COP27 | Para WWF, el acuerdo de pérdidas y daños corre el riesgo de convertirse en un “fondo para el fin del mundo”

WWF, la principal organización de conservación global representada en el país por la Fundación Vida Silvestre Argentina, argumentó tras cerrar la COP27 de Egipto que la ambición climática no ha avanzado desde la COP26. “El mundo no puede darse el lujo de tener otra COP como esta, que no logra aumentar la ambición, las finanzas y la credibilidad”, sostuvo .Manuel Pulgar-Vidal, Líder Global de Clima y Energía de WWF.

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

Fuente: COP27, WWF, Periodistas x el Planeta

 

EGIPTO (20/11/2022).- La organización  WWF, la principal organización de conservación a nivel global presente en más de 100 países y representada por la Fundación Vida Silvestre Argentina, marcó posición respecto al cierre de la cumbre climática COP27. Por un lado, rescata el paso positivo hacia un fondo para pérdidas y daños, “pero al no lograr acordar una acción más ambiciosa sobre la reducción de emisiones, se está desvaneciendo el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 °C . Y esto implicaría consecuencias desastrosas para el mundo”, advierte.

Manuel Pulgar-Vidal, Líder Global de Clima y Energía de WWF y presidente de la COP20, dijo: “El acuerdo sobre pérdidas y daños es un paso positivo, pero corre el riesgo de convertirse en un ‘fondo para el fin del mundo’ si los países no se mueven más rápido para reducir las emisiones y limitar el calentamiento global a menos de 1,5 °C. Al no acordar la eliminación gradual de los combustibles fósiles en la COP27, los líderes han perdido la oportunidad de acelerar la eliminación de los combustibles fósiles, lo que nos mantiene en el camino hacia la catástrofe climática. Sin recortes de emisiones rápidos y profundos, no podemos limitar la escala de pérdidas y daños”, explicó.

En esa línea, planteó que “no podemos darnos el lujo de tener otra cumbre climática como esta. Es inaceptable que los negociadores no hayan logrado llegar a un acuerdo más ambicioso que el acordado en Glasgow el año pasado. Las futuras presidencias de la COP no pueden desperdiciar la oportunidad. Ahora los gobiernos deben redoblar sus esfuerzos para reducir las emisiones y tomar las medidas transformadoras necesarias para mantener el calentamiento por debajo de 1,5 °C. La cumbre climática COP28 del próximo año debe ser la COP de la credibilidad climática. Y los países deben cumplir”.

Manuel Jaramillo: “Los argentinos tenemos parte de la responsabilidad por la crisis climática”

Manuel Jaramillo, director general de la Fundación Vida Silvestre Argentina, expresó : “Los últimos ocho años han sido los más cálidos de los que se tiene registro y el nivel del mar está aumentando al doble de la velocidad respecto a la década de 1990: Esta situación llevo al secretario general de la ONU, António Guterres a expresar que ´estamos en una carretera al infierno climático con el pie en el acelerador´. Mientras tanto los países con mayores responsabilidades no implementan las acciones urgentemente necesarias para evitar el colapso del clima y las enormes consecuencias negativas que los habitantes más vulnerables del planeta ya comienzan a sufrir”, recordó.

En esa línea, Jaramillo agregó que la Argentina no escapa de ese modelo, si bien somos responsables de menos del 1% de las emisiones globales, a nivel latinoamericano somos el tercer emisor y el segundo si se analiza el nivel de las emisiones per cápita. “Los argentinos tenemos parte de la responsabilidad por la crisis climática y debemos planificar nuestro modelo de desarrollo para revertir esta situación”, dijo.

Afortunadamente, agregó, en nuestro país tiene una enorme biocapacidad que nos permite avanzar en este sentido:

·         Podemos colaborar con la transición energética global aportando gas natural, planificado el cierre de su utilización para el 2050,

·         Podemos alimentar a una población creciente con verdaderos modelos de producción agrícola y ganadera libre de conversión y deforestación;

·         Podemos modificar la matriz energética de nuestro país hacia las verdaderas energías renovables utilizando la enorme viabilidad de las mismas en todo nuestro territorio,

·         Podemos regenerar nuestros suelos y la capacidad productiva de nuestros bosques, pastizales, humedales y de nuestro mar aumentando así  nuestra resiliencia al cambio climático.

“También podemos seguir haciendo lo que venimos haciendo, quejándonos porque otros no hacen nada, solo exigiendo apoyo financiero y continuar así degradando los recursos de nuestro país. Serán responsabilidad de nuestra dirigencia política las consecuencias que deriven de esa decisión”, advirtió Jaramillo.

Tal vez te interese leer más: COP27 | Argentina expuso los avances del país en biotecnología y captación de carbono

Ausencia de liderazgo político argentino

La delegación oficial de la Argentina en la COP27 desplegó una intensa actividad, pero sin la participación de representantes de alto nivel político, fue notoria la ausencia del presidente y de ministros de las carteras mayormente vinculadas a los sectores productivos mayormente responsables de las emisiones o encargados de los procesos de adaptación.

No obstante, el país presentó el Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático manteniendo la Meta de mitigación propuesta en 2021 que plantea no exceder la emisión neta de 349 MtCO2e para 2030, objetivo aplicable a todos los sectores de la economía.

La Meta de adaptación planteada se basa en construir capacidades, fortalecer la resiliencia y disminuir la vulnerabilidad frente al cambio climático, en los distintos gobiernos locales y sectores, a través de medidas que prioricen a las comunidades y los grupos sociales en situación de vulnerabilidad, y que incorporen el enfoque de género y la equidad intergeneracional.

Carlos Tanides, coordinador de Ciudades, Clima y Energía de la Fundación Vida Silvestre Argentina desde Egipto dijo: “El nuevo plan desarrolla más elementos que los considerados en el último elaborado, entre ellos la propuesta de las Medidas de pérdidas y daños, la Acción para el empoderamiento climático, la Transición laboral justa y la definición de los Recursos necesarios”, precisó.

No obstante, consideró que “es prácticamente imposible evaluar si este Plan representa, o no, un avance en relación al presentado 4 años debido a la falta de precisiones. El nuevo Plan carece de metas cuantitativas a 2030 para las distintas líneas estratégicas, y la evolución de la reducción de las emisiones que puedan aportarnos una hoja de ruta para alcanzar las metas de las NDC comprometidas por el país. Contar con estas metas permitiría monitorear los avances de las medidas y facilitaría la contribución desde el sector privado y la sociedad civil con la materialización de las mismas. Además, por ejemplo, en el caso de energía, existen importantes vacíos que resultan difíciles de justificar.”, sostuvo Tanides.

“Amparados en el principio de responsabilidades comunes, pero diferenciadas, la Fundación Vida Silvestre Argentina apoya la reiteración de reclamos de mayores fondos para la acción climática en países en vías de desarrollo. Pero la sensación es que, una vez más, nuestro país no concreta ni muestra cuáles son las acciones que vamos a estar realizando en caso de disponer de estos fondos. No explicita cuál es la contribución genuina que podemos hacer desde nuestro país para promover el desarrollo de nuestra sociedad y evitar la crisis climática. Todo lo que Argentina pueda realizar para reducir emisiones o promover adaptación, será también en favor del verdadero desarrollo “, finalizó.

Soluciones basadas en la naturaleza

Por su parte, el Dr. Stephen Cornelius, subdirector de Clima y Energía Global de WWF, explicó que “la naturaleza absorbió  el 54 % de las emisiones de dióxido de carbono de la humanidad en los últimos 10 años, por lo que es bueno ver que los países reconocen la importancia de las soluciones basadas en la naturaleza en la COP27 al final de las reuniones. Pero la acción sobre la naturaleza por sí sola será inútil sin una acción paralela para reducir rápidamente las emisiones”.

De igual forma, indicó que “a pesar del resultado de esta cumbre, todos debemos inspirarnos en los poderosos mensajes y la determinación mostrada por los activistas, los pueblos indígenas, la sociedad civil y los jóvenes que han hecho oír su voz a pesar de las difíciles condiciones. La crisis climática afectará a diferentes personas y lugares de manera desigual, por lo que es probable que provoque más desigualdades e injusticias dentro y entre las naciones. Toda acción climática debe ir de la mano con la mejora de los derechos humanos y la equidad”.

Repercusiones y diversas miradas de la COP27

Laurence Tubiana, CEO European Climate Foundation: “Esta COP causó profundas frustraciones, pero no fue por nada. Logró un avance significativo para los países más vulnerables. El fondo de pérdidas y daños, un sueño en la COP26 del año pasado, está en camino de comenzar a funcionar en 2023. Todavía queda mucho trabajo por hacer en los detalles, pero el principio está en su lugar y ese es un cambio de mentalidad significativo mientras tratamos con un mundo en el que los impactos climáticos causan pérdidas profundas”.

Por otra parte, dijo que “la influencia de la industria de los combustibles fósiles se encontró en todos los ámbitos. Esta COP ha debilitado los requisitos en torno a los países que hacen compromisos nuevos y más ambiciosos. El texto no menciona la eliminación gradual de los combustibles fósiles y la escasa referencia a la ciencia y al objetivo de 1,5 grados. La Presidencia egipcia ha producido un texto que protege claramente a los estados petroleros y a las industrias de combustibles fósiles. Esta tendencia no puede continuar en los Emiratos Árabes Unidos el próximo año”.

“En otras partes de Sharm El Sheikh, fue una COP silenciosa y temerosa para muchos activistas. El legado de aquellos que luchan por el espacio cívico y los derechos humanos perdurará”.

Mohamed Adow, Executive Director – Power Shift Africa: “La COP27 ha hecho lo que ninguna otra COP ha logrado, ha creado un fondo de pérdidas y daños para apoyar a las comunidades más afectadas por el cambio climático. Esto es algo que los países vulnerables han estado pidiendo desde la Cumbre de la Tierra de Río de 1992 y ha sido parte de las negociaciones formales desde la COP19 en Varsovia en 2013. Los países también han acordado el proceso para trabajar en su financiación”.”Para citar la canción de fútbol Three Lions England, después de 30 años de dolor, la acción climática finalmente está volviendo a casa en suelo africano aquí en Egipto”.

“Al principio de estas conversaciones, la pérdida y el daño ni siquiera estaban en la agenda y ahora estamos haciendo historia. Solo muestra que este proceso de la ONU puede lograr resultados, y que el mundo puede reconocer que la difícil situación de los vulnerables no debe ser tratada como un fútbol político. Vale la pena señalar que tenemos el fondo, pero necesitamos dinero para que valga la pena. Lo que tenemos es un cubo vacío. Ahora tenemos que llenarlo para que el apoyo pueda fluir a las personas más afectadas que están sufriendo en este momento a manos de la crisis climática.”

“Sin embargo, en una fase mundial de combustibles fósiles, es triste ver que los países solo copian y pegan el resultado de la COP26 del año pasado en Glasgow. La ciencia es clara, los impactos están empeorando y sabemos que las energías renovables son el futuro. Los países contaminantes deben dejar el carbón, el petróleo y el gas en el suelo si queremos evitar que la calefacción global se salga de control”.

Avinash Persaud, Special Envoy to the Prime Minister of Barbados: “Tenemos una decisión histórica de establecer un fondo de pérdidas y daños para los países gravemente afectados por el calentamiento del clima. Fue el resultado del fuerte liderazgo de la alianza de pequeños. Los Estados insulares con un increíble grado de solidaridad demostrado por el resto del mundo, desde los principales países en desarrollo industrializados y los desarrollados. Es una pequeña victoria para la humanidad. Ahora necesitamos redoblar esfuerzos detrás de una transición de energía, transporte y agricultura que limite estas pérdidas y daños climáticos en el futuro”.

Natalie Unterstell, Presidente de Talanoa, Brasil : “La COP27 aportó una solución necesaria para Pérdidas y Daños, y también elementos para una visión global sobre la adaptación, lo que hay que celebrar. Sin embargo, debemos recordar que estos tratan de las consecuencias de los impactos climáticos sobre las personas y el planeta. Estamos rezagados en cuanto a abordar las causas profundas de este problema global. Los latinoamericanos y nuestra diversa y rica naturaleza pagarán el precio de la inacción.”

Enrique Maurtua Konstantinidis, coordinador para América latina y el Caribe del Independent Global Stocktake: La COP27 fue muy difícil en cuanto a los temas que abordó, todos temas grandes y complicados de resolver, para los cuales no suele haber mucho consenso. Global Stocktake (o Balance Global) es el menos controversial, ya que no tenía que llegar a ninguna decisión. Sin embargo, va a ser el tema más importante de 2023: la COP28 va a tener que tener un resultado de este Balance Global, que es el que va a medir el progreso del Acuerdo de París e informar las próximas rondas de compromisos de los países. Entonces, es muy importante ver como los países se preparan para el año que viene y la decisión de la COP27, aquí en Sharm El-Sheikh, justamente habla del plan de trabajo del año que viene y de las actividades que se van a hacer. En ese sentido es bueno que se hayan agregado más sesiones de trabajo, para poder ver ese resultado al final del año que viene. Y, por otro lado, es algo importante que se siga manteniendo la participación de la sociedad civil en todos estos procesos, porque ese balance del Acuerdo de París no se puede hacer sin ello.”

Leonardo Stanley, economista CEDES, Argentina: “La COP27 podría marcar un punto de inflexión para latinoamérica. Entre otras cosas, porque se reconoce la necesidad de actuar en conjunto. Esta COP marcó el arribo de un nuevo tipo de líderes. Son los mensajes que deja Chile, Colombia, Brasil – con Lula entrando como un rockstar, aclamado y vitoreado por todos. Pero, por otro lado, hubo delegaciones como la de Argentina, que mostró incoherencias. Como miembro del G20, es un país con un nivel de emisiones acumuladas relevante (entre los 20 primeros). Sin embargo, se posiciona como Tuvalu, exigiendo financiamiento para avanzar con la transición. O plantea un esquema de canje de deuda por acción en la mitigación del cambio climático”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.