exportación de materia prima a Botnia tomó por sorpresa a los asambleístas de Gualeguaychú, que no esperaban que se tratara en lo que resta del año. “No hemos tenido ninguna medida válida para defender el ambiente por más que lo digan de palabra, dijo a AIM Juan Veronessi, integrante del colectivo ambiental, que consideró que no había ninguna razón para la derogación, ni desde el punto ambiental ni del productivo”, dijo.

“Ha sido una sorpresa que se trate y sobre tablas. Nosotros habíamos hablado en todas las instancias gubernamentales y legislativas de la provincia sobre cuáles son los motivos de nuestra oposición y no veíamos ninguna razón para que se permita la exportación de rollizos a Botnia y que se exporte nuestra madera cuando aquí hace falta más madera para lo que necesitamos tratar”, dijo a esta Agencia Juan Veronessi y agregó que “ni las fuentes de trabajo ni la salud humana se favorecen con la derogación de la Ley”.

Por otro lado, advirtió que esta derogación “favorecerá monopolios económicos que no sabemos que plan van a tener para forestar y que tienden por supuesto a la producción de madera para plantas celulósicas, cosa que de ninguna forma conviene a Entre Ríos”.

En términos generales consideró que las medidas adoptadas tanto por el Gobierno provincial como el nacional “no favorecen de ninguna manera las fuentes de trabajo ni la producción de recursos válidos para la provincia de Entre Ríos”

En ese marco consideró, “es absolutamente inoportuna la postura general del Gobierno” y sostuvo que no hubo “ninguna medida válida para defender el ambiente por más que lo digan de palabra. Prueba de ello es que hoy derogan una Ley que protege el ambiente, apoyando la industria pastera”.

Por último, lamentó que mientras el movimiento ambiental en contra de la contaminación en “está creciendo en Argentina”, las políticas gubernamentales van “en el sentido que impulsa el negocio y no el que impulsa la salud humana y del ambiente”.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *