Cambio climático y escasez del agua : nuevo estudio científico alerta sobre sequías “más frecuentes y extremas” en gran parte del mundo

Al 2050, se prevén sequías extremas sin precedentes según un nuevo estudio del Instituto Nacional de Estudios Ambientales (NIES), de España. Los científicos instan a los países a adoptar planes de mitigación y adaptación climática adecuados. Los puntos calientes de aumento de la sequía incluyen las regiones mediterráneas, el sur y el centro de Sudamérica o Australia.

Fuente: El Agora Diario

ESPAÑA )3/7/2022).- Se espera que el calentamiento global aumente la intensidad y la frecuencia de las sequías extremas futuras en varias regiones del mundo, afectando negativamente a la disponibilidad de agua tanto para uso ambiental y humano, como agrario o energético.

Así lo corrobora un nuevo estudio liderado por el Instituto Nacional de Estudios Ambientales (NIES) , publicado en la revista Nature, que presenta los períodos futuros para los que las condiciones de sequía aberrante serán más frecuentes, creando así una nueva normalidad sin agua.

Los puntos calientes de aumento de la sequía incluyen las regiones mediterráneas, el sur y el centro de Sudamérica o Australia. 

Una nueva normalidad sin agua

El estudio señala que para una estrategia de cambio climático exitosa, es crucial comprender cómo los impactos del calentamiento global pueden evolucionar con el tiempo.

Dado que las prácticas actuales de gestión del agua y las infraestructuras existentes en estos sectores se basan en estadísticas o experiencias históricas, bajo un clima cambiante, estas prácticas e infraestructuras pueden llegar a ser insuficientes. Por lo tanto, es fundamental comprender mejor cuándo las condiciones de sequía severa expresadas como «sin precedentes» se volverán frecuentes.

«En cuanto a las precipitaciones y la temperatura, los estudios precedentes informan del momento en que surge el impacto del cambio climático. Sin embargo, ningún estudio ha logrado estimar el momento en que se producirá la sequía centrándose en la descarga de los ríos a escala global -explica Tokuta Yokohata, coautor e investigador principal de la Sección de Análisis de Riesgos del Sistema Terrestre en la División del Sistema Terrestre del NIES-.

Una evaluación temporal sobre las futuras condiciones de sequía en comparación con nuestras experiencias históricas es esencial para adoptar estrategias de cambio climático adecuadas, especialmente para las adaptaciones climáticas, a largo plazo y en el tiempo».

La gruesa línea negra representa la serie temporal de la frecuencia media regional de los días de sequía (FDD), y el área sombreada en gris muestra el rango de valores históricos basado en los valores mínimos y máximos observados durante el período de referencia (1865-2005).

El trabajo estima los periodos en los que las condiciones de sequía pasarán a un estado sin precedentes en un mundo más cálido y evalúa los cambios en la frecuencia de los días de sequía en 59 regiones subcontinentales del mundo hasta finales del siglo XXI.

Los científicos analizaron su conjunto de datos de simulación de descargas fluviales, derivados de combinaciones de cinco modelos hidrológicos globales y cuatro proyecciones de modelos climáticos. El estudio consideró escenarios de baja y alta concentración de gases de efecto invernadero para evaluar las consecuencias de las decisiones de la sociedad en la vía de la mitigación del clima.

«Los impactos previstos del calentamiento muestran importantes disparidades regionales en su intensidad y en el ritmo de su crecimiento a lo largo del tiempo», afirma el autor principal correspondiente, Yusuke Satoh, profesor asociado de investigación del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea.

A mediados de este siglo, los aumentos de la frecuencia de las sequías son estadísticamente significativos en el 25% y el 28% de la superficie terrestre mundial en los escenarios de baja y alta concentración de gases de efecto invernadero, respectivamente.


Momento del primer inicio de la superación consecutiva igual o superior a cinco años en comparación con el valor máximo histórico (TFE5) en escenarios de concentración de gases de efecto invernadero bajos (RCP2.6) y altos (RCP8.5) en las 59 regiones.

Algunas regiones concretas presentan aumentos sustanciales de más del doble de la frecuencia actual. En ambos escenarios, los llamados puntos calientes de aumento de la sequía incluyen las regiones mediterráneas, el sur y el centro de Sudamérica, Australia, etc. «Algunas regiones muestran aumentos constantes en la frecuencia de las sequías –añade–. Los aumentos previstos son muy probables a mediados de este siglo en comparación con el periodo histórico».

Este nuevo estudio considera superaciones consecutivas de más de cinco años en 18 de 59 regiones para finales de este siglo en un escenario de alta concentración de gases de efecto invernadero. Incluso en un escenario de baja concentración de gases de efecto invernadero que supone estrategias de mitigación estrictas, se prevé que once regiones alcancen la TFE5 en el transcurso del siglo.

«Bajo los escenarios de alta y baja concentración de gases de efecto invernadero, respectivamente, siete y cinco regiones muestran la TFE5 en aproximadamente 30 años, lo que es antes o alrededor de una estabilización climática esperada en el caso del escenario de bajo cambio climático. Es importante destacar que los resultados implican estados sin precedentes inevitables en estas regiones«, afirma Hideo Shiogama, coautor y jefe de la Sección de Análisis de Riesgos del Sistema Terrestre del NIES.

En particular, el sudoeste de Sudamérica y las regiones mediterráneas muestran sistemáticamente una TFE5 temprana y robusta en ambos escenarios. Por otra parte, las diferencias entre los escenarios de concentración de gases de efecto invernadero indican que nuestra elección de estrategias de mitigación produce una diferencia notable en el momento y la solidez de la proyección.

«Los planes de mitigación y adaptación climática adecuados y viables son esenciales para superar las condiciones de sequía extraordinariamente severas que se esperan. Especialmente en lo que respecta a la adaptación, es crucial mejorar nuestra preparación en el horizonte temporal dado antes de que surjan condiciones de sequía sin precedentes», concluye Satoh.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.