Misiones: la industria de la madera demanda planificación para ordenar su crecimiento

Preocupación de Pymes por falta de previsión en el abastecimiento

La provincia cuenta con más de 800 pequeñas y medianas empresas madereras funcionando, pero existen serias dificultades en el abastecimiento de materia prima. El ritmo de forestación, calidad genética, manejo de las plantaciones, aprovechamiento del rollo, valor agregado a los productos y capacitación en mano de obra son factores que deberán atender a futuro.

Por Patricia Escobar

MISIONES(2/12/2004).- Los ingenieros Gabriel Marangoni y Jorge Pigerl, de la consultora local NEA Gestión, expusieron en las Primeras Jornadas Técnicas del Centro Tecnológico de la Madera (CTM) sobre la evolución de la industria de la madera de Misiones el pasado jueves, en el marco de un seminario que se organizó en forma paralela a la Fiesta Nacional de la Madera, en San Vicente. En la oportunidad, los especialistas se refirieron al crecimiento acelerado del sector, las ventajas competitivas de la región para su desarrollo y su preocupación por la falta de planificación para salir de la crisis actual que enfrenta la industria ante los problemas en el abastecimiento de materia prima. “El sector foresto-industrial es un sector joven que crece en forma despareja y aceleradamente. Misiones, tiene la suerte -por un lado- de contar con sitios excelentes para el cultivo de los bosques, donde el árbol crece mucho mas rápido que en otras partes del mundo; y que va incorporando la tecnología del la industria europea o norteamericana, y esto le permite crecer rápidamente, pero de todas maneras no quita que lo haga en forma desordenada”, explicó Gabriel Marangoni, en diálogo con ArgentinaForestal.com. En este sentido, el profesional -integrante de la Asociación de Madereros Aserraderos y Afines del Alto Paraná- consideró que “la industria maderera debe empezar a pensar como planificar su futuro. Porque si continuamos así, evidentemente muchos aserraderos van a tener que empezar a cerrar porque no van a tener materia prima o van a salir del mercado por los costos”. Pero la planificación no es responsabilidad exclusiva del empresario, sino que “debiera ser coordinada por el sector público para lograr un desarrollo sectorial sostenible”, agregó el consultor. subtitulo/Información estratégica/subtitulo “Para llevar adelante cualquier negocio es fundamental la información, y mas aún para una industria que necesita de materia prima de las característica del sector forestal. Sin embargo, es ésta actividad no hubo ni hay planificación , porque es un sector joven que ha crecido en forma desordenada, pero hay que sentarse a planificar”, subrayó el consultor. “En principio, el desafío para el sector oficial será ordenar los bosques, y desde el sector privado se deberán replantear como lo consume y como instala sus industrias. Pero se debe planificar”, insistió. subtitulo/Reducir costos/subtitulo A diferencia de la visión del negocio del aserrado que expuso Alto Paraná SA, también en el marco de la jornada técnica del CTM, las Pymes deben atender otra realidad. El ingeniero Aldo López Morales, gerente de Operaciones del Aserradero APSA explicó sobre los distintos escenarios que permitan ingresar más y más en la complejidad del negocio industrial y, que a su vez, posibilitan adquirir mejor información para la toma de decisiones, exhibiendo un modelo de empresa que analiza distintos frentes, como ser análisis de cumplimiento de la demanda, balance de abastecimiento, horas de producción por esquema, operaciones luego del aserrío, detalle de producción, productos y co-productos, análisis de escenario de producción con abastecimiento libre, etcétera. Para Marangoni, “la visión expuesta por APSA es la correcta, pero para la realidad de su empresa, no para una Pyme que tiene que hacer mucho hincapié en la mano de obra, porque es uno de costos mas alto y porque exporta en mucho menor volumen que APSA”, aclaró el profesional. “Las grandes industrias del mundo instalan esta política empresaria de grandes capacidades porque tienen en cuenta el costo de mano de obra, más aún en lugares como Europa o Estados Unidos donde la mano de obra es mucho más alta que en Argentina. Por eso hacen industria de alta producción, para bajar los costos en mano de obra”, explicó. En cuanto al negocio del aserrado, consideró que “no se trata de encontrar una diferencia en la visión, sino que el pequeño industrial -que no tiene capacidad de inversión- debe entender que la clave está en optimizar los recursos con los que cuenta, bajar costos, y avanzar sobre el mejor aprovechando del rollo. Por otra parte, todo este proceso debe ser acompañado por la capacitación del recurso humano, de manera que el operario sea lo más eficiente posible”, recomendó el especialista. Para iniciar este camino, el industrial debe plantearse una estrategia micro (dentro del aserradero), teniendo en cuenta que el pequeño industrial atiende la producción, el banco, repara las maquinas, las ventas, cobranza, donde evidentemente el problema de producción del principio se escapa. “Lo urgente tapa lo importante, entonces al industrial le conviene contratar una persona por una vez, para que tenga una visión neutra del movimiento de su industria, pueda darle un diagnostico al final de la semana y cuantifique los problemas, para que el empresario finalmente los corrija”. En la zona Norte algunas de las empresas medianas avanzaron en este aspecto, y actualmente cuentan con un contador en su oficina y un ingeniero en la producción, “entonces el empresario se ocupa del negocio, participa de misiones comerciales, hace contactos, y se actualiza del movimiento del mercado, etcétera”.

Por Patricia Escobar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *