CEPAL advierte dificultades en América Latina para cumplir la agenda de desarrollo de la ONU

La secretaria general de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Alicia Bárcena, adelantó en una conferencia de prensa que metas como el acceso de la población mundial al agua de fuentes seguras, la preservación de la biodiversidad o la limpieza de los océanos “no se podrán cumplir”. En la región se proyecta bajos niveles de crecimiento. “El 40% de la población de América Latina vive en la pobreza y pobreza extrema, aunque en las zonas rurales e indígenas estas estadísticas aumentan hasta en un 20%”, informaron.

CHILE (27/4/2019).-La apropiación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) por parte de la ciudadanía, la falta de integración de los ODS con las metas climáticas y la corrupción a todo nivel presente en los países de América Latina y el Caribe son algunos de los eslabones críticos de la implementación de la Agenda 2030 en la región, plantearon diversos representantes en la última jornada de la tercera reunión del Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible realizado este viernes 26 de abril, en Santiago, Chile.

“Los conflictos comerciales y tecnológicos, el debilitamiento de la cooperación internacional y la resistencia de la desigualdad impedirán el cumplimiento de los objetivos de la Agenda de Desarrollo de Naciones Unidas para 2030”, advirtió en la conferencia de prensa realizada jueves por la secretaria general de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Alicia Bárcena.

“El mundo actual es muy distinto, más difícil y más complejo que en 2015, cuando se aprobaron los objetivos de desarrollo para 2030”, advirtió la máxima responsable de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), tras el encuentro en Santiago con los países de la región el avance de dicha agenda, un conjunto de 17 objetivos y 169 metas de tipo económico, social y ambiental.

Bárcena adelantó en una conferencia de prensa que metas como el acceso de la población mundial al agua de fuentes seguras, la preservación de la biodiversidad, o la limpieza de los océanos “no se podrán cumplir”, y se mostró muy pesimista sobre la erradicación de la pobreza y la desigualdad o en la desnutrición, donde incluso ha habido “retrocesos”.

El incumplimiento se debe sobre todo al “bajo crecimiento de la región”, que “no va a crecer más allá del 1,3% del PIB” este año, y la falta de inversión en la economía productiva, necesaria para generar empleo y riqueza, explicó Bárcena.

“Si lográramos crecer al menos un 3% y bajar la desigualdad cinco décimas porcentuales por año, lograríamos un avance mucho más rápido y lograríamos erradicar la pobreza extrema en todas sus formas”, aseveró, antes de propugnar un “nuevo paradigma de desarrollo”, en el que prime la cooperación y no tanto la competitividad.

El 40% de la población de América Latina vive en la pobreza y pobreza extrema, según la CEPAL, aunque en las zonas rurales e indígenas estas estadísticas aumentan hasta en un 20%.

La Cepal dijo que analiza también el costo de un “ingreso básico ciudadano”, focalizado en los jóvenes, y en particular en las mujeres, para garantizar su autonomía y tiempo para estudiar, en la línea de otros programas de transferencias condicionadas, como Bolsa familia o Familias en acción, que supuso el 0,33% del PIB y llegó a 20 millones de familias.

“El ingreso básico ciudadano, focalizado -no universal porque no alcanza -, es una oportunidad. Evaluaremos en el futuro si eso funciona o no”, dijo, agregando que los programas de inclusión social cuestan 0,45% del PIB, mientras que la evasión fiscal alcanza al 6,3% del PIB.

Foro regional

Este viernes 26 de abril finalizó en la sede de la CEPAL en Santiago, Chile, la tercera reunión del encuentro regional, a la que asistieron más de 1.000 representantes de gobiernos, sociedad civil y organismos internacionales.

Los países de la región reconocieron al Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible como un ejemplo de coordinación regional entre múltiples actores como los gobiernos, el sistema de las Naciones Unidas, el sector privado, el sector académico y la sociedad civil, para llevar adelante la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en América Latina y el Caribe.

Fue organizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Gobierno de Cuba -en su calidad de presidente del organismo regional-, asistieron más de 1.000 personas, entre ellas 153 delegados de 33 países, 25 de ellos de la región, además de 20 representantes de las agencias, fondos y programas de las Naciones Unidas y 18 provenientes de organismos intergubernamentales. En el total de los asistentes la mayoría estuvo compuesta por mujeres (51% frente al 49% de hombres).

La clausura incluyó una sesión especial titulada “Hacia la Asamblea General de 2019”, en la cual participaron Alicia Bárcena, de la CEPAL; Carolina Schmidt, Ministra del Medio Ambiente de Chile; Luis Alfonso de Alba, Enviado Especial del Secretario General para la Cumbre sobre el Clima 2019; Rubén Armando Escalante Hasbún, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario y Representante Permanente de El Salvador ante las Naciones Unidas (vía mensaje por video); María Fernanda Espinosa, Presidenta del septuagésimo tercer período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (vía mensaje por video); Sheila Gweneth Carey, Representante Permanente de las Bahamas ante las Naciones Unidas, en su calidad de cofacilitadora de la declaración política del Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible; y Rodrigo Malmierca, Ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, en su calidad de Presidente del Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible.

En su intervención, la ministra Schmidt detalló los principales objetivos de la 25⁰ Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP 25) que se realizará en diciembre próximo en Santiago, señalando que la ambición y la acción climática serán sus puntos centrales. “Si no actuamos con mayor rapidez, las consecuencias del cambio climático para el planeta serán irreversibles”, dijo. Agregó que América Latina y el Caribe debe ser capaz de realizar acciones conjuntas en la cita para avanzar en la acción climática concreta. “Necesitamos la voluntad de todas las partes para avanzar en esta tarea”, declaró.

Luis Alfonso de Alba reiteró que existe la necesidad de pasar de la negociación a la acción, dar un salto considerable en materia climática. “El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, ha insistido en que los Jefes de Estado vayan a la Cumbre sobre el Clima que se realizará en septiembre con un plan concreto, no solo con discursos”, dijo. “Para llevar adelante la agenda climática es indispensable contar con otros actores, en especial la sociedad civil y el sector privado”, insistió.

En su mensaje grabado en video, el Embajador Escalante explicó el calendario de las próximas reuniones de alto nivel de seguimiento de la Agenda 2030 y la acción climática que se realizarán en septiembre en Nueva York, entre las que se incluyen una sesión especial del Foro Político de Alto Nivel (HLPF por sus siglas en inglés) a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno, la Cumbre sobre el Clima, el Foro de Financiamiento para el Desarrollo, y la revisión de la Trayectoria de Samoa para los pequeños Estados insulares en desarrollo.

Por su parte, la presidenta de la Asamblea General María Fernanda Espinosa, destacó en su mensaje por video la relevancia del trabajo de la CEPAL y su apoyo permanente al desarrollo de los países de América Latina y el Caribe. “Debemos seguir fortaleciendo a esta comisión regional de la ONU. Su rol es fundamental para la cooperación entre los países”, señaló.

Avanzar hacia una región más próspera, inclusiva y sostenible requiere de políticas fiscales redistributivas, aunadas a financiamiento externo. La COP 25 y la Cumbre sobre el Clima 2019 son oportunidades para fortalecer los mecanismos acordados en el Acuerdo de París y aumentar la ambición para alcanzar la Agenda 2030”, agregó Espinosa.

En tanto, la embajadora de Bahamas Sheila Gweneth Carey, declaró que la Agenda 2030 requiere la participación de todos los actores relevantes. “En el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas revisaremos los progresos realizados en esta hoja de ruta. Debemos asegurar el máximo nivel de participación. Las apuestas son altas y el mundo entero nos está mirando”, expresó.

El ministro Rodrigo Malmierca agradeció a la CEPAL por la organización del Foro y a todos los delegados por su entusiasta y fructífera participación. “Este tercer Foro ha sido muy importante, ya que hemos discutido todos los temas, manteniendo el principio de ‘no dejar a nadie atrás’ y poniendo al Caribe primero, tal como nos ha señalado la CEPAL. Quedan todos invitados a la cuarta reunión en La Habana, en abril de 2020”, dijo.

Al finalizar el encuentro, la secretaria ejecutiva de la CEPAL expresó su satisfacción por los debates efectuados en estos cinco días. “Ha sido una semana riquísima, llena de compromisos. Sabemos que tenemos retos, como ampliar los espacios de participación. Hoy, más que nunca, estamos comprometidos a trabajar en esta agenda civilizatoria e indivisible que es la Agenda 2030”, indicó.

“Nos vamos del Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el desarrollo sostenible celebrado esta semana en CEPAL con la claridad de que el territorio importa y de que es necesario llevarle la Agenda a las personas, a los niños y niñas, a los adolescentes, a los indígenas, a todos y todas”, declaró Bárcena.

En el documento final con las Conclusiones y recomendaciones acordadas entre los Gobiernos reunidos en la Tercera Reunión del Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible, los delegados felicitan también a los 19 países de la región que ya han presentado los exámenes nacionales voluntarios en la serie de sesiones ministeriales del Foro Político de Alto Nivel bajo los auspicios del Consejo Económico y Social, y a los 5 países que se preparan para hacerlo en 2019.

Acogen además con beneplácito el documento final de la Segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur (PABA+40), realizada en marzo pasado en Buenos Aires, y se comprometen a su implementación, junto con reiterar la importancia de la contribución de la cooperación Sur-Sur y de la cooperación triangular a la implementación de la Agenda 2030.

Reconocen asimismo el Informe de avance cuatrienal sobre el progreso y los desafíos regionales de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en América Latina y el Caribe, preparado conjuntamente por la CEPAL y las oficinas regionales de los fondos y programas y organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *