Coronavirus: la cadena forestoindustrial pide en forma urgente la excepción de toda la actividad para sobrellevar la crisis y evitar déficit en el suministro de los servicios básicos frente a la emergencia sanitaria

Se trata de una actividad transversal y con efecto multiplicador en insumos, bienes y servicios  esenciales. Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, y otros países de Europa ya extendieron la excepción a toda la cadena productiva de la industria, ya que las plantaciones forestales dan origen a la materia prima de base de insumos y bienes que garantizan servicios básicos esenciales en un contexto de emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus.

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

 

BUENOS AIRES (31/3/2020).- El presidente de la Nación, Alberto Fernández, decidió por prevención, control y seguimiento de evolución de contagios del virus que se propaga a nivel mundial COVID 19, que desde el 13 de marzo hasta el 12 de abril, se mantenga el estado de emergencia sanitaria con una cuarentena obligatoria de aislamiento social, por lo que se necesitará garantizar a la población de todo el país los bienes y servicios esenciales, del cual en un alto porcentaje –aunque la sociedad en general lo desconozca- dependen de los recursos naturales renovables.

En la imagen, el traslado de ayuda sanitaria se realiza en cajas de cartón (producto de origen forestal)

Se trata de una industria de base forestal en toda la cadena de valor (extracción de rollos, madera, pasta de celulosa (papeles y productos de higiene, cajas y cartones), madera aserrada, tableros y pallets, postes, biomasa  forestal (chip, aserrín, virutas) para energía renovable, resina (industria de limpieza y farmacia), entre otros tantos bienes que se originan desde el árbol cultivado (no bosques nativos), sea de especies de pino, eucalipto o álamos.

“Es necesario este reconocimiento explícito en el Decreto de Necesidad y Urgencia firmado por el Presidente Fernández, para facilitar la habilitación del tránsito forestal y evitar las diferencias de criterios en los municipios y autoridades de control”, explicaron desde la Asociación Forestal Argentina (AFoA). 

El sector forestal, por integrar la producción agropecuaria, estaba exceptuado del DNU 297/20 desde el inicio de la emergencia sanitaria, “pero la actividad depende en su funcionamiento de la industria.  Hoy se encuentran exceptuadas la producción de celulosa y papel (higiene y limpieza) y la producción de pallets y cajonería, esenciales para el transporte de alimentos, pero aún hay desconocimiento del alcance de la medida, y en el contexto de crisis, es muy difícil trabajar ante las diferentes interpretaciones que se realizan en las distintas jurisdicciones”, expusieron en contacto con ArgentinaForestal.com distintas fuentes durante las últimas semanas, y de diferentes provincias del país.

Días atrás, fue la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA) -que representa a 28 cámaras madereras de todo el país- quien planteó la necesidad de revisar la medida “parcial” y su preocupación por incluir a toda la cadena forestoindustrial en la excepción del decreto presidencial.

Leer noticia relacionada:

Coronavirus: la industria de la madera y el mueble reclama al Gobierno Nacional que los incluya con medidas PyMEs como sector esencial y estratégico para la emergencia sanitaria

Urge la inclusión “explícita” de esencial a toda la cadena

Desde la Asociación Forestal Argentina emitieron un documento en que expresaron que “el sector  acompaña al Gobierno en forma responsable en este momento de emergencia sanitaria, y por ello, considera imprescindible transmitir el impacto de las medidas y propuestas para mitigar sus efectos. El sector forestal y la cadena foresto-industrial emplean alrededor de 100.000 personas en forma directa y un número similar en forma indirecta”, graficaron en números respecto a la importancia social como generadores de empleos.

A pesar de que en parte de la cadena hubieron actividades que fueron exceptuadas como “esenciales”, el problema se presenta en que “no se encuentran permitidos de operar la producción de postes (distribución de energía y comunicaciones); de resinas (productos de limpieza); de madera (construcción de unidades de emergencia; camas, ataúdes, etc); chips (secaderos de té, yerba y energía renovable), entre otros”, precisaron.

Consideran desde la AFoA que esta situación se debe a “la falta de una inclusión explícita de los productos forestales, lo que produce serios inconvenientes en el tránsito de la madera por falta de indicaciones claras a las jurisdicciones locales y de hecho, se encuentran sin actividad”, indicaron con preocupación.

El golpe económico frenó a la industria

Para evaluar el impacto del DNU 297/2020, desde la AFoA realizaron una encuesta entre referentes del sector. “El 80% de los encuestados indicó que su actividad había disminuido en un 100%. El 20% restante manifestó una disminución entre el 40% y el 60%; estos son -mayoritariamente- proveedores de industrias de la celulosa y papel”, explicó Claudia Peirano, directora de Desarrollo Institucional del gremio empresario y vinculada a los programas de capacitación y formación laboral desde la asociación.

Las mayores preocupaciones expuestas en el relevamiento fueron sobre la falta de ingresos para afrontar pagos de sueldos, proveedores, impuestos, etcétera; seguido, la imposibilidad de cubrir cheques emitidos y rechazo de cheques de terceros cortándose la cadena de pagos; caída de las moratorias en vigencia por falta de pagos; perder clientes del exterior por incumplimiento de envíos; no poder pagar salarios porque los bancos no están operativos y en particular, las dificultades que se tienen para circular con madera por disposiciones de municipios o autoridades de control sin directivas claras.

Propuestas para las contingencias económicas 

Las principales propuestas que las empresas nucleadas en la AFoA realizan para salir adelante son:

1) Programa  REPRO: que los pagos del Programa de Recuperación Productiva (REPRO) se realicen automáticamente según F. 931 para todas las empresas PyMES que lo soliciten depositando directamente a la cuenta sueldo del trabajador o a la cuenta del empleador cuando los trabajadores no se encuentren bancarizados. Aunque se anunció un trámite simplificado para acceder al REPRO, quien no tenga el trámite en curso le demandara al menos 30 días obtenerlo.

2) Banco Central: que el BCRA permita habilitar un permiso de giro en descubierto para las empresas con una tasa de interés que implique un Costo Financiero Total (CFT) no mayor al 25% anual durante el mes de abril por un monto equivalente al giro habitual de la cuenta de la empresa.  El CFT evita la amplia variabilidad de costo financiero entre Bancos.  Por otro lado, que las líneas de créditos anunciadas permitan financiar el descubierto más el capital de trabajo estimado que se requerirá para recomenzar la actividad. Está línea se propone que sea a pagar en dos años, no en uno, con tres meses de gracia y CFT del 25%.

3) Costos laborales:  con la premisa de mantener el empleo, se solicita la exención de las Cargas Sociales e impuestos laborales de los trabajadores declarados en el F. 931 por la duración de la emergencia para todo tipo de empresa que vea afectado su nivel de actividad en más de un 25%.

4) AFIP: que se anule el pago de Adelanto de Ganancias, se posponga el pago de impuestos, que se permita detener los débitos automáticos de cuotas y moratorias vigentes y autorizar diferir dichos pagos al menos 60 días.

–          Calificación crediticia de los bancos: que se flexibilice la calificación para el análisis de créditos y no se afecte la calificación de cliente por los cheques rechazados durante seis meses.

–           Bancos: que los Bancos sean considerados una actividad esencial y que tengan un esquema de atención al público en emergencia.

–          Movilidad: que se permita la movilidad de los encargados de trámites y pagos de sueldos, ya que hay una importante cantidad de casos que esto se realiza en efectivo.

–          Exportaciones: que se habiliten y faciliten las exportaciones de productos listos para despachar y/o en procesos finales de empaque.  Esto permitiría generar divisas para el Estado e ingresos para afrontar sueldos.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *