Greenpeace se sumó al rechazo de la instalación de papeleras

Actualidad

La entidad ecologista Greenpeace se sumó al “abrazo” al río Uruguay contra la instalación de dos plantas papeleras en la margen oriental del río que, según denuncian pobladores y especialistas, pueden provocar un grave impacto ambiental en el área. BUENOS AIRES (1/11/2005).- Para Emiliano Ezcurra, director de campañas de Greenpeace, “es imprescindible que el Gobierno nacional sostenga su demanda” ante el gobierno de Uruguay para que la instalación de las plantas de celulosa “se evalúe en el marco de los acuerdos bilaterales existentes, como el Estatuto del Río Uruguay”. “Las plantas de Ence y Botnia representan casi el doble de la producción de pasta de papel que hoy se realiza en la Argentina; eso significa una concentración de contaminantes frente a las costas de Gualeguaychú que supera todo lo conocido para esta industria en la región”, afirmó Ezcurra en un comunicado. Greenpeace sostiene que las autoridades argentinas deben “rechazar” esas iniciativas y “establecer una política de modernización” en el rubro papelero, para transformarlo en “una industria sustentable”. En un comunicado difundido hoy, la entidad ambientalista señaló que “la industria papelera es la principal fuente de compuestos organoclorados a los cursos de agua”. “Estos compuestos -agregó- afectan la vida acuática y se almacenan en los tejidos grasos de los organismos, bioacumulándosea lo largo de la cadena alimentaria”. También indicó que esas sustancias “en los seres humanos provocan trastornos de los sistemas inmunológico, nervioso y reproductor”, y que entre las identificadas en los efluentes “existen numerosos compuestos cancerígenos y mutagénicos”. Greenpeace reclama “desde mediados de los ’90 la necesidad de establecer un Plan de Producción Limpia en el Sector del Papel”. Esto puede lograrse “si adopta la explotación forestal sustentable, procesos no tóxicos, tecnologías libres de efluentes, un máximo reciclaje de productos de papel y una disminución del consumo, particularmente en los países industrializados”, afirmó la organización. (Télam).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *