Imprimir
PDF
13
Diciembre
2016

Paraguay pasó de 40 mil a 120 mil hectáreas forestadas en los últimos siete años

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Juan Carlos Altieri, presidente de la Federación Paraguaya de Madereros, en su mensaje de fin de año, brindó un panorama general sobre la situación del sector maderero y también el contexto a nivel país. “El sector forestal está viviendo su primavera, está renaciendo. En los últimos siete años la reforestación creció un 300%, pasando de 40 mil hectáreas a 120 mil hectáreas gracias a una inversión 100% privada sin subsidios estatales o créditos especiales”, informó el presidente de la Fepama. Entre los aspectos positivos, destacó el sostenido crecimiento y el interés que despierta el sector forestal a nivel internacional.

 

 

 

 

PARAGUAY (13/12/2016).- El discurso del dirigente empresario fue durante una cena de fin de año realizada este lunes, donde hizo un balance de lo que dejó el año 2016 para el sector maderero. Juan Carlos Altieri, presidente de la Federación Paraguaya de Madereros, en su mensaje de fin de año, brindó un panorama general sobre la situación del sector maderero y también el contexto a nivel país.

 

En este sentido, entre los aspectos positivos, destacó el sostenido crecimiento y el interés que despierta el sector forestal a nivel internacional.

 

“Tuve la ocasión de atender en este año a por lo menos cinco inversionistas de alto poder económico de diversas nacionalidades, todos interesados en invertir en el Paraguay, como por ejemplo, ejecutivos de FABER CASTELL, empresa que necesita 1.000 hectáreas anuales de reforestación y que en toda su cadena productiva ocupa a más de 2.000 personas en forma directa”, destacó.

 

También mencionó la visita de una industria robotizada japonesa que quiere producir objetos decorativos y deportivos de madera.

 

“Como gremio además recibimos a delegaciones uruguayas, argentinas y brasileñas de la industria del mueble, juguetes de madera y reforestación. La mayoría son propietarios de industrias que vinieron al país buscando mejores condiciones para producir ya que no soportan las excesivas cargas impositivas, los altos costos sociales y estructurales y las restricciones operativas propias de economías recesivas o cerradas al comercio internacional”, explicó.

 

Altieri sostuvo que si bien el Paraguay aún no está preparado para una alta demanda de materia prima por parte de estas empresas, un hecho importante es que existen otros valores macros que son más significativos, como por ejemplo, que el mercado paraguayo es abierto y se puede importar la madera de los vecinos.

 

“Esas condiciones hacen que nuestro país sea atractivo para las inversiones y así nos ven desde afuera. Son realidades avaladas por los organismos internacionales que nos dan las cifras, y confirmadas por la realidad de numerosas empresas extranjeras que ya están instaladas en el Paraguay”, remarcó.

 

IMPUESTOS Y ENDEUDAMIENTO

 

El titular de la Fepama, en su balance anual, también se refirió al tema de los impuestos, reconociendo que son bajos en nuestro país, por lo que exhortó a que todos los empresarios lo abonen.

 

“Sabemos que los impuestos constituyen un buen mecanismo de distribución de la riqueza y que una buena distribución de la misma redundaría en beneficio de todos, sobre todo de los más necesitados, ayudando a disminuir la pobreza, a mejorar la salud y la educación, a desarrollar infraestructuras tan importantes para el Nación”, expresó.

 

Con respecto al endeudamiento del país, consideró que es positivo, siempre y cuando se aplique única y exclusivamente a inversiones y no exceda los límites de nuestra capacidad de pago.

 

INSEGURIDAD EN EL CAMPO

 

Entre los aspectos preocupantes, el dirigente habló sobre la inseguridad en el campo. “Como gremio no podemos dejar de mencionar nuestra preocupación por la inseguridad en el campo. Los productores nos vemos en la necesidad de manifestarnos por la paz para poder trabajar y, entre otras preocupaciones, no podemos olvidar que el EPP tiene cuatro inocentes compatriotas secuestrados”, añadió.

 

Afirmó que el campo es la base del desarrollo de un país que vive de la producción agropecuaria y forestal y que debemos de reconocer que, sin estas actividades no tendrían razón de ser las industrias y los servicios derivados, en una cadena que aporta más al fisco gracias a lo que la producción genera.

 

POR LA DISCIPLINA DEL TRABAJO

 

Finalmente, Altieri criticó a los políticos prebendarios que hacen su caja a costa de las arcas del estado con la que financian sus vicios y campañas políticas.

 

“También nos preocupa que las luchas internas y los intereses mezquinos posterguen el trabajo por un Paraguay mejor, así como los políticos y religiosos anarquistas que hacen de la diferencia social un arma para crear el odio entre paraguayos, o bien aquellos que incitan a la ocupación de tierras con la mentira de que con la tierra van a mejorar su calidad de vida, cuando la realidad es que hoy en día es más importante el capital y el conocimiento”, puntualizó.

 

En este sentido, fustigó la ideología de políticos y religiosos que creen que van a ganar votos o atraer fieles con la mentira de modelos económicos perimidos en los cuales algunos tienen que trabajar para subsidiar a muchos otros.

 

“Nos preocupan por sobre todo los discursos políticos sin contenidos, sin propuestas y que utilizan la descalificación como medio de ganar adeptos. Todos ellos olvidan que la única fórmula válida para salir de la pobreza es la conjugación de la disciplina del trabajo y la formación cultural”, finalizó.

show_section: Sur Forestal