Papeleras: Argentina y Uruguay intercambian gestos de distensión

TRAS DECLARACIONES DEL GOBERNADOR DE ENTRE RIOS

El canciller Gargano aseguró que se comunicó con Bielsa varias veces en las últimas horas y sostuvo: “Esto no deteriora las relaciones entre los dos pueblos”. La Cancillería argentina ratificó su “compromiso con la integración”.

Fuente: Diario Clarín

BUENOS AIRES (31/10/2005).- Después de la escalada diplomática que el fin de semana generaron las declaraciones del gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, la Argentina y Uruguay iniciaron hoy el proceso de deshielo. Desde los ámbitos diplomáticos de ambos países partieron señales de distensión sobre el episodio en particular, aunque queda claro que las tensiones generadas por la instalación de dos papeleras en Fray Bentos sigue latente. Mediante un comunicado de la Cancillería, la Casa Rosada destacó su “compromiso estratégico con el proceso de integración regional y en particular su decisión de profundizar su histórica relación fraternal con la República Oriental del Uruguay”. El Gobierno “está plenamente convencido de que las autoridades uruguayas no actúan motivadas por ningún otro ‘incentivo’ que no sea el de su interpretación de la mejor defensa de sus intereses nacionales, aunque estos hasta el momento se contradigan con los del gobierno argentino y el pueblo de la Provincia de Entre Ríos”, estableció el comunicado. Así se hizo referencia al desencadenante de la crisis, unas declaraciones radiales formuladas el sábado por Busti. Allí, sostuvo que “a lo mejor había algún incentivo para que el Uruguay aceptara las papeleras”. La Cancillería uruguaya interpretó que el gobernador sugería un hecho de corrupción, por lo que consideró sus dichos como un “agravio”. Más temprano, el canciller uruguayo, Reinaldo Gargano, había hecho su parte para suavizar la disputa. Afirmó que el episodio “no deteriora las relaciones entre los dos pueblos”. Y, en ese sentido, explicó que en las últimas horas conversó en distintas oportunidades con su par, Rafael Bielsa, y que espera que las gestiones conduzcan “a buen puerto”. Por su parte, el gobernador entrerriano, Jorge Busti, insistió esta mañana en que no se refirió a nada “espurio” acerca de las autoridades uruguayas en sus declaraciones. “Yo jamás hablé de algo espurio sobre las autoridades uruguayas. No sólo los entrerrianos están en contra de esta papelera, miles de uruguayos también lo están”, aseguró Busti en declaraciones a Radio Mitre. El conflicto por las papeleras sobre el río Uruguay comenzó en mayo, cuando el gobierno uruguayo confirmó que iba a permitir la instalación de dos fábricas, una española y otra finlandesa. De inmediato, vecinos y organizaciones ecologistas se quejaron por los daños que podrían ocasionar, ya que esa industria utiliza elementos altamente contaminantes. Primero, el Gobierno argentino le pidió al uruguayo una relocalización de las fábricas, pero sólo hubo una ratificación del emprendimiento. La tensión siguió en aumento. En julio, el canciller Rafael Bielsa viajó a Gualeguaychú para reunirse con los vecinos. El 21 de octubre, el presidente Néstor Kirchner no dudó en sostener que su par uruguayo, Tabaré Vázquez, estaba “equivocado”.

Fuente: Diario Clarín

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *