Arquitectura con madera: la Casa Sombreros, con terminaciones de técnicas de carpinterías que agregaron valor a la construcción

El estudio chileno SAA Arquitectura + Territorio, compartió recientemente en portales especializados de construcción su proyecto “Casa Sombreros”, donde detallan que las para las terminaciones se trabajó con madera nativa con acabados propios de maestros y sus técnicas de carpinterías local. El proyecto consistió en lograr una vivienda unifamilar en las orillas del Lago General Carrera, cercano al poblado de Puerto Rio Tranquilo, ubicado 4 horas al sur de Coyhaique por la Carretera Austral, en la región de Aysen, Patagonia chilena.

Fuente: Plataforma Arquitectura

CHILE (Julio 2019).- La casa fue construida en Puerto Río Tranquilo, Chile, y estuvo a cargo del arquitecto Sergio Araneda. Las fotografías del trabajo terminado pertenecen a Nico Saieh y Araneda.

En la descripción, el equipo del proyecto detallo que el trabajo consistió en lograr una vivienda unifamilar en las orillas del Lago General Carrera, cercano al poblado de Puerto Rio Tranquilo, ubicado 4 horas al sur de Coyhaique por la Carretera Austral, en la región de Aysen, Patagonia chilena.

Desde un comienzo, y dadas las condiciones del emplazamiento, el diseño tuvo que buscar resolver dos requerimientos principales. El primero, del mandante, que solicitaba que el proyecto valorara las características propias de las construcciones patagónicas; y el segundo, entender las condiciones adversas que tiene la construcción en estas regiones: aislamiento, dificultad y carencias para la provisión de materiales,  clima inhóspito para las jornadas de trabajo,  escasa y lejana mano de obra.

La casa fue diseñada en su obra gruesa con materiales industriales y prefabricados, sistematizando las partidas de  construcción en un proceso de montaje, programa de obras que duro 5 meses. Poyos de fundación anclados directos a la roca; estructura soportante de pilares, vigas, y marcos de ventanas en acero; envolvente de piso, muro y cielo en paneles SIP. Para las terminaciones se trabajó con madera nativa con acabados propios de maestros y sus técnicas de carpinterías local.

La casa  se organiza por medio de dos pabellones emplazados en sentido paralelo al lago, orientación nor-oriente, uno delante del otro, y desplazados entre ellos para ganar mayor relación frontal con la vista hacia el oriente y luminosidad.

El más cercano al lago, de recintos públicos, se extiende hacia el norte atrapando todo el desplazamiento de la luz  natural; y atrás del pabellón de recintos privados, que se proyecta hacia el sur distribuyendo los dormitorios por un largo pasillo que mira hacia el lago.

Como mediador entre ambos se distribuye de manera tangencial, el espacio de la salita junto al de la cocina/comedor, que se reúnen o separan por medio de un gran muro corredero.

El paisaje de la Patagonia de Aysén está determinado por la inmensidad de la naturaleza en relación a la bajísima densidad de construcciones sobre el territorio. El proyecto aspira a la atemporalidad por medio de resolver su envolvente exterior con un único material, la tejuela de lenga, terminación que acerca el proyecto a la tradición constructiva. Así la casa propone una volumetría simple, que  en su impronta lejana y geográfica, se mimetiza como cualquier antiguo galpón, pero que en el detalle arquitectónico enriquece el concepto de refugio, revelando su voluntad constructiva  de amplitud y transparencia  lograda por el acero y cristal, proponiendo un interior, que si bien está inmerso en la naturaleza, congenia con ella sin pretender dominarla.

 

Publicación original: “Casa sombreros / SAA arquitectura + territorio” 27 jun 2019. Plataforma Arquitectura. Accedido el 3 Jul 2019.  ISSN 0719-8914

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *