OIT | Contra el trabajo forzoso, trabajo infantil y la trata de personas, Argentina avanza para ser un país “pionero” de la Alianza 8.7

Con el apoyo técnico de la OIT, representantes del gobierno, el sector sindical y el sector empleador consensuaron las prioridades estratégicas y las bases de una hoja de ruta para presentar al país como líder en esta alianza internacional.

 

Fuente: OIT Argentina 

 

Buenos Aires (27/07/2022).- Como parte del proceso iniciado por el gobierno argentino para constituirse como País Pionero de la Alianza 8.7, con el impulso y la asistencia técnica de la Oficina de País de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para la Argentina, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS) llevó adelante un taller tripartito para definir las prioridades estratégicas y la hoja de ruta para avanzar hacia este objetivo.

Convocado por la Dirección de Asuntos Internacionales (DAI) de esa cartera, el taller contó con la participación de representantes del gobierno, de los sindicatos y del sector empleador, así como de autoridades y especialistas de la OIT.

La Alianza 8.7 es una asociación global inclusiva comprometida con el logro de la Meta 8.7 de los ODS, adoptados por las Naciones Unidas en 2015.

Los estados que integran esta alianza están comprometidos a poner fin al trabajo infantil para el año 2025 y a terminar con todas las formas de esclavitud moderna 2030.

En febrero de este año, el titular del MTEySS, Claudio Moroni, dirigió una nota formal a la OIT para expresar el interés de postular a la Argentina como un “país pionero” dentro de la Alianza 8.7 .

Como punto focal de esta iniciativa, el ministro Moroni nominó Gerardo Corres, director de la DAI, al frente de las acciones de coordinación para avanzar con esta agenda. Del mismo modo, el Director General de la OIT, Guy Ryder, designó a la directora de la Oficina en Argentina, Yukiko Arai, como punto focal por parte de la Organización.

“El país cuenta con un demostrado liderazgo internacional, con notables antecedentes: organizó la IV Conferencia Mundial sobre erradicación del Trabajo Infantil, participa en la Iniciativa Regional en América Latina libre de trabajo infantil, tiene un rol destacado en la Red Interamericana para la Administración Laboral (RIAL) y ocupa la vicepresidencia de la Alianza 8.7” destacó Yukiko Arai, directora de la OIT Argentina, durante la apertura del taller.

En esa línea, Arai agregó: “Hoy damos el primer paso para convertir oficialmente a Argentina en País Pionero, una categoría que distingue a los países que van más lejos y más rápidamente para acelerar los esfuerzos hacia el cumplimiento de la meta 8.7. Para esto necesitamos elaborar esta hoja de ruta, junto con una amplia alianza con actores del gobierno, trabajadores y empleadores, además del sistema multilateral y más agencias del sistema de Naciones Unidas”.

A su vez, la subsecretaria de Políticas de Inclusión en el Mundo Laboral del MTEySS, Pamela Ares, celebró el encuentro y destacó el diálogo social.

“Creemos que es importante ser País Pionero, no solo como ministerio sino como gobierno, porque vamos a poder acompañar a otros países de la región”, expresó Ares, quien agregó: “Argentina tiene una larga trayectoria en materia de políticas públicas reales para abordar estas problemáticas del mundo del trabajo, durante los últimos años fortalecimos el dialogo social tripartito e iniciamos discusiones con otros sectores para avanzar aún más. Buscamos profundizar cada medida que nos permita vivir en un país más igualitario, con más oportunidades y garantizando el trabajo decente”.

Por su parte, el director de la DAI del MTEySS, Gerardo Corres, señaló que alcanzar la meta 8.7 de los ODS es necesario “no solo desde el punto de vista moral, sino desde la necesidad de adecuarse a una noción de dignidad. Es decir, no solo en la perspectiva de los derechos humanos fundamentales, sino también del comercio”. Asimismo, el funcionario detalló los avances institucionales y normativos de Argentina con relación al trabajo infantil, el trabajo forzoso y la trata de personas con fines de explotación laboral, al tiempo que identificó uno de los desafíos centrales para el corto plazo: “La federalización”.

 

Las siete prioridades estratégicas

La responsable del Departamento de Cooperación Internacional y Gestión Técnica de la DAI, Suyay Cubelli, tuvo a su cargo la presentación de las prioridades estratégicas propuestas por el MTEySS para estructura la hoja de ruta.

De acuerdo con la funcionaria, se trata de siete líneas de acción que contemplan los principales desafíos para abordar el trabajo infantil, el trabajo forzoso y la trata de personas con fines de explotación laboral de una forma integral y federal. Así, Cubelli lideró el intercambio con los referentes tripartitos para alcanzar una visión de consenso en torno a estas prioridades:

-Fortalecimiento de la federalización para la elaboración e impulso de políticas sobre erradicación del trabajo infantil.

-Prevención y erradicación del trabajo infantil y trabajo forzoso en las cadenas de valor y de suministro

-Producción de datos y estadísticas para la toma de decisiones

-Profundización de las acciones para la erradicación del trabajo infantil y forzoso sectorizado

-Reparación de derechos y fortalecimiento de las capacidades laborales para personas afectadas por los delitos de trata de personas y trabajo forzoso

-Fortalecimiento de la cooperación internacional

-Impulso de las acciones en el marco de la Alianza 8.7.

En particular, con relación a la sexta prioridad, Cubelli destacó que “la cooperación bilateral, sur-sur y triangular es una herramienta muy relevante para acompañar el fortalecimiento institucional, un elemento clave para constituirnos como País Pionero de la Alianza 8.7”.

En Esa línea, la funcionaria detalló que, al momento, Argentina lleva realizadas 120 actividades de cooperación bilateral con la Red Interamericana para la Administración Laboral (RIAL) y destacó: “Argentina es el país que recibió la mayor cantidad de pedidos de asistencia técnica y cooperación en la RIAL, donde nos presentaron 22 solicitudes bajo los temas de empleo”.

 

Contribuciones técnicas de la OIT

El taller también incluyó una presentación técnica realizado por el punto focal de la OIT Argentina en trabajo infantil, trabajo forzoso y trata de personas, Gustavo Ponce, así como una presentación a cargo del investigador y especialista Luis Fujiwara de OIT Ginebra, quien además coordinar el proyecto “Evidencia para la acción” (EvA) de la Organización.

En primer término, Ponce propuso un abordaje integral que combine distintos elementos para convertir a Argentina en País Pionero de la Alianza 8.7.

Así, llamó a poner más énfasis la innovación y la creatividad, a consensuar definiciones claras, precisas y operativas en línea con una visión estratégica, a implementar herramientas y recursos para seguir la hoja de ruta y a procurar instancias de rendición de cuentas.

“Argentina tiene la posibilidad de aprender de sí misma, de su propia trayectoria, porque realmente la tiene”, dijo Ponce, para quien “es un capital enorme que el país posea en su haber tres planes nacionales para prevenir y erradicar el trabajo infantil, dos planes nacionales de lucha contra a trata y la explotación de personas, además de un marco normativo sólido”.

Ponce remarcó la necesidad de establecer metas claras que sean mensurables, monitorear las políticas y aprender e intercambiar experiencias con otros países. “Enfrentamos un problema social complejo con muchas aristas. Necesitamos el consenso tripartito para construir una teoría del cambio y políticas públicas fuertes, con acciones orientadas y basadas en evidencia, con un rumbo concreto y con sostenibilidad en el tiempo”, explicó.

Por otra parte, Fujiwara realizó una presentación detallada acerca de los pasos a seguir hacia la confección de una hoja de ruta, a la que definió como “un plan estratégico que define una meta o un resultado deseado e incluye los principales hitos necesarios para alcanzarlo”.

De acuerdo con el especialista de la OIT, es necesario que ese plan armonice los aspectos estratégicos y los operativos en el marco de un proceso institucionalizado de diálogo social, con la participación de todos los actores involucrados. En esa línea, se refirió al desafío de pensar un abordaje integrado para hacer frente a problemas sociales como el trabajo infantil, el trabajo forzoso y la trata de personas que muchas veces tienen causas superpuestas y efectos nocivos complementarios.

“El mapa no es el territorio, la realidad es distinta de la conceptualización”, dijo Fujiwara, para quien “tener esto presente y conocer el territorio, desde sus aspectos nacionales y federativos hasta el contexto de implementación en provincias y ciudades, son aspectos fundamentales para desarrollar políticas públicas sostenibles y efectivas, porque si bien los problemas son globales y de alcance nacional, las soluciones son locales”.

Durante el taller, Fujiwara realizó una primera sistematización de la hoja de ruta como una teoría de cambio, en la que organizó las distintas relaciones entre las siete prioridades estratégicas e identificó sus cruces transversales. Asimismo, el especialista destacó las oportunidades programáticas y las directrices estratégicas que advirtió en torno a este desafío.

A finales de agosto se llevará adelante un segundo taller para profundizar en los lineamientos discutidos previamente. Los avances tripartitos de Argentina para consolidar esta hoja de ruta se presentarán ante el Grupo de Coordinación Global de la Alianza 8.7 en su próximo encuentro internacional, previsto para el mes de septiembre. Esta presentación será el próximo paso en el camino para convertirse en País Pionero en la lucha contra el trabajo infantil, el trabajo forzoso y la trata de personas.

 

Sobre la Alianza 8.7 y los países pioneros

La Alianza 8.7 es una asociación global inclusiva comprometida con el logro de la Meta 8.7 de los ODS, adoptados por las Naciones Unidas en 2015.

Los socios de la Alianza incluyen gobiernos, agencias y entidades de la ONU, organismos intergubernamentales, organizaciones regionales e iniciativas, interlocutores sociales (organizaciones de trabajadores y de empleadores), redes empresariales y organizaciones de la sociedad civil.

La categoría “Países Pioneros” distingue a los estados que adoptaron legislación y establecieron políticas, mecanismos de coordinación y renovaron su voluntad política para promover nuevos enfoques. Así, incluye a los países dispuestos a hacer más y actuar más rápido para alcanzar la Meta 8.7, con la intención de allanar el camino e inspirar a otros países que enfrentan problemas similares, sin dejar a nadie atrás, para poner fin al trabajo infantil para 2025 y a la esclavitud moderna para 2030.

Los estados interesados en convertirse en un país pionero de la Alianza deben primero dirigir una expresión de interés a través de un ministro de gobierno y, una vez recibida la manifestación de interés, el país es invitado a la próxima reunión del Grupo de Coordinación Mundial (GCG), donde puede expresar su compromiso.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.