Tranqueras abiertas del CFCN en Misiones: transfieren a productores los avances logrados en mejoramiento del Pino Híbrido F1 INTA-PINDÓ

Una jornada técnica se realizó en Puerto Esperanza el jueves 11 de noviembre en la que, en forma práctica y sencilla, transfirieron información respecto a los resultados logrados en mejoramiento genético de Pino Híbrido F1 INTA–PINDÓ en el marco del convenio durante el período 2010-2020. Se compartieron los procesos que permitieron lograr eficiencia en el vivero, óptimos crecimientos plantaciones forestales, consideraciones sobre aspectos de tolerancia al frío, calidad de la madera y compartieron los desafíos futuras con la prórroga del convenio 2021-2030.

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

MISIONES (13/11/2021).- Un nuevo encuentro de “tranqueras abiertas” se realizó este jueves 11 de noviembre en Puerto Esperanza, Misiones, para los integrantes del Consorcio Forestal Corrientes Norte (CFCN), y convocó además el interés  de unas 80 personas, entre profesionales del INTA Montecarlo e INTA Bella Vista, académicos, empresarios, viveristas y productores forestales de la región.

El Pino Híbrido F1 INTA- PINDÓ se obtienen a través de cruzamientos controlados, seleccionados genéticamente en el marco de un programa de mejoramiento, lo que permite asegurar el crecimiento, la uniformidad y rendimiento en las plantaciones forestales comerciales. “Este material permite lograr óptimos crecimientos en campo y eficiencia para la forestación de la región. Con alto porcentaje de enraizamiento y rápido crecimiento, a los 8 meses las plantas están listas para llevar a campo”, señalaron durante el encuentro.

En la jornada técnica del jueves, las palabras de bienvenidas estuvieron a cargo del presidente de PINDÓ SA, Rafael Scherer y Hugo Reis, gerente forestal de la empresa; por el INTA Montecarlo coordinó María Elena Gauchat y Éctor Belaber; y por el CFCN, Fernando Degiorgi.

Tranqueras Abiertas. INTA y PINDÓ SA transfieren información de mejoramiento genético al sector de la región

Estuvieron presentes, el nuevo director regional del INTA Misiones, Fabio Wyss –quien reemplazará a Octavio Ingaramo-; el vicedecano de la Facultad de Ciencias Forestales (FCF-UNaM), Diego Broz, el docente Eduardo Hildt, de la Cátedra Explotación Forestal (FCF-UNaM), empresarios, especialistas e investigadores de trayectoria del INTA Montecarlo como Roberto Fernández, Ernesto Crecchi y Hugo Fassola; el empresario Daniel Durán, de Selva SRL; Jonatan Huts, de Vivero Huts; Ronald Vera, de la consultora Forestoindustria; entre otros representantes de Arauco, Bosques del Plata (CMPC), Pomera Maderas (Grupo INSUD), INTA San Antonio e INTA Bella Vista (Corrientes).

El último convenio firmado público-privado se llevó adelante entre el 2010 y 2020, tras un trabajo de mejoramiento genético que inició con cruzamientos controlados en 2004. “Se pasaron por varias instancias, logrando en esta última década el mayor compromiso y con resultados que nos permiten dar un cierre y mostrar resultados concretos sobre este período en que se lograron unas 400 familias que están distribuidas en unos 17 ensayos, distribuidas entre Wanda, Puerto Esperanza, Bella Vista (Corrientes) hasta Concordia (Entre Ríos), logrando regionalizar las experiencias. Se trató de hacer el mejor cruzamiento genético posible, y comenzamos el trabajo de medición y análisis. Se puso mucho énfasis en esta primera etapa en el crecimiento, la rectitud de fuste y la estructura de copas”, explicó la ingeniera Gauchat.

Ing. María Elena Gauchat, del Programa de Mejoramiento Genético del INTA Montecarlo

PINDÓ dispone de este material para la comercialización a los viveristas, y estos a su vez garantizan un material óptimo y eficiente para los productores de la zona. Pueden comprar los plantines de Pino Híbrido F1 INTA – PINDÓ en el vivero de la empresa, o consultar con su viverista más cercano por este material. «La posibilidad está al alcance de que todos los viveristas que quieran reproducir este material lo puedan hacer. Tienen que cumplir algunos requerimientos de estructuras del vivero, y por ello deben informarse antes del procedimiento”, explicó en la entrevista con ArgentinaForestal.com la ingeniera Gauchat.

Se está trabajando para lograr en el corto plazo la producción de semillas, de manera de poder transferir a los viveristas pequeños, que aún no dispongan de la estructura necesaria.

Por otra parte, uno de los aspectos en el que hicieron foco en este convenio fue respecto a la instalación de huertos semilleros para la transferencia de materiales a los productores de la región. “Esto nos permitirá en lograr en unos 3 años obtener semillas de Pino Hibrido F2”, adelantó.

Es un proceso que requerirá que algunos viveros se adapten a las nuevas prácticas de esquemas de macropropagación, indicó la ingeniera.

Pasión por el desarrollo forestal

El Grupo PINDÓ implanta y maneja forestaciones de Araucaria angustifolia, Pinus taeda, Eucalyptus spp., Pinus caribaea var. caribaea, Pinus caribaeavar, hondurensis y los híbridos entre P. elliottii y P. caribaea var. hondurensis, y una pequeña porción de Grevillea en turno de corta, que son para abastecer el aserradero de la empresa y para diversos clientes. El patrimonio forestal se halla organizado en “Campos”, compuestos a su vez de “rodales”, que son bosques
de condiciones homogéneas en especie, edad y manejo. Todo está incluido en un paisaje integrado a los bosques protectores y las fajas ecológicas.

El presidente de PINDÓ, Rafael Scherer, destacó al inicio de la jornada técnica que para alcanzar los resultados compartidos del Pino Híbrido F1 INTA-PINDÓ “se tiene que tener mucha pasión por lo que se hace, tanto en quienes participan desde la parte pública como privada. Y esta pasión es lo que hay en este grupo de gente, y es muy valorable esta asociación para lograr un material genético propio, adaptado al territorio, más en un país donde las variables que se presentan son de mucha inestabilidad y hacen difícil llevar adelante metas de largo plazo”, explicó el empresario.

Sin embargo, en todo el proceso desde el INTA Montecarlo y la Dirección Regional siempre las personas que estuvieron en el Instituto compartieron la misma visión de apoyar al equipo técnico del organismo para llevar adelante este convenio, valoró el empresario.

En este sentido, la ingeniera María Elena Gauchat consideró que “el resultado de este trabajo también es una muestra de que la asociación público-privada puede funcionar, que se pueden complementar muy bien cuando hay un objetivo común”, expresó.

En este encuentro, se mostraron los resultados obtenidos entre 2010 y 2020. “En estos procesos forestales hay muchos años de trabajo. Es un orgullo ver estos resultados, es un mejoramiento genético nuestro (argentino), y eso no es poca cosa”, dijo Fernando Degiorgi.

La experiencia generó desafíos a los investigadores que llevaron a que realizaran en estos años capacitaciones internacionales en análisis genético y otros temas. “El nivel de conocimiento logrado en recurso humano de la empresa PINDÓ como en INTA Montecarlo es el mayor valor que nos queda de este convenio», dijo la ingeniera.

Gauchat es oriunda de Rafaela, Santa Fe. Egresada en la Universidad Nacional de Santiago del Estero. “Desde que llegué a Misiones, mis primeras experiencias fueron realizadas en el INTA Montecarlo, junto a Roberto Fernández y Hugo Fassola, por lo que abracé  el proyecto desde el inicio. Al tiempo se sumó al equipo de investigación el ingeniero Éctor Belaber”, apuntó.

Durante la jornada, destacaron varios aspectos de la experiencia, principalmente la apertura y predisposición de PINDÓ. “El rol de la empresa fue de escucha permanente, de facilitarnos el camino, pero también de cuestionar los resultados que se iban logrando de manera que se ajuste en el proceso los datos obtenidos para encontrar respuestas (a prueba y error) a problemas de la industria. Además, un contacto permanente y un interés genuino por avanzar. No es fácil encontrar alianzas público-privada con tanta sinergia”, sostuvo Gauchat.

Otro aspecto que destacaron fue que este programa de mejoramiento “es una muestra de que la alianza público-privada es posible, que se pueden complementar y dar producciones que permiten transferir mejoras al productor forestal de la región. Por otra parte, el mayor aporte que hemos logrado en INTA es la formación y especialización del Recurso Humano que fue adquiriendo conocimiento en el proceso. Desde INTA se han realizado tesis que aportaron al proyecto”, valoró la ingeniera Gauchat.

Sostuvo, también, que aún hay muchas condiciones silviculturales que atender vinculado a la calidad de la madera. “Se han logrado en este período poblaciones nuevas del material de pino híbrido con mejoramiento genético, pero lo que es en calidad de madera se debe enfocar con dos criterios los estudios, donde se incluye además la Tecnología en Madera para obtener determinados productos, sumado al mejoramiento genético. También se continúan las investigaciones sobre el híbrido ante su rendimiento frente a los eventos estresante por baja temperaturas, biotecnología, entre otros temas”, indicó.

Sobre estos aspectos técnicos, Cristian Rotundo se refirió a la elasticidad del Pino Híbrido F1 INTA-PINDO como criterio de selección en el programa de mejora; sobre los estudios de las propiedades de la madera de Pino Híbrido F1 INTA-PINDO expuso Angela Winck; seguido, sobre ecofisiología del Pino Híbrido F1 INTA-PINDO a bajas temperaturas habló el Cristian Schoffen; y sobre Propagación vegetativa del Pino Híbrido F1 INTA-PINDO, Lilian Ayala.

El nuevo convenio firmado con el equipo del Programa de Mejoramiento Genético del INTA y PINDÓ regirá de 2021 al 2030, y apuntará a nuevos desafíos. “El compromiso es lograr mejora y que todos podamos crecer juntos en el sector”, remarcó Scherer.

Vivero de plantas madres

El encuentro realizado el jueves 11 de noviembre, arrancando las charlas en el vivero forestal a las 8:30. El ingeniero agrónomo Luis Boveda (40) explicó que PINDÓ tiene un vivero con capacidad de producción de 4 millones de plantines, de la cuales destinan 3 millones a la producción de plantas de yerba mate, y un millón a plantines de pino.

El método de producción utilizado es por macro-propagación. Se forman las Plantas Madres (PM) de manera que cada una de ellas produzca la mayor cantidad de estacas (brotes) posibles para su utilización. Las estacas logradas son la materia prima para la producción de plantines en vivero de Pino Híbrido F1 INTA-PINDÓ.

Los materiales que trabajan son: híbridos F2 familias clonales australianas // COL: P. taeda Columbia, procedencia local // PTM: P. taeda Marion procedencia local // F2: híbrido F2 de semilla australiana // F1: híbrido F1 INTA PINDO // PTCLON: P. taeda familias clonales procedencia local // PCH: P. caribaea var. hondurensis procedencia australiana.

“Mediante un manejo intensivo del huerto, aplicando un plan de fertilización ajustado a la demanda de las PM y con un control fitosanitario preventivo, logramos producir la máxima cantidad de estacas por PM con las cualidades necesarias para lograr un enraizamiento eficiente en vivero”, explicó.

En la primera etapa del proyecto se transfirieron más de 5.300.000 estacas (Fig. 1).

Figura 1. Estacas transferidas en el Convenio de Vinculación Tecnológica INTA-PINDO durante el período 2010-2019.

 

En la primera etapa del proyecto se transfirieron más de 5.300.000 estacas

Superficie de huerto: 1,5 ha

Cantidad de Plantas Madres: 38.600 PM

Promedio de producción: 65 estacas/año/PM

Estacas disponibles: 2.500.000 estacas/año

Manejo de Plantas Madres: siembra en el vivero, en primavera para favorecer la germinación. El tiempo en vivero de la pm es de 8 meses, durante ese tiempo se realizan podas de formación (4 cortes). A los 8 meses la Planta Madre está lista para ser llevada al huerto de PM. La plantación se realiza en primavera.

Las plantas madres se plantan en tres bolillo a 0,45 m entre plantas y 0,45 m entre líneos dejando pasillos para circulación.  Con riego por goteo por lineo y el uso de mulching cubresuelo (polietileno de alta densidad) de gran resistencia y permeable al agua, evita el crecimiento de malezas y evita la pérdida de humedad del suelo.

Parada 2: Plantación 2018 de F1 INTA PINDO

Fecha de plantación: mayo 2018

Edad: 42 meses (3 ½ años)

Situación actual

Silvicultura inicial

Usos anteriores: Desde 1959 hasta 1989 yerba mate. Entre 1990 y 2009 Pinus taeda. Y, desde 2010 en adelante pino híbrido. Suelos con 62 años de uso agrícola-forestal.

Año 0 (2018)

Ø  Rastreada cruzada previa

Ø  Marco de Plantación 3 x 2 m. Densidad inicial 1667 pl/ha

Ø  Plantación en tubetes

Ø  Control químico de malezas post plantación en agosto y en noviembre

Ø  Control de hormiga mensual

Año 1 (2019)

Ø  Control químico de malezas en febrero y en mayo

Ø  Macheteada total en primavera

Ø  Control de hormiga mensual

Año 2 (2020)

Ø  Control químico de malezas en febrero y control mecánico (rolo en melga) en primavera

Ø  Control de hormiga mensual

Año 3 (2021)

Ø  Control mecánico (rolo en melga) en enero

Ø  1ra poda (total) en febrero

Ø  Macheteada de arbustivas en abril

Ø  Control de hormiga con entradas cada dos meses, a demanda

Parada 3: Ensayo 2008 de materiales genéticos. Parcela de F1 INTA-PINDO

Uso anterior: Desde 1979 hasta 2007 yerba mate. A partir de 2008 pino híbrido.

Ø  Marco de plantación 3 x 3 m (1111 pl/ha). Configuración de ensayo.

Ø  Plantación en tubetes, sobre rastreada liviana.

Situación actual (13 años):

 

DAP (cm) a los 13 años, ensayo completo

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *