70°Congreso Nacional USIMRA: sindicatos de trabajadores madereros de todo el país se unieron en contra de la política de ajuste de Macri

En el documento final del 70° Congreso Nacional Ordinario Maderero de la Unión de Sindicatos de la Industria Maderera de la República Argentina (USIMRA), realizado el jueves 16 y viernes 17 de mayo en la ciudad de Mar del Plata (Buenos Aires), los sindicalistas de 35 delegaciones expresaron su “enérgico rechazo a las políticas de ajuste sistemática que impactan sobre los trabajadores madereros”.  Por otra parte, confirmaron un nuevo acuerdo en la negociación paritaria con los empresarios: “En mayo se percibirá 1.000 pesos por única vez, seguido de un aumento salarial del 28 % anual que se abonará en escala, con revisión trimestral de los salarios”. Confirmaron, también, su adhesión al paro nacional del 29 de mayo próximo, convocado por la CGT.

Por Patricia Escobar 

BUENOS AIRES Y MISIONES (19/5/2019).- El documento final de los congresales al que accedió ArgentinaForestal.com fue firmado por 35 delegaciones sindicales del país, y entre las conclusiones del 70° Congreso Nacional los representantes de los trabajadores se distanciaron del “diálogo y consenso” que a través de la Mesa Nacional de Competitividad los gremios de las patronales llevan adelante con el equipo de gobierno de Mauricio Macri.

El Congreso Nacional de USIMRA se llevó a cabo en el Salón de “Antonio Natalio Basso”, en el Hotel Juan Domingo Perón, de la ciudad de Mar del Plata, los días 17 y 18 de mayo de 2019, y sesionó bajo la consigna “Basta de ajustes, respeto a los derechos y a la dignidad de los trabajadores”.

Del encuentro participaron congresales y sindicalistas de todo el país, entre los que se encontraban los delegados del Sindicato de Obreros de la Industria Maderera de Misiones (Lino Fornerón, Domingo Paiva y Jorge Omar Ríos). En la provincia, entre la delegaciones del Distrito Posadas, Eldorado y General Manuel Belgrano, se estiman cuentan con 4.500 afiliados aproximadamente a la obra social.

En primer lugar, en el documento final acordaron: “Reclamamos la unidad urgente del movimiento obrero y del peronismo en todo país, con el fin de dar una batalla indispensable para lograr un cambio de timón en el destino de la patria”. Y seguido, agregaron su manifestación de “rechazo y repudio al ajuste sistemático y permanente que viene soportando los trabajadores, con la pérdida del poder adquisitivo y una inflación descontrolada”.

En segundo lugar, se comprometieron desde USIMRA a que el accionar gremial sea en adelante “en la defensa irrestricta de los trabajadores, que deben ser los destinatarios prioritarios de las políticas y no la variable de ajuste”.

El documento final fue firmado por Jorge Oscar Gornatti , secretario general de USIMRA , el secretario de prensa, Lino Fornerón, entre otros directivos del secretariado, y más de 56 sindicatos y delegaciones, entre ellas, de Buenos Aires, Misiones, Córdoba, entre ríos, Corrientes, Chaco, Chubut, Tierra del Fuego, Formosa, La Pampa , San Luis, Mendoza, Neuquén , Salta , Santa Fe, Santiago del Estero, Jujuy y Tucumán.

 

Las “bases” se movilizan

Las bases maderiles se alzaron en rebeldía al gobierno de Macri, en un contexto de cara a las próximas elecciones presidenciales donde se medirá el modelo de país que marcará los próximos años de la Argentina. Los sindicalistas expresaron su rechazo a las políticas del “gobierno del ajuste de Mauricio Macri. En este año político, estamos llamados a ser protagonistas de la historia nacional y el futuro del país. La feroz crisis socioeconómica que atraviesa la Argentina, producto de decisiones políticas equivocadas y la injerencia interna del Fondo Monetario Internacional, está empujando a más trabajadores a la pobreza, y a los sectores más vulnerables, a la indigencia. Sumada a la ineficiencia e insensibilidad con la que se adoptan las medidas que no permite avizorar una expectativa de cambio que mejore la situación que viven las familias argentinas”, indicaron.

En esa línea, manifestaron su discrepancia con la gestión de gobierno, ya que como resultado de políticas inciertas y desacertadas sostienen que “hoy el pueblo argentino esta desesperanzado y angustiado ante la voracidad sin límite de una inflación descontrolada y una deuda externa inmoral que solo conduce al empeoramiento de las condiciones sociales, presentes y futuras. En este contexto, solo se ven beneficiados los formadores de precios y los que apuestan a la timba financiera, mientras que continua en franco deterioro de producción industrial nacional, el poder adquisitivo del salario y las posibilidades de que nuestro país se reponga de la crisis”, remarcaron en el documento.

