ONU: los niveles de gases de efecto invernadero alcanzan un nuevo récord y estiman al 2050 que más de 5 mil millones de personas lucharán por el acceso al agua

“El Boletín de Gases de Efecto Invernadero contiene un duro mensaje científico para los negociadores del cambio climático en la COP26”, dijo el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial, Petteri Taalas, sobre el informe anual de su agencia sobre los gases que atrapan el calor en la atmósfera. En paralelo, desde la ONU alertan que en 2050 más de 5 mil millones de personas lucharán para conseguir agua.

 

Fuente: ONU 

 

GINEBRA (25/10/2021) – Las concentraciones de gases de efecto invernadero alcanzaron un nuevo récord el año 2020 y aumentaron a un ritmo más rápido que el promedio anual durante la última década a pesar de una reducción temporal durante los cierres pandémicos, dijo la Organización Meteorológica Mundial en un informe publicado el lunes.

La noticia se produjo cuando la oficina climática de las Naciones Unidas advirtió que el mundo sigue sin alcanzar su objetivo de reducir las emisiones como parte de los esfuerzos internacionales para frenar el calentamiento global.

Ambos anuncios se produjeron días antes del inicio de una conferencia de la ONU sobre el cambio climático en Glasgow, Escocia. Muchos activistas ambientales, legisladores y científicos dicen que del 31 de octubre al 31 de noviembre. 12, conocido como COP26 para abreviar, marca una oportunidad importante e incluso crucial para compromisos concretos con los objetivos establecidos en el acuerdo climático de París de 2015.

“El Boletín de Gases de Efecto Invernadero contiene un duro mensaje científico para los negociadores del cambio climático en la COP26”, dijo el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial, Petteri Taalas, sobre el informe anual de su agencia sobre los gases que atrapan el calor en la atmósfera.

“Al ritmo actual de aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero, veremos un aumento de la temperatura a finales de este siglo muy por encima de los objetivos del acuerdo de París de 1,5 a 2 grados Celsius (2,7-3,6 Fahrenheit) por encima de los niveles preindustriales. ”

Según el informe, las concentraciones de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso estaban por encima de los niveles en la era preindustrial antes de 1750, cuando las actividades humanas “comenzaron a alterar el equilibrio natural de la Tierra”.

El informe se basa en información recopilada por una red que monitorea la cantidad de gases de efecto invernadero que permanecen en la atmósfera después de que algunas cantidades son absorbidas por los océanos y la biosfera.

En su informe, la agencia con sede en Ginebra también señaló signos de un nuevo desarrollo preocupante: partes de la selva amazónica han pasado de ser un “sumidero” de carbono que absorbe dióxido de carbono del aire a una fuente de CO2 debido a la deforestación y reducción humedad en la región, dijo.

“Uno de los mensajes llamativos de nuestro informe es que la región amazónica, que solía ser un sumidero de carbono, se ha convertido en una fuente de dióxido de carbono”, dijo Taalas. “Y eso se debe a la deforestación. Es por los cambios del clima local global, especialmente. Tenemos menos humedad y menos lluvia ”.

Oksana Tarasova, jefa de la división de investigación atmosférica y medioambiental de la OMM, dijo que los resultados que muestran que el Amazonas va desde el sumidero hasta la fuente son los primeros, pero señaló que provienen de una parte sureste específica del Amazonas, no de toda la selva tropical.

La oficina de clima de la ONU dijo por separado el lunes que su evaluación de los compromisos formales asumidos por los países que firmaron el acuerdo de París sugiere que el mundo podría reducir sus emisiones en un 83-88% para 2050 en comparación con 2019.

Lo que es más preocupante, se proyecta que las emisiones en 2030 serán un 16% más altas que en 2010, según los compromisos formales hasta ahora. “Tal aumento, a menos que se cambie rápidamente, puede conducir a un aumento de temperatura de alrededor de 2,7 ° C (4,9 ° F) para finales de siglo”, dijo la ONU.

Los expertos argumentaron que las emisiones deben reducirse a la mitad para 2030 en comparación con los niveles de 2010 y esencialmente llegar a cero a mediados de siglo, si se quiere lograr el objetivo de París de limitar el calentamiento global a 2 ° C, idealmente no más de 1,5 ° C.

“Sobrepasar los objetivos de temperatura conducirá a un mundo desestabilizado y un sufrimiento interminable, especialmente entre aquellos que menos han contribuido a las emisiones de GEI en la atmósfera”, dijo Patricia Espinosa, directora de la oficina de clima de la ONU.

“No estamos ni cerca de donde la ciencia dice que deberíamos estar”, agregó.

Sin embargo, los anuncios recientes de China e India, los emisores número uno y número tres del mundo, aún no se incluyeron en el análisis porque aún no han presentado formalmente sus objetivos a la ONU.

Y Alok Sharma, quien presidirá las conversaciones de la ONU en Glasgow, dijo que se habían logrado avances desde que se alcanzó el acuerdo de París en 2015, cuando las proyecciones de recortes de emisiones existentes apuntaban a un calentamiento de hasta 4 ° C.

La concentración media mundial de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, alcanzó un nuevo máximo de 413,2 partes por millón el año pasado, según el informe de la OMM. El aumento de 2020 fue más alto que el promedio anual durante la última década a pesar de una caída del 5.6% en las emisiones de dióxido de carbono de los combustibles fósiles debido a las restricciones de COVID-19, dijo la OMM.

Taalas dijo que un nivel superior a 400 partes por millón, que se superó en 2015, “tiene importantes repercusiones negativas para nuestra vida diaria y nuestro bienestar, para el estado de nuestro planeta y para el futuro de nuestros hijos y nietos”.

Las emisiones de dióxido de carbono generadas por los seres humanos, que resultan principalmente de la quema de combustibles fósiles como el petróleo y el gas o de la producción de cemento, representan aproximadamente dos tercios del efecto de calentamiento del clima.

La OMM dijo que, en general, un retroceso económico el año pasado debido a la pandemia “no tuvo ningún impacto perceptible en los niveles atmosféricos de gases de efecto invernadero y sus tasas de crecimiento, aunque hubo una disminución temporal en las nuevas emisiones”.

Crisis del agua

La Organización de Naciones Unidas (ONU), dirigiéndose a los líderes de las potencias mundiales, alertó que en menos de 3 décadas, miles de millones de personas sufrirán por desabastecimiento de recursos, sobre todo, escasez de agua.

“Necesitamos despertarnos ante la inminente crisis del agua“, enfatizó para Science Alert el jefe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Petteri Taalas. La declaración se emitió después de publicado el informe sobre el estado de los servicios climáticos de este año.

Cabe mencionar, que este 31 de octubre se celebrará la COP26, la conferencia más importante de la ONU en torno al medio ambiente, y uno de los puntos que se abordará, es la disminución dramática en los niveles de agua disponibles en la superficie del planeta.

El problema, sin embargo, ya no se queda ahí: los recursos acuíferos disponibles en el subsuelo también se enfrentan a una escasez severa, que no parece mejorar.

Hasta hace pocos años, el ritmo era bastante estable: anualmente, se reducía el volumen de agua mundial en un centímetro. Sin embargo, como consecuencia de la crisis climática global, esta tendencia se ha vuelto más errática, violenta y poco predecible.

En la actualidad, las regiones más afectadas se encuentran en el norte polar. Específicamente, Groenlandia y Alaska ya están padeciendo las consecuencias. De hecho, hoy en día, 2 mil millones de personas ya padecen de estas consecuencias.

De acuerdo con las cifras de la ONU, 5 mil millones de personas tendrán que luchar para tener acceso al agua en 2050. Este número supera por mucho la condición actual.

Por ello, Petteri Taalas asegura que la agenda internacional debe de girar en torno a alcanzar un 2050 habitable, en el que el agua esté disponible para la mayor cantidad de personas.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *