La madera en primera línea para construir la nueva Europa hacia la neutralidad climática 2050

Con el horizonte puesto en alcanzar la neutralidad climática 2050, la UE ha desplegado una serie de iniciativas con la reducción de emisiones netas de gases de efecto invernadero como paraguas común. Y uno de los ámbitos prioritarios de actuación son los edificios cuya construcción es con madera, con el Proyecto KnoWood.

 

Fuente: Con información de InterEmpresas y CIC Construcción

 

ESPAÑA (30/9/2021).- El proyecto KnoWood tiene como objetivos dar respuesta a las exigencias de la educación superior en lo que respecta a edificios sostenibles de madera de mediana y gran altura, promover el crecimiento forestal sostenible, impulsar el empleo en la industria de la construcción de madera, contribuir a la reducción de los gases de efecto invernadero y crear nuevos conocimientos y programas formativos innovadores en el ámbito académico.

Su construcción, uso y renovación requieren cantidades considerables de energía y recursos.

Políticas europeas recientes, como la normativa de edificios de consumo casi nulo, han conseguido que los nuevos edificios sean más eficientes.

Así, el parque inmobiliario consume hoy la mitad de energía que hace 20 años. Sin embargo, el 85% de los edificios de la UE se construyeron hace más de 20 años, y se espera que casi la totalidad de ellos sigan en pie en 2050.

Para atajar el problema, la estrategia ‘Renovation wave’ (Oleada de renovación) se ha propuesto duplicar las tasas de renovación en los próximos 10 años y actualizar 35 millones de edificios ineficientes de aquí a 2030.

Europa quiere que esa transformación energética y sostenible de los edificios suponga también un profundo cambio de las ciudades y el entorno edificado.

Por ejemplo, la Nueva Bauhaus promueve la arquitectura sostenible y la utilización de materiales ecológicos, que aúne estilo y sostenibilidad, con el fin ulterior de mejorar la calidad de vida, la salud y el bienestar de los habitantes.

Conocimiento especializado

Es en este contexto donde cabe enmarcar el proyecto KnoWood, que trabaja para extender el conocimiento especializado en construcción con madera. Como explican los impulsores del proyecto, “para que cada vez sean más habituales los edificios de madera resulta fundamental incrementar el número de profesionales y empresas con experiencia y conocimiento de las técnicas de construcción con este material”.

Consciente de esta necesidad de especialización, la UE impulsa proyectos como KnoWood o HybridTim, en los que participa la Epseb-UPC (Escuela Politécnica Superior de Edificación de Barcelona – Universidad Politécnica de Cataluña); iniciativas dirigidas a completar la brecha existente entre demanda y oferta de profesionales especializados en construcción con madera.

El proyecto KnoWood, financiado por la UE dentro del programa Erasmus+, responde a la necesidad urgente de enseñar a los estudiantes de educación superior las habilidades aplicadas innovadoras necesarias en este ámbito.

En el marco del mismo, 11 entidades de cinco países correspondientes a instituciones de educación superior, centros tecnológicos y organizaciones empresariales están trabajando para establecer las directrices europeas y una formación común que estimule la construcción de edificios de madera de media y gran altura, y con ello, contribuir a alcanzar los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático.

Esta labor se concretará en la mejora de los programas de estudios superiores existentes con relación a la construcción en madera mediante nuevos módulos, así como en la introducción de enfoques innovadores y multidisciplinarios para la enseñanza y el aprendizaje sobre aspectos relacionados con el diseño, tecnologías y construcción de edificios en madera.

Los socios de KnoWood son: Dinamarca (Via University College e Instituto Tecnológico Danés), Reino Unido (Universidad de Westminster y Trada), Lituania (Universidad Técnica Vilnius Gediminas, Centro de Estudios Consultoría SCC, Idea Statika y Centro de Registro), Canadá (Instituto de Tecnología del Sur de Alberta) y España (Universidad Politécnica de Cataluña y House Habitat).

 

La madera, en primera línea

La madera encaja a la perfección en los objetivos y principios de esta renovada política europea relacionada con la construcción sostenible que conforman herramientas como el Pacto Verde, la Oleada de renovación o la Nueva Bauhaus. Este material, con el que se ha construido desde los orígenes de la humanidad, vuelve a la primera línea gracias al desarrollo tecnológico de sus sistemas de construcción y la acuciante necesidad de descarbonizar el sector.

Entre sus beneficios relacionados con las iniciativas europeas mencionadas destacan:

• Es un material de construcción natural, renovable, reciclable y biodegradable, apropiado dentro del concepto ‘economía circular’ que promueve el Pacto Verde.

• Requiere de muy poca energía en su proceso de transformación: entre un 60 y 80% menos que el cemento. Sin olvidar que la producción de cemento supone el 6% de las emisiones de carbono mundiales; mientras que la de acero –la mitad de la cual se destina a la edificación- suma el 8%. Se estima que por cada tonelada de madera que sustituye al cemento se evita la emisión de dos toneladas de CO2.

• La gestión sostenible bajo principios de repoblación de los bosques, principales sumideros de carbono, para el aprovechamiento de la madera favorece la preservación de las superficies forestales. Los árboles absorben CO2 de la atmósfera, lo almacenan y liberan oxígeno.

• Los edificios de madera siguen almacenando carbono durante su vida útil. Cada m3 de madera elimina una tonelada de CO2 a la atmósfera.

• En cuanto al objetivo de reducir el consumo de energía durante la vida útil del edificio, la madera es un buen aislante térmico. Los edificios de este requieren menos energía para calefacción o refrigeración. Una pared de madera aísla 15 veces más que un muro de hormigón.

• En relación con la estética, bienestar y calidad de vida que promueve la Nueva Bauhaus, la arquitectura en madera consigue incorporar elementos de la naturaleza en espacios urbanos o interiores que ayudan a que las personas se sientan mejor.

• En esta misma línea, aumentan las investigaciones científicas que demuestran que las construcciones de madera tienen un impacto positivo en la salud. Diversos estudios atribuyen a la utilización de superficies de madera en espacios interiores (oficinas, colegios, centros sanitarios, edificios públicos o viviendas) la reducción del estrés así como el fomento del bienestar físico y mental entre los usuarios.

El proyecto europeo Eguralt promueve la construcción de edificios de madera en altura

El 28 de septiembre realizaron la presentación oficial en Pamplona del proyecto europeo Eguralt, liderado por la sociedad pública Nasuvinsa, para promover la construcción con estructura de madera de edificios en altura.

“La utilización de la madera en las estructuras de construcción constituye en estos momentos una gran oportunidad para Navarra, no sólo por las posibilidades que le abre a nuestro sector forestal para dar salida a una materia prima de origen local, sino también porque es una herramienta de primer orden para hacer frente a la emergencia climática y, sobre todo, porque representa una herramienta para experimentar otras formas de edificar, más sostenibles y con un valor añadido, así como de reconciliarnos con lo mejor de nuestra tradición maderera”, indicó el vicepresidente del Gobierno de Navarra y titular de Vivienda, José María Aierdi.

El acto contó con la presencia de Rubén Goñi, director general de Proyectos Estratégicos del Gobierno de Navarra; Alberto Bayona, del director gerente de la sociedad pública Nasuvinsa; Fermín Olave, director del Servicio Forestal y Cinegético del departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente; e Iván Bermejo, director de la Asociación de Empresas de la Madera de Navarra (Ademan), así como de representantes del ámbito profesional, empresarial o universitario de la construcción y el resto de los socios europeos –franceses, portugueses o españoles- que integran el proyecto Eguralt.

El vicepresidente Aierdi ha recordado “el cambio de paradigma que este Gobierno ha imprimido desde 2015 en las políticas públicas de vivienda y edificación para priorizar la función social de la vivienda, la eficiencia energética y sostenibilidad, la regeneración urbana o la calidad arquitectónica por encima de otros intereses en el sector de la construcción”. Lo ha definido como “un giro estratégico que ha abierto un proceso de innovación que está transformando el mundo de la construcción y en el que la madera está llamada a jugar un papel crucial”.

El titular de Vivienda ha destacado, en este sentido, que el proyecto Eguralt “es un paso más en esta apuesta innovadora, impulsada por el Gobierno de Navarra a través de Nasuvinsa, junto a otras actuaciones pioneras como la implantación de calderas alimentadas de biomasa forestal en todas las nuevas promociones residenciales públicas, el centro piloto de acopio, transformación y distribución de biomasa que iniciará su actividad en Aoiz/Agoitz o el proyecto para crear un centro nacional de industrialización y robotización de la construcción, que aspira a ser un referente europeo en esta materia y cuya naturaleza está estrechamente vinculada con la introducción de la madera en estos procesos industriales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *