Forestadores se asocian para lograr mejores precios en materia prima y bajar costos

Pequeños plantadores de la Zona Norte integran un proyecto cooperativo

La Cooperativa Misionera de Productores Forestales Limitada se presenta como un modelo productivo alentador, dado que se propone para el corto plazo avanzar en ventajas para la comercialización de rollos por medio de mayor volumen y regularidad en la entrega. También apuntan en bajar costos de insumos y mejorar aspectos productivos por medio de la capacitación para los socios.

Por Patricia Escobar

MISIONES(10/9/2004).- La renta del negocio forestal de pequeños productores estaría en alcanzar volumen y reducir los costos operativos que demanda el buen manejo de las plantaciones. Y para lograrlo, la alternativa de los productores sería asociativismo, según nos explican representantes de la Cooperativa Misionera de Productores Forestales Limitada. Se trata de la primera cooperativa del sector en la provincia. Fue constituida estatutariamente en junio pasado y la sede funciona en un espacio físico cedido por la Cooperativa Agrícola de Eldorado SCL. A tres meses de su creación, y ante el interés que despertó el emprendimiento, ya se asociaron a la misma productores de los departamentos de Iguazú, Eldorado, Montecarlo, General San Martín y San Pedro. “También hemos recibido consultas desde la zona de Santo Pipó y otras localidades de la Zona Sur de Misiones que se mostraron interesados en integrarse, por lo tanto, estamos en la etapa de organización para lograr en el mediano plazo trabajar en toda la provincia”, explicó el secretario de la Cooperativa, Eduardo Stirnermann, quien también preside el Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones (Coiform). La unión no solo les permitirá mejorar el precio de venta de la materia prima sino también bajar costos de insumos, mejorar aspectos productivos por medio de la capacitación del personal, perfeccionar los servicios, y lograr continudad en la entrega, uno de los principales factores a la hora de negociar con cualquier comprador. subtitulo/Iniciativa/subtitulo “La necesidad de nuclear a pequeños productores forestales a través de una cooperativa surge a partir del proceso de concentración económica que se está dando a nivel mundial, y en el caso de Misiones, lo vemos reflejado en la alta concentración de la demanda de materia pulpable”, comentó Stirnermann. “Revertir esta situación en la provincia no fue posible, por lo tanto, vimos que la alternativa que teníamos era unirnos y formar una gran empresa que pueda pelear en mejores condiciones, tanto para la venta de la materia prima pulpable, aserrable o laminable; como también para la compra de insumos”. El camino a transitar entonces, es el de asociarse y lograr volumen para poder negociar. “Si el pequeño productor no se integra a este modelo alternativo va a desaparecer por la relación costo-beneficio. Hoy la madera es un comoditti más, y a nivel mundial permanentemente las empresas buscan bajar costos y vender más barato, entonces, los precios siempre tienden a bajar. El pequeño productor, para lograr ser eficiente y competitivo en este mercado tendrá que unirse con otros productores”, advirtió el profesional. Si bien aún no tienen un relevamiento del total de las plantaciones forestales que manejan los socios de la cooperativa, se estima que en el conjunto rondarían las 25 mil hectáreas. “Los productores de la cooperativa de Montecarlo manejan 12 mil hectáreas, más varios productores medianos de alrededor de mil hectáreas que tenemos nosotros; sumado a esto, hay también empresarios medianos que administran entre tres mil a cuatro mil hectáreas, y un conjunto de pequeños productores que ya manifestaron su interés en asociarse, creo que vamos a estar repartidos en 20 a 25 mil hectáreas”, afirmó Stirnermann. El punto inicial es buscar mejores precios por la materia prima, pero después impulsarán acciones que les permita encarar el proceso de negociación por la compra de insumos en conjunto. “Hay insumos y agroquímicos que se pueden conseguir hasta un 50% de descuento del valor que se paga normalmente en Misiones, si se compra por volumen directamente en fábrica”, aseguró. El proyecto es ambicioso. La cooperativa estatutariamente se conformó de una manera muy amplia para que esto les permita avanzar en el corto plazos en lograr otros beneficios como aquellos de aspectos financieros, de consumo, exportación e importación, y todo lo relacionado en forma directa a la rentabilidad del negocio forestal. subtitulo/Mejores precios/subtitulo El secretario de la CMPFL se refirió también al mercado del raleo y consideró que es necesario que los productores se organicen y agrupen para fortalecer la negociación con las empresas. “Si logran garantizar volumen y continuidad en la entrega, se benefician tanto las industrias como los productores. Un ejemplo de esto se da con la Cooperativa Agrícola de Montecarlo (que integra la cooperativa forestal) que logró precios diferenciales en la Zona Centro con las industrias celulósicas papeleras de la provincia. En el caso de Alto Paraná (APSA), se consiguió un precio de 34 pesos por tonelada, y con Papel Misionero(PM) de 33 pesos por toneladas”, recordó Stirnermann. Hace unos meses atrás PM pagaba 25 y 26 pesos y APSA 29, es decir que la diferencia actual es “importante”, remarcó el profesional. “Si bien la industria está pagando un mejor precio, la cooperativa también está brindando un beneficio al asegurarle continuidad en la entrega y un volumen importante de materia prima, dado que esta regularidad le significa a la empresa una cierta estabilidad y garantía para la programación de su producción”, opinó.

Por Patricia Escobar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.