También reiteraron su rechazo histórico a todo intento de flexibilización laboral, ya sea a partir de nuevas formatos de reforma  a través de la modificación de los Convenios Colectivos de Trabajo sectoriales que no sean acordados libremente por las partes. “En ese sentido, hacemos un llamamiento no solo al ejecutivo nacional, sino también a los legisladores, ya que como representantes del pueblo deben responder al mandato de las urnas, actuar con sentido de justicia y promover la defensa irrestricta del pueblo al que representan”.

El punto 4 del documento final reitera “la exigencia a las empresas de las industrias madereras para que de una vez por todas cumplan con sus obligaciones. La retención indebida de aportes y jubilaciones se ha vuelto una práctica patronal sistemática, que muestra la falta de conciencia moral sobre las consecuencias que genera la evasión, lo que sumado al incremento de los insumos y prestaciones medicas, y la ausencia del estado quien mantiene una enorme deuda con las Obras Sociales, han colocado al sistema en una situación de colapso e inhumana desprotección de la familia trabajadora maderera”, señalaron.

En este sentido, cerraron el documento exponiendo que “hay que reconocer la trascendencia del modelo sindical argentino, tomado como ejemplo a seguir por el movimiento obrero internacional, por ser la base de del poder gremial colectivo en la reivindicación y la defensa de los derechos laborales. También le decimos no a la criminalización de la protesta social que emprende el movimiento obrero ante la ausencia el diálogo y política laborales protectoras”.

Paritaria y reajustes para suba de salarios

Por otra parte, durante el Congreso Nacional la USIMRA confirmó el acuerdo sellado en negociación de paritaria con los representantes de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA), que será homologado por el Ministerio de Trabajo de la Nación.

“Se logró un reajuste del Convenio Colectivo de Trabajo, con un aporte de $ 1.000 en mayo de 2019, suma fija que se abonará en el salario correspondiente a este mes. Se acordó un aumento salarial del 28 % anual. Sería aplicado con un incremento del salario del 10% en junio, julio y agosto. Otro 6% en setiembre, octubre y noviembre de 2019; y un 6% en diciembre de 2019, enero y febrero de 2020, y un 6% en marzo, abril y mayo de 2020”, precisaron.

“El aumento de 1.000 pesos en mayo es por única vez, pero se logró un consenso en la cláusula de revisión cada fin de trimestre. Y con el acuerdo se “garantiza” un 25% de la diferencia entre la inflación y el porcentaje otorgado en ese trimestre. Los salarios acordados se aplican sobre los básicos de convenio al 31 de Mayo de 2019”, concluyeron.

 

Nueva paritaria para el período 1 de junio de 2019 al 31 de mayo 2020

En la última reunión realizada con USIMRA se discutió la nueva paritaria para el periodo 1 de junio de 2019 al 31 de mayo de 2020, en la que se acordó lo siguiente.

Otorgar una suma fija de $ 1.000 en el transcurso del mes de mayo de 2019, no remunerativos por única vez.

Se conviene un porcentaje de aumento del 28 % para el periodo 1 de junio al 31 de mayo de 2020, con las siguientes características:

Trimestre junio-julio-agosto 2019: un 10 % sobre los salarios al 31/05/2019, no remunerativos ni acumulativos, que se incorporan al salario al final de este periodo.

Trimestre septiembre-octubre-noviembre 2019: un 6 % sobre los salarios al 31/05/2019, no remunerativos ni acumulativos, que se incorporan al salario al final de este periodo.

Trimestre diciembre 2019-enero-febrero 2020: un 6% sobre los salarios al 31/05/2019 no remunerativos ni acumulativos, que se incorporan al salario al final de este periodo.

Trimestre marzo-abril-mayo 2020: un 6% sobre los salarios al 31/05/2019 no remunerativos ni acumulativos, que se incorporan al salario al final de este periodo, con las siguientes condiciones:

Se pacta una cláusula de revisión al final de cada trimestre mencionado más arriba para discutir la diferencia resultante entre lo acordado para el trimestre y el IPC del GBA publicado por el INDEC.

En esta revisión se garantiza comenzar la discusión con una base del 25 % de esa diferencia revisándose el 75% restante. Lo negociado se reconoce para el trimestre posterior.

Fuente: FAIMA

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *