Incendios en Misiones | Luchan por controlar el avance de las llamas al corazón del Valle del Cuña Pirú

Se trata del Parque Provincial Salto Encantado, un área protegida de mas de 13 mil hectáreas de alto valor de biodiversidad para la conservación de la Selva Misionera. En el lugar se encuentran guardaparques, bomberos y voluntarios ambientales que desde el fin de semana luchan por evitar que las llamas ingresen a la zona intangible del Valle, ya que es una ubicación de bosques nativos que complicará los trabajos para su extinción, con dificultades en el acceso al agua, ingreso de vehículos y carencias en la reposición de recursos y equipamientos adecuados para la tarea de combate. “Necesitamos más ayuda”, advierten desde el lugar.

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

 

MISIONES (15/2/2022).- Agotados, tristes y con gran preocupación. Así se encuentran los que luchan desde hace más de cinco semanas contra el fuego en las áreas naturales del Valle del Cuña Pirú, en el Parque Provincial Salto Encantado, en el municipio de Aristóbulo del Valle.

Desde el 3 de enero a la fecha, la emergencia se transformó en la actividad laboral diaria y constante, con agotamiento físico y emocional ante la cantidad de horas de lucha contra los incendios, las presiones que se enfrentan ante el comportamiento del fuego, los recursos que se agotan y complican el trabajo en el territorio, la falta de agua, la necesidad de más ayuda, que no llega en tiempo y forma.

Con el incendio que está ocurriendo dentro del área protegida no solo se pierden especies de flora tan importantes para el ecosistema de la Selva Misionera como los son árboles añejos de Guayubira, anchico, incienso, Lapacho negro y amarillo entre otros ejemplares, sino que la fauna silvestre y única en su diversidad en nuestra región se ve afectada directamente. El olor a descomposición de los animales que no pudieron escaparse a las llamas van dejando rastros, mostrando el daño, ya que se encontraron restos de venados, cuises, acutíes.

Tristeza e impotencia genera el fuego, dolor ver quemarse la selva misionera. Y en ese contexto, con lo que puede y lo que se tiene, entre todos en el lugar colaboran intentando frenar su avance. Pero no es suficiente.

Se estima que a la fecha ya se vieron afectadas casi 100 hectáreas en el área protegida, y con ellas se quemaron toda su biodiversidad.

El fuego sigue avanzando monte adentro del parque provincial, en el corazón del Valle del Cuña Pirú. En el lugar se encuentran guardaparques, bomberos y voluntarios ambientales que desde el fin de semana luchan por evitar que las llamas ingresen al corazón del Valle, en un terreno que complicará los trabajos para su extinción ante las condiciones de peligro extremo de propagación del fuego, con dificultades en el acceso al agua y reposición de recursos y equipamientos, desde personal, herramientas, indumentaria adecuada, red de comunicación eficiente en el área, etcétera.

Desde la mañana de este martes opera un helicóptero en el lugar como soporte del trabajo en el territorio, pero advierten que “de no llegar más refuerzo, será inevitable con el correr de las hora el avance de las llamas a lo profundo del Valle. Y si eso sucede no quedará nada más que hacer, porque no hay forma de acceder a esa zona y no hay pronóstico de lluvias por varios días”, indicaron voluntarios ambientales en comunicación con ArgentinaForestal.com

Por día, desde el jueves -que se reavivaron los focos dentro del parque provincial-, se estima que las llamas avanzan sobre 10 hectáreas en promedio, arrasando con toda la biodiversidad de la selva misionera.

Se necesitan más refuerzos en el área, más gente para los trabajos cortafuegos, más vehículos, reposición de elementos, mangueras, mochilas, ropa adecuada y principalmente mejorar la red de comunicación porque la principal dificultad operativa es que no hay señal móvil, solo funcionan las radios (Handy) para poder pasar las novedades con las que se encuentran dentro del monte, y que muchas veces, esa reacción temprana  puede modificar toda la estrategia de combate o hasta salvar vidas.

“Más ayuda” para salvar la biodiversidad del Valle del Cuña Pirú

¿Qué está riesgo de perderse con los incendios que están ocurriendo en el Parque Provincial Salto Encantado del Valle del Cuña Pirú?.

El área protegida tiene una superficie de más de 13.227  hectáreas destinada al Parque Provincial (Aristobulo del Valle) que abarca el Valle del Cuñá-Pirú, ubicado entre los municipios de Aristóbulo del Valle y Garuhapé, sobre Ruta 14, y limitando con las Rutas Provinciales N°7 y N°217 y una porción del límite Este de la misma, con la Ruta Provincial N°220.

Con el incendio que está ocurriendo nuevamente dentro del Parque Provincial Salto Encantado, desde la Ruta 220 donde están combatiendo las llamas, no solo se pierden especies de flora tan importantes para el ecosistema de la Selva Misionera, como son los árboles añejos de Guayubira, Anchico, Incienso, Lapacho negro y amarillo entre otros ejemplares, sino que la fauna silvestre se ve afectada directamente, desorientada y afectada por las llamas.

El fuego que logró aplacarse con las lluvias hace poco más de una semana atrás deja rastros en el lugar. Recorriendo el territorio monte adentro se percibe el olor a descomposición de los animales que no tuvieron la suerte de escaparse a las llamas. En el área protegida se fue encontrando restos de venados, cuises, acutíes. Duele, entristece y aún siguen los focos activos, lo que además genera desesperación porque los recursos para luchar contra lo que se viene son escasos o están agotados.

La pérdida de la biodiversidad en un incendio, más aún en el caso de la Selva Misionera, se puede decir que es total, más allá de medir por 20 a 100 hectáreas, el daño es irreversible. Nunca más será igual, la regeneración natural frente al nuevo escenario con el Cambio Climático será diferente.

Especialistas indican que desde las plantas más chicas hasta los árboles más grandes sufren daños extremos con un incendio, quemándose desde la raíz hasta las hojas.

De la misma manera, también los animales que viven en el monte deben correr en busca de un nuevo refugio, para salvar sus vidas. Pero muchos de ellos quedan en el camino, desorientados, presa del fuego o muriendo por atropellamiento en los caminos.

Y cuando hablamos de especies que queman con la selva, se incluye a las aves y sus nidos, los insectos y reptiles, ratas, conejos, agutíes, venados, víboras, todos los que fueron alcanzados por el fuego.

Lamentablemente es un daño que no se puede reparar a corto plazo, las especies de flora, los gigantes misioneros, tardan muchos años en volver a crecer y tener el tamaño necesario como para resguardar a la diversidad de aves y  animales silvestres que dependen de sus frutos y protección, como también se pone en riesgo los programas de conservación del emblemático yaguareté.

 

Noticias relacionadas 

Misiones: el gobernador Oscar Herrera Ahuad recorrió las zonas afectadas por los incendios y evalúa los daños en Aristóbulo Del Valle y Salto Encantado

Incendios en Misiones : avanza por la Ruta 220 sobre el Parque Salto Encantado un gran frente de fuego, hay evacuaciones preventivas y no lograron contener su avance al área protegida

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